Connect with us

Videojuegos

Dragon Quest Builders – La reseña

¡No hay por qué preocuparse, fanáticos de Dragon Quest! Este spin-off demuestra que Square Enix sabe lo que está haciendo con su IP.

Publicado

en

Aunque puede ser causa de disgusto para varios, es un hecho que Minecraft ha dejado su marca dentro de la industria de los videojuegos. Ya sea por su curiosa estética, sus mecánicas simples o las oportunidades ilimitadas que ofrece a la hora de crear, Markus “Notch” Persson creó un gigante que continúa produciendo millones de dólares.

Dado su éxito comercial y crítico, no es de extrañar que otras empresas se vean inspiradas por el modelo de juego de Mojang AB para crear su propio Minecraft. Por desgracia, la mayoría de estos esfuerzos se reducen a pobres imitaciones que tan solo reiteran la superioridad del juego original. No obstante, a mediados del año pasado, Square Enix puso sobre la mesa su versión de la exitosa fórmula: Dragon Quest Builders.

En un principio reducido a un mero clon de Minecraft con un ‘skin’ de la exitosa franquicia JRPG, los fanáticos de la saga Dragon Quest fueron los primeros en sentirse afligidos. Sin embargo, cuando se estrenó en Japón a principios de este año, las primeras críticas se decantaron a su favor. Aunque esto sugirió a los jugadores occidentales que Dragon Quest Builders era más que una simple copia, no podía hacerse un juicio a consciencia hasta que el título se lanzara internacionalmente. Ahora, después de jugarlo, nos corresponde responder lo siguiente: ¿este juego perfecciona la fórmula por medio de nuevas adiciones o simplemente se contentó con cambiar la estética de un ya exitoso título?

Dragon Quest Builders está ambientado en una línea de tiempo alternativa donde el héroe de Dragon Quest aceptó la propuesta del Señor de los Dragones de dividir el mundo. Por supuesto, el acuerdo resultó ser una trampa y por ello el héroe fue asesinado. Un siglo ha pasado y el terrible tirano se encargó de plagar el mundo de Alefgard con monstruos y privar a la humanidad de la habilidad de construir, lo cual la condujo a un estado casi prehistórico. No obstante, un nuevo héroe con la capacidad de crear surge para devolver la luz a un mundo post apocalíptico.

DRAGON QUEST BUILDERS_20161016013957

Aunque sin duda cuenta con una premisa bastante interesante, la historia de Dragon Quest Builders no es necesariamente su punto fuerte. Aunque su hilo conductor es sólido, es bastante lineal y puede reducirse a que nuestro protagonista viaja por todo el mundo ayudando a los más necesitados hasta finalmente llegar al castillo del Señor de los Dragones para librar la última batalla. Afortunadamente, la ausencia de una trama compleja o interesante es compensada por la personalidad que refleja el juego a través de las interacciones entre los diferentes personajes. De hecho, como es típico de la serie, temas de corte maduro son el epicentro de algunas de esas conversaciones.

En lo que respecta a las mecánicas, todos los que hayan jugado Minecraft se sentirán en casa. Sin embargo, además de la recolección de materiales y posterior administración para crear toda una variedad de objetos —incluyendo armas, armaduras, equipamiento— o construcciones, Square Enix introdujo unos cuantos elementos que construyen una experiencia fresca y la hacen accesible a todos aquellos que necesitan algo más que el incentivo de crear por crear.

DRAGON QUEST BUILDERS_20161013215747

La historia de Dragon Quest Builders está dividida en varios episodios. Cada uno de estos transcurre en un conjunto de islas interconectadas con su propia geografía, la cual condiciona los materiales disponibles y, en consecuencia, los objetos que se pueden crear. Tal como se mencionó, la trama del título gira alrededor del protagonista mientras ayuda a los habitantes del decadente mundo de Alefgard. Cada capítulo se centra en una comunidad con unos problemas específicos, los cuales se irán resolviendo en la medida que se ayude a sus integrantes al cumplir diferentes misiones. Si bien estas actúan como incentivo para los jugadores casuales, no impiden que los más creativos decoren el escenario con sus creaciones.

La creatividad es recompensada en Dragon Quest Builders, pero solo dentro de un territorio delimitado. A medida que se hagan construcciones más complicadas y se decoren dentro de ese espacio, el centro urbano subirá de nivel y, en consecuencia, las estadísticas de ataque y defensa de sus habitantes aumentarán. ¿Por qué es importante esto? Resulta que a lo largo de los capítulos los monstruos atacarán la ciudad y será deber del jugador acabar con ellos, asegurar la ciudad y reparar cualquier daño causado.

Al final de cada episodio habrá que enfrentar a un jefe para obtener un objeto que permitirá avanzar al siguiente capítulo. Aunque las batallas contra estos poderosos enemigos no son complicadas, cada una requiere una estrategia diferente que exigirá que el jugador esté pendiente en todo momento. Una vez se haya derrotado al jefe, atravesar el portal que lleva al siguiente nivel causará que todos los planos, objetos y demás cosas obtenidas desaparezcan. En otras palabras, en cada capítulo hay que comenzar desde cero.

Además de la estructura narrativa del juego, este cuenta con la distinción que es necesario mantener bien alimentado al protagonista, de lo contrario comenzará a perder vida de forma progresiva. Por supuesto, para obtener ingredientes será necesario salir de cacería, actividad de alto riesgo al tener en cuenta que todos los escenarios están plagados de monstruos. No obstante, al igual que Minecraft, las bestias que habitan Alefgard son mucho más agresivas por la noche, por lo cual se recomienda hacer la recolección y la cacería durante el día para poder dormir posteriormente.

DRAGON QUEST BUILDERS_20161017130650

Si bien cada episodio proporciona entre tres y cuatro horas de diversión, cada uno posee una serie de retos que incentivan la rejugabilidad. Entre estos se encuentra completar el capítulo en un número de días determinados, aumentar al máximo el nivel del centro urbano, derrotar enemigos secretos, etc. Todos estos objetivos opcionales podrán consultarse una vez se haya superado su respectivo nivel, al cual se podrá retornar al cargar el archivo correspondiente.

Tras superar el primer capítulo, se desbloquea “Terra Incognita”. Este es el modo libre de Dragon Quest Builders y está conformado por una serie de islas interconectadas, en las cuales se podrá utilizar todo lo aprendido en el modo historia para crear lo que sea y compartirlo con otros jugadores, cuyas creaciones pueden ser invocadas. Aunque esta modalidad otorga más libertad, aun contiene elementos de supervivencia, recolección y administración de recursos. Por otro lado, no es posible sacarle todo el provecho hasta tener todos los planos del modo historia —estos se obtienen al superar misiones y conseguir materiales específicos— y dar rienda suelta a la imaginación.

A pesar de que esto no es necesariamente malo, quizás hubiera sido más prudente habilitar todas las opciones de creación una vez desbloqueada “Terra Incognita” y no convertir la modalidad en otro incentivo para superar la historia.

A pesar de ocasionales problemas con la cámara y pequeñas críticas con respecto al diseño de “Terra Incognita”, Dragon Quest Builders se alza como uno de los pocos títulos que logra perfeccionar la fórmula de Minecraft por medio de una mitología ya establecida, simpática narrativa y un sistema de misiones que poco a poco se encarga de inculcar el gusto por crear. Tampoco se puede ignorar el conocido trabajo de Akira Toriyama, que ha actuado como diseñador de la saga desde sus inicios y le brinda al mundo de Alefgard un estilo único. En pocas palabras, un título recomendado a los amantes de los juegos de aventura y las almas creativas.

Reseña elaborada con una copia digital de Dragon Quest Builders para PlayStation 4 brindada por Square Enix.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas