Connect with us

Videojuegos

El escándalo de Blizzard, China y el campeón de Hearthstone, explicado

La historia de cómo un campeón del juego de cartas desató una controversia de alcances internacionales.

Publicado

en

Durante la primera mitad de octubre, todos estuvimos pendientes de lo que pasaba con Blizzard. No me refiero solo a los gamers o a la industria de los videojuegos, sino también a organizaciones defensoras de la libertad de expresión y miembros del congreso de EEUU.

La razón no es que estuvieran a punto de anunciar un nuevo videojuego. Es más complicado que eso. Está relacionado con una serie de protestas en Hong Kong, temas de censura y hasta la influencia de China en las empresas occidentales.

Todo comenzó el pasado 5 de octubre, durante la temporada del torneo Grandmasters de Hearthstone. En medio de una entrevista oficial en vivo, el campeón Chung Ng Wai expresó “¡Liberación de Hong Kong, nuestra revolución!” mientras usaba una máscara de gas.

Como pueden ver en el video, los presentadores se esconden bajo la mesa mientras lo dice, tratando jocosamente de distanciarse de lo ocurrido.

Esta es una referencia a las protestas masivas que se están llevando a cabo en Hong Kong desde el pasado junio. Estas buscaban objetar un proyecto de ley que iba a permitir la extradición a China, algo que según muchos en Hong Kong atentaba contra la soberanía de la región. Aunque el gobierno hongkonés eventualmente aceptó retirar el proyecto, las protestas continuaron para atacar la interferencia china, en ocasiones escalando de formas muy violentas. El partido comunista chino se ha referido a las protestas como “una vergüenza” y “lo peor que ha pasado en Hong Kong desde que se unió al país en 1997”.

Blitzchung explicó sus acciones en Inven, una publicación especializada en esports.

“Como saben, hay serias protestas en mi país. Lo que hice fue solo una forma de participar y llamar más la atención sobre ellas.

Sé lo que mis acciones significan. Pueden causarme problemas. Incluso mi seguridad está en riesgo. Pero creo que es mi deber hablar sobre esto”.

Tal como dijo, esto le causó problemas.

El 8 de octubre, Blizzard anunció una sanción contra el jugador y los entrevistadores. Según la empresa, Ng Wei violó las reglas oficiales del torneo Grandmasters (parágrafo 12, sección 6.1) al “realizar un acto que, a discreción de Blizzard, desacreditó al jugador, ofendió a parte del público o dañó la imagen de Blizzard”. En consecuencia, recibió una suspensión de los torneos Grandmasters de Hearthstone por un año y se le retiró el dinero que había ganado por su participación. También despidieron a los presentadores que condujeron la entrevista, que posteriormente ofrecieron disculpas a China mediante su cuenta de Weibo.

Esto desató de inmediato una controversia.

Varios jugadores comenzaron a protestar la decisión de Blizzard en redes sociales, videos de YouTube y foros. Comenzaron a oírse llamados a dejar de jugar los títulos de la compañía y a boicotear eventos como BlizzCon. El subreddit oficial de Hearthstone fue cerrado por los moderadores, quedando en estado ‘privado’ durante varios días. El popular presentador de eventos del juego, Brian Kibler, renunció en protesta contra estos eventos.

Las cosas no estaban mejor en el interior de Blizzard. Varios empleados organizaron protestas. En la estatua de un orco que se encuentra en las afueras de su sede en California, taparon dos de los ‘valores’ de la compañía: “piensa globalmente” y “todas las voces importan”.

¿A qué se debió una reacción tan fuerte de la comunidad?

Muchos consideran que la decisión de Blizzard se debió al miedo de molestar al gobierno comunista del gigante asiático. China se ha convertido en el más rentable mercado de videojuegos del mundo, pero para hacer negocios allí hay que tratar directamente con el gobierno. El partido comunista puede sacar a una empresa de la región si consideran que esta ha hecho algo en contra del país. Hace algunas semanas, un tweet del gerente general de los Rockets de Houston, el equipo de baloncesto de la NBA, causó un escándalo que ocasionó que los partidos de la liga dejaran de ser emitidos en China. Al igual que el jugador de Hearthstone, ese tweet ahora borrado demostró apoyo por las protestas en Hong Kong.

‘Blizzard se arrodilla ante China’ parece ser un sentimiento generalizado en la comunidad. Algunas personas preparan una protesta durante BlizzCon 2019. Este evento se llevará a cabo a comienzos de noviembre. Por su parte, los fanáticos en Hong Kong convirtieron a Mei, la heroína china de Overwatch, en un ícono de las protestas. 

Otros jugadores se unieron a las protestas durante ‘streamings’ de Hearthstone, tal como se puede ver en el minuto 51:38 del siguiente video. Este fue transmitido en el canal oficial del juego en Twitch.

Los jugadores que hicieron esto, miembros del equipo American University, no fueron sancionados inicialmente. Ellos se retiraron del torneo y criticaron la hipocresía de Blizzard. En una entrevista con USGamer dijeron que su protesta no le importó a la compañía porque esa partida no fue transmitida en China. La sanción sí llegó, pero varios días después.

El tema llegó hasta las altas esferas políticas de Estados Unidos. Senadores, tanto demócratas como republicanos, condenaron que empresas americanas censuren “llamados a la libertad” para poder hacer dinero en China.

Ante la presión, Blizzard cedió un poco el pasado 11 de octubre. En un comunicado oficial, publicado en el sitio web de la empresa, J. Allen Brack —presidente de Blizzard Entertainment— defendió la decisión y aclaró que las acciones de Blitzchung fueron una clara violación del reglamento del torneo. Eso sí, aceptaron que la sanción fue desproporcionada y le entregaron el dinero ganado. También redujeron su suspensión de un año a seis meses e insistieron en que sus relaciones comerciales con China no tuvieron influencia en sus acciones

No muchos creyeron esto último, sobre todo tomando en cuenta que Tencent —la poderosa compañía china de tecnología— posee el 12% de las acciones de Activision Blizzard. Hay que agregar que Riot Games, la cual pertenece a Tencent, pidió a sus jugadores no hablar del tema de Hong Kong en ‘streamings’ oficiales.

Tencent también tiene acciones en Supercell, Epic Games y Ubisoft.

Blitzchung también emitió su propio comunicado. Agradeció que Blizzard decidiera entregarle su premio y reducir su suspensión. También prometió ser más cuidadoso con la forma en que hablará sobre la situación de Hong Kong en el futuro.

Esto no ha calmado los ánimos en la comunidad. Muchos jugadores continúan criticando las acciones de Blizzard y la protesta de BlizzCon aparentemente sigue en pie. Muchos hablan de llevar banderas de Hong Kong e imágenes de Winnie Pooh al evento. Si lo logran, este no se podrá mostrar oficialmente en China. De hecho, Blizzard canceló un evento de lanzamiento de Overwatch para Switch. No se dio una razón oficial para esto, pero podemos imaginarla.

Todo este caso es un gran ejemplo de cómo los mismos videojuegos pueden ser un arma política. Mientras tanto, las protestas en Hong Kong continúan y el descontento de los fanáticos de Blizzard no da muestras de desaparecer.

¿Será que los anuncios de BlizzCon podrán hacer olvidar todo este asunto?

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas