Conecta con nosotros

Videojuegos

Expedientes GF: el oscuro capítulo de Nintendo y Philips CD-i

¡Oh, la humanidad!

Publicado

el

Nintendo CD-i

Todas las personas con un mínimo interés en los videojuegos saben que Nintendo es una compañía que representa calidad y dedicación en cada uno de sus juegos. Pero hay un capítulo en la historia de esta querida desarrolladora que pocos se atreven a discutir: la fase de Nintendo, la fracasada Philips CD-i y sus juegos de The Legend of Zelda y Super Mario.

En este nuevo episodio de Expedientes GF, veremos una de las decisiones corporativas más erróneas en la historia de los videojuegos. Acompáñennos y protejan sus ojos.

Simpatía por el diablo del Disco Compacto

Nintendo CD-i
Nintendo buscaba un accesorio de Disco Compacto para competir contra Sega.

En 1994, Nintendo tenía el objetivo de superar a Sega e hizo planes para crear un accesorio para Super Nintendo con funciones de CD-ROM. Esto permitiría reproducir secuencias en video y ampliaría el tamaño de los juegos. Como Nintendo no tenía experiencia en el campo de la tecnología de discos compactos, solicitó asesoría de dos compañías bastante ilustradas en el tema: Sony y Philips.

Al ver que Sega no lograba despegar con Sega CD, Nintendo descartó la idea. Sony usó el material y el prototipo de investigación para crear lo que conocemos como PlayStation. Mientras tanto, Philips estaba desarrollando la CD-i como su proyecto innovador para multimedia y —como parte del acuerdo— logró obtener la licencia de los personajes de Nintendo para esta consola.

Philips decidió utilizar las franquicias más populares de Nintendo —Super Mario Bros. y The Legend of Zelda— y creó cuatro juegos exclusivos para CD-i: Link: The Faces of Evil, Zelda: The Wand of Gamelon, Zelda’s Adventure y Hotel Mario. Más allá de la aprobación de los primeros bocetos, Nintendo no estuvo involucrado en ninguno de los proyectos.

Creando al Prometeo del mal gusto

Zelda: The Wand of Gamelon y Link: The Faces of Evil

Para la producción, Philips recurrió a estudios independientes para que enfatizaran el uso de las nuevas propiedades de la tecnología de discos compactos como audio de calidad discográfica y secuencias animadas en video. El estudio ruso-americano Animation Magic se encargó de The Faces of Evil y The Wand of Gamelon, Viridis Corporation desarrolló Zelda’s Adventure y Philips Fantasy Factory diseñó Hotel Mario.

A pesar de sus atractivas características para multimedia, Philips Cd-i nunca fue diseñada primordialmente para ser una consola de videojuegos. El sistema podría usarse como herramienta de aprendizaje, reproductor de CD, explorador de fotos y —por medio de un dispositivo adicional— reproductor de video digital. Debido a esto, el diseño para juegos tenía limitaciones en el ingreso de comandos y la fluidez de movimiento.

Tanto Faces of Evil y The Wand of Gamelon fueron diseñados de forma simultánea por Animation Magic usando el mismo motor para ambos títulos. El estudio tenía dos sucursales que se repartieron el trabajo. Por un lado, la sede en Cambridge —la cual estaba liderada por Dale DeSharone— estuvo a cargo del diseño de los personajes, fondos y programación de los juegos. Por otro lado, la sede ubicada en San Petersburgo, Rusia, se encargó de las secuencias en video usando un medio rudimentario de animación dirigido por Igor Rabzoff. Era la primera vez que una compañía rusa era solicitada para un trabajo encargado desde Estados Unidos desde el fin de la Guerra Fría.

Zelda’s Adventure

Ocho meses después del lanzamiento de los títulos mencionados, Viridis comenzó a trabajar en Zelda’s Adventure. El estudio intentó reproducir la jugabilidad de los juegos originales bajo una perspectiva desde arriba. Para los fondos, los desarrolladores usaron fotografías reales de lugares como Hawái y otras locaciones en donde habían pasado sus vacaciones.

A diferencia de los juegos de Animation Magic, las secuencias en Zelda’s Adventure fueron filmadas usando actores reales. Por cuestiones de memoria, algunas escenas fueron compuestas de imágenes fijas en sucesión. Aunque a los más fanáticos les cuesta aceptar este hecho, estos fueron los primeros juegos protagonizados por la Princesa Zelda.

Hotel Mario

Ya que hacer un juego de plataformas con la misma fluidez de los Super Mario de Super Nintendo en CD-i era imposible, Fantasy Factory optó para Hotel Mario usar un estilo de juego de puzles en el que Mario y Luigi deben cerrar todas las puertas de un nivel para poder avanzar en el juego. Philips volvió a recurrir a Animation Magic para hacer las secuencias animadas. El personal era mucho más avanzado en edad, por lo que el estilo artístico de los fondos y niveles tenía un toque más maduro.

La marca del deshonor

En vísperas del lanzamiento, la prensa no tuvo contemplación y destrozó todos los títulos de Nintendo lanzados para CD-i. Jugabilidad tiesa y frustrante, errores constantes y música decepcionante para un medio que usa calidad de sonido de CD fueron algunas de las quejas. Eso sin contar las escalofriantes animaciones del estudio ruso que son usadas como memes hoy en día. Aunque Hotel Mario tuvo reacciones menos agresivas, no salió bien librado por su modo de juego. Uno de los puntos que sepultó cualquier esperanza de recuperar la inversión de esta producción era el irrisorio precio de $1.000 dólares por una CD-i en 1992.

Más que una afrenta a la buena imagen de Nintendo, estos juegos son considerados como algunos de los peores juegos de la historia incluso en la actualidad y uno de los ejemplos más sólidos sobre qué no hacer en el desarrollo de un juego.

Para nuestro próximo Expedientes GF, tenemos un cuento perfecto para las festividades navideñas. Manténganse conectados a GamerFocus.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas