Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Evolución e historia de los juegos musicales y de ritmo

Los juegos musicales y de ritmo están con nosotros desde hace más de dos décadas, así que repasemos su historia y evolución.

Publicado

en

juegos musicales

La música en los videojuegos es muy importante. Sin embargo, los juegos que basan su jugabilidad entorno a la música —a pesar de haber tenido una pasajera popularidad en años anteriores— siempre han sido considerados de nicho. Es por esta razón que en GamerFocus hemos querido repasar la historia y evolución de los juegos musicales o de ritmo.

Un comienzo muy discreto, pero orquestado por Nintendo

Muchos pueden pensar que este género vio la luz a mediados de la década de los noventa. Pero la verdad es que esta historia comienza en 1987 en Japón, ya que ese año debutó para el sistema Disk System de la consola Famicom el juego Otocky, diseñado por Toshio Iwai (Electroplankton, 2005).

En este juego de disparos musical, el cual se podría decir que es el predecesor del Rez de Tetsuya Mizuguchi, el jugador controla una nave espacial capaz de disparar en ocho direcciones. Lo interesante, sobre todo para la época, es que el disparo efectuado en cada una de estas direcciones es capaz de reproducir una nota musical. Además, la nota, al ser accionada por el disparo del jugador, queda acorde al ‘beat’ (pulso por minuto). Así que el jugador prácticamente improvisaba en cada uno de los escenarios de Otocky.

También te puede interesar: Tetsuya Mizuguchi, un legado lleno de música y luces

Luego de este lanzamiento, algo limitado debido a la plataforma y exclusividad en su distribución, la música no fue un actor importante en la jugabilidad. Sin embargo, cinco años después Nintendo integró una herramienta de edición musical en su ‘software’ para SNES, Mario Paint.

La herramienta de Mario Paint sigue viva gracias a las comunidades. Trasladaron el compositor de SNES a un programa para PC, con el cual comparten sus trabajos en YouTube.

Salas de Arcade como el primer conservatorio del género

En el año 1997, ya existían juegos con enfoque musical como Quest for Fame (1995) y PaRappa the Rapper (1996) en PlayStation. Pero lo que impulsaría la música como eje central en la jugabilidad de un videojuego fueron los títulos de Bemani. Esta es una subdivisión de Konami, la cual se encargó de desarrollar videojuegos con sus respectivos periféricos para las salas de Arcade.

El primer proyecto de Bemani fue Beatmania, también conocido en Occidente como Hip Hop Mania. El mueble de este arcade cuenta con uno o dos periféricos que emulan una consola de DJ con siete botones.

Beatmania IIDX 27 es el título más reciente de la franquicia. Esta sigue vigente en el continente oriental, al punto que siguen sacando controles especializados para jugar sus variadas entregas en consolas o arcade.

Gracias al éxito de Beatmania, Beatmania IIDX y Beatmania IIIesta última adhirió un pedal al mueble del arcade— Bemani desarrollo otros juegos para arcade como Pop’n Music, Pop’n Stage, Keyboardmania, Para Para Paradise o Jubeat, entre muchos otros. Algunos juegos de Bemani lograron cruzar el océano y cautivar al público de nuestro continente.

Entre estos se encuentran Dance Dance Revolution y Guitar Freaks de 1998. Este último, según Harmonix —en una entrevista para el portal Gamasutra en el 2007— es el responsable de la explosión del género a inicios del nuevo milenio. Así que de no haber existido la influencia de estos juegos, títulos como Guitar Hero o Rockband jamás hubieran visto la luz.

GITADORA es una versión arcade que une a GuitarFreaks y DrumMania.

Hay que aclarar que el «boom» de los juegos con periféricos musicales en Occidente no fue inmediato y antes de llegar al breve reinado de Guitar Hero y Rock Band, hay otros juegos que captaron la atención.

Este juego llegó a PlayStation en 1998 y a pesar de no tener un periférico específico, el concepto de competencia contra otro jugador fue muy interesante.

El baile y el inicio de las versiones de consola a principios del siglo XXI

La invasión del género de juegos musicales y de ritmo en nuestro continente la lideró Dance Dance Revolution. Esto no solo ocurrió en las tierras del norte, ya que en Colombia los jóvenes se congregaban en locales de arcade y sus exponentes se dieron a conocer bajo el nombre de ‘steppers’, igualmente en los foros creados por la comunidad.

Vía: canal El Tío Waka. Fuente: RCN TV.

Algunos de estos juegos siguen estando en ciertos centros comerciales de Colombia, pero la cantidad de estas máquinas se ha diezmado considerablemente. Sin embargo, el espíritu de los ‘steppers’ sigue vivo en la comunidad de Pump It Up.

A pesar de tener una comunidad activa, los juegos de ritmo también fueron llegando a los hogares de los jugadores. Esto gracias a los periféricos que emulaban el panel de las máquinas, los cuales estaban hechos, en su gran mayoría, para la primera consola de Sony.

Samba de Amigo fue una de esas curiosidades de Oriente que preparaban el camino de la «revolución.»

Gracias a esta masificación, el público pronto empezó a interesarse en otras opciones que el mercado nipón lanzaba para la época. Durante el apogeo de Dreamcast, la última consola de Sega, el juego Space Channel 5 diseñado por Tetsuya Mizuguchi vio la luz. Este es protagonizado por Ulala, una joven reportera que al seguir los pasos que se le ordena destruye a los enemigos a su alrededor. El título tuvo una secuela para PlayStation 2, una adaptación para Game Boy Advance y este año estrenó una nueva entrega enfocada en VR.

Pero Konami no era la única compañía que se atrevía a innovar en este género, ya que con la llegada de nuevas tecnologías algunos desarrolladores se atrevieron a usar a su favor las características únicas de las consolas. Es así como llega la portátil de dos pantallas de Nintendo al escenario.

Osu! Tatakae! Ouendan llegó de manera exclusiva para el mercado japonés en el año 2005. Este juego de ritmo, que usaba las capacidades táctiles de la consola portátil de Nintendo, rápidamente se volvió de culto entre los poseedores de un DS.

El título desarrollado por iNiS y diseñado por Keiichi Yano, contaba con una estética manga y la participación de bandas de J-pop famosas entre los fanáticos de la animación japonesa. Una de ellas es L’Arc~en~Ciel, que participó en el juego con la canción Ready Steady Go. Al año de lanzar este producto, la desarrolladora iNiS lanzó una secuela espiritual para el público de Occidente llamada Elite Beat Agents.

El estilo de juego de Osu! Tatakae! Ouendan fue totalmente localizado al público occidental sin perder la esencia que lo hizo reconocido.

En nuestra próxima nota repasaremos el exitoso pero efímero paso de este género en nuestro continente y sobre cómo ha logrado adaptarse a una realidad donde las salas o locales de arcade están al borde de su extinción.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas