Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

GF Retro — Battletoads

Si crees que no hay juego más difícil que Dark Souls, probablemente eres demasiado joven, pues en el pináculo de lo frustrante se encuentra Battletoads.

Publicado

en

battletoads-cubierta

Ahora se suele hablar mucho de juegos nuevos, de gráficas mejoradas y de novedosos sistemas de jugabilidad; sin embargo, es hora de dedicarle un espacio a esos juegos de antaño que recordamos con tanto cariño pero que en su época nos sacaron más de una lágrima de la “piedra” que nos daba no poder pasarlos. Y es que si crees que no hay juego más difícil que Dark Souls, déjame decirte que probablemente eres demasiado joven, pues en el pináculo de lo frustrante se encontrará (quizás por mucho tiempo más) Battletoads.

Esta opinión no es solo mía, hace poco se me ocurrió preguntarle a un grupo de amigos gamers ¿si ponemos a jugar a alguien Battletoads y Dark Souls, con cuál creen que tendría pesadillas? La respuesta fue unánime, las pesadillas de los gamers estarían protagonizadas por intrépidas ranas, en vez del No-muerto Elegido. Yo que hace rato no tenía contacto con una NES decidí desempolvar la mía y volver a jugar Battletoads.

Battletoads fue un juego para NES desarrollado por Rare y lanzado al público en 1991 del tipo Beat’em up, un género caracterizado por combate cuerpo a cuerpo entre el protagonista y un gran número de enemigos (Vegeta diría “¡son más de nuevemil!”). Los personajes principales del juego son unas ranas (como su nombre lo indica), lo que generó ciertas críticas al compararlo con sus populares contemporáneos Las tortugas ninja.

Esta primera entrega trata sobre como las ranas Zitz y Rash deben rescatar a sus amigas raptadas, Pibple (la tercera rana) y la princesa Angélica, de las garras de la malvada e inmortal Dark Queen; esto las lleva a luchar en el planeta Ragnarok el cual, por su puesto, está habitado por todos los enemigos a los que nos enfrentamos en esta aventura. Pese a ser un Beat’em up, una de las características que más sobresale del juego es su diversidad en las mecánicas, pues no nos encontramos ante un juego en el que nos hacemos con el arma más poderosa y nos dedicamos a acabar con los enemigos, sino que también contamos con fases en las que debemos esquivar obstáculos, saltar de plataforma en plataforma o subir por torres.

battletoads-gameplay

Uno de los momentos más recordados, y la razón por la que este juego está siempre en los top 10 de los juegos más difíciles de la historia (cómo en el Top 10 Tuesday de los juegos más difíciles de pasar de IGN), es la tercera fase del juego, en la cual pasamos de aplastar sin misericordia toneladas de enemigos a esquivar obstáculos que aparecen a toda velocidad. En este caso debemos ir en motos deslizadoras y saltar o esquivar los obstáculos, cosa que aparentemente es fácil; sin embargo, hay que tener en cuenta que Battletoads se desarrolló en una época donde no teníamos un chilión de vidas ni checkpoints, así que si moríamos tocaba pasar el nivel desde el principio. Esto hace que lo difícil del juego se resuma en una palabra: perseverancia.

En lo personal, apenas encendí la consola me encontraba muy emocionado pues hace rato no le daba uso aparte de subir fotos de ella en Instagram. El juego inició de manera normal, mientras intentaba acostumbrarme de nuevo al control que ahora me resulta muy incómodo. Luego de unos minutos llegué a la fase tres e intenté una y otra vez pasarla, tuve serias intenciones de arrojar el control contra la pared y al final decidí que me estresaría menos si me ponía a estudiar, cosa que nunca creí que llegaría a pensar, y juré no volverme a quejar porque un juego es complicado.

Battletoads se desarrolló en una época donde no teníamos un chilión de vidas ni checkpoints, así que si moríamos tocaba pasar el nivel desde el principio.

¿Por qué un juego para el que solo usamos un pad direccional y A y B sigue siendo tan difícil dos décadas después? Mi respuesta a esta pregunta viene de varias maneras, la primera se relaciona con un aspecto que mencioné previamente y es la perseverancia, en los juegos actuales es posible pasar sin tenerla, simplemente es morir una o dos veces, rendirse e ir a YouTube y ver cómo se pasa esa parte. La segunda son los checkpoint, actualmente nos enfrentamos a juegos que graban el progreso cada 3 minutos (estoy exagerando, lo sé) lo que hace que si uno muere eventualmente, no perderá mucho de lo jugado. Por su puesto hay veces en las que nos cruzamos con juegos como el mencionado Dark Souls, en el cual morir implica algo más que reiniciar en el punto de guardado; sin embargo, es la existencia de estos puntos de guardado lo que hacen que la dificultad de un juego baje cuando se lo compara con los de antaño.

Esto no necesariamente quiere decir que todo tiempo pasado es mejor, pues ahora nos enfrentamos con juegos enfocados totalmente en otros aspectos (hay juegos que se dedican a ser bonitos, como por ejemplo Journey) permitiendo que la experiencia para los gamers se diversifique aún más; sin embargo, hay aspectos que se han introducido lentamente para que los juegos sean más amigables y que hacen que se disminuya considerablemente la dificultad. Afortunadamente, esto no significa que en la actualidad se descuide lo más importante en un juego y es que lo divierta a uno como jugador (y si eres el hermano menor o un usuario asiduo de Twitch, como espectador).

A continuación les dejo un video de un speed run (mis respetos a ese jugador) para los más nuevos en el mundillo gamer y para que los vieja escuela no puedan dormir hoy.

¿Qué juego creen que es parte de sus pesadillas por la dificultad que tenía?

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas