Conecta con nosotros

Videojuegos

Explorando la mitología de Pokémon

Buscar respuestas a lo que desconocemos es una característica muy humana, así que también debería verse reflejado en el mundo Pokémon, ¿verdad?

Publicado

el

Pokémon no es una simple franquicia para niños, como podrían creer. Detrás de las adorables criaturas (y de las que no lo son tanto) se oculta un mundo rico en personajes, historias, situaciones cercanas y humanas, y un sinfín de referencias a nuestro mundo que hacen del universo Pokémon un lugar fascinante y complejo –sin contar las complicadas fórmulas matemáticas detrás de las batallas y otras mecánicas de juego–. Pero, ¿cuál es el origen de este universo? No me refiero a la creación del concepto “Pokémon” en las oficinas de GameFreak, sino a lo que piensan las personas dentro de los juegos, a sus creencias y a las historias que tienen para definir su propia existencia. Buscar respuestas a lo que desconocemos es una característica muy humana, así que también debería verse reflejado en ese universo lleno de criaturas con poderes, ¿verdad?

La situación no es tan simple, pues si bien dentro de cada juego de Pokémon se pueden encontrar todo tipo de mitos y leyendas que intentan dar forma al universo, los desarrolladores se han cuidado mucho de no adentrarse en terrenos polémicos –mucho menos después del accidente con Porygon en 1997– que puedan ofender las creencias de un colectivo o un individuo. A pesar de esto, y es un esfuerzo que se debe agradecer, desde la cuarta generación (Pearl, Diamond, Platinum, HeartGold y SoulSilver) GameFreak ha profundizado con fuerza en la mitología del mundo que tienen a su cargo. En estos juegos conocimos a las deidades principales que sirven como motor de muchos aspectos de la realidad, pero, más importante, fuimos testigos por primera vez del mito creacionista que da luz al origen del tiempo, el espacio, la materia y los mismos Pokémon.

arceus

Como se puede encontrar en el Pearl, Diamond y Platinum, este mito habla de un huevo que surgió de la total oscuridad, de la nada. Este huevo dio origen al Ser Original, quién de su propia existencia creó a otros dos seres, y así el tiempo comenzó a andar y el espacio comenzó a expandirse. El ser original hizo a otras tres entidades que fueron las encargadas de dar forma al espíritu de los seres vivos usando conocimiento, emociones y fuerza de voluntad. Es un mito bastante profundo para una franquicia cuyo público objetivo son niños, pero esto no termina aquí, ya que otras historias en su mitología son aún más complejas, pero de eso hablaré más adelante.

El mito de la creación expone la existencia de varios seres con los que todo comenzó. Por supuesto, se trata de Pokémon que podemos encontrar dentro de los juegos y que es posible capturar –mas no usar sus poderes para crear universos, lamentablemente–. El Ser Original lleva el nombre de Arceus, un cuadrúpedo blanco, similar a una alpaca, que tiene un anillo dorado y puntiagudo alrededor de su vientre. El amo del tiempo es Dialga, mientras que el maestro del espacio es Palkia, ambos dragones extremadamente poderosos. Al final de la historia, y tocando la superficie del origen de la humanidad, están Uxie, Azelf y Mesprit, otorgadores del conocimiento, la fuerza de voluntad y las emociones, respectivamente.

Desde el momento de la creación aparecen otras deidades encargadas de darle forma a la existencia, como Mew, quien se dice es el ancestro de todos los Pokémon del planeta, o Kyogre y Groudon, quienes habrían creado el mar y la tierra. Sin embargo, y a pesar de sus poderes como creadores, estos Pokémon no se mostraban como seres reverenciados por la humanidad, sino más bien eran representados como criaturas que provocan terror y destrucción. La gente dentro de los juegos parece haber olvidado las tradiciones ancestrales y solo algunos de ellos recuerdan ligeros detalles de los rituales antiguos, a pesar de que en algunos pueblos y ciudades existen estatuas de Pokémon como Palkia y Dialga. Otros simplemente desaparecieron de la memoria colectiva, a pesar de su rol en la formación y balance del mundo, como el propio Arceus u otro ser con un papel importante pero que fue relegado al olvido, Giratina.

palkia-giratina-dialga

Cuando Arceus creó a Dialga y Palkia, apareció la materia, aquello que compone todo el universo observable. Tal como dijo Einstein hace casi un siglo, las matemáticas dictan que la materia no puede existir sin su contrario, la antimateria, y es de este concepto del que nace un tercer Pokémon creado por el Ser Original. Su nombre es Giratina, el Pokémon Renegado, de tipo Dragón y Fantasma, quien representa el opuesto de la realidad y podría considerarse como el Satán para el mundo de las criaturas de bolsillo. Este Pokémon y el personaje de la mitología cristiana comparten algunas características, como ser desterrados a un mundo paralelo a causa de su naturaleza violenta. A su vez, Giratina cumpliría una función primordial para un estado de orden, pues al ser la representación de la antimateria, se encargaría de mantenerla dentro de su mundo, el Distortion World, y así evitar el efecto de aniquilación que tendría al encontrarse con la materia. Es un ser incomprendido, de apariencia agresiva, con una historia no muy amable, pero que incluso puede llegar a ser adorable como vimos en Pokémon la película: Giratina y el guerrero celestial.

Regresando al asunto de de los Pokémon legendarios no reverenciados a pesar de sus características divinas y el olvido de las creencias rituales, se puede decir que la situación cambió bastante con dos juegos que de hecho sacudieron las bases de la historia en la franquicia. Se trata de Pokémon Omega Ruby y Alpha Sapphire, en los que se narra la historia de Primal Kyogre, Primal Groudon y Mega Rayquaza. En estos títulos los dos creadores del mar y la tierra se enfrentan en una destructiva batalla que podría acabar con todo a su paso, y nos enteramos de cómo esto también sucedió en el pasado. Durante esos días ancestrales el salvador fue Rayquaza, un dragón color esmeralda que bajó de los cielos y detuvo la destrucción causada por Groudon y Kyogre. En los eventos de Omega Ruby y Alpha Sapphire somos testigos de cómo uno de los descendientes de las personas a las que salvó Rayquaza pide de nuevo al Pokémon tipo dragón que baje de los cielos para evitar la catástrofe. Es así que Rayquaza recibe el título de salvador y protector que acudirá ante los peligros que sufra el planeta, elevando su estatus de Pokémon legendario a algo cercano a un dios.

El culto a Rayquaza incluso le basta para merecer una suerte de templo, bajo la forma del Sky Pillar. En esta torre, y solamente en Omega Ruby y Alpha Sapphire, encontraremos pinturas de Rayquaza y la historia de salvación, como un legado para las generaciones venideras que busca perpetuar la creencia en este dragón. El Ser Original, Arceus, también cuenta con un templo propio, pero es un lugar que ni siquiera aparece en los mapas: las Ruinas Sinjoh. Dentro de este vestigio arquitectónico del mundo Pokémon podemos presenciar el fenómeno de la creación de Palkia, Dialga o Giratina con una secuencia bastante peculiar en la que incluso se usan fotografías del mundo real. Durante estos momentos, que suceden como un evento especial en Pokémon HeartGold y SoulSilver, vemos algo inusual, un símbolo que representa a Arceus y a la trinidad del tiempo, espacio y antimateria, siendo lo más parecido a un símbolo religioso que encontraremos en el universo de las criaturas de bolsillo.

mystri stage

Símbolo dentro de las Sinjoh Ruins que representa a Arceus, DIalga, Palkia y Giratina.

Los humanos son los que generan esta devoción, temor o culto a lo divino, pero ¿de dónde surgió la raza humana en el universo Pokémon? Los juegos nos dan algunas pistas y unas cuantas historias bastante extrañas que podrían explicar de donde vienen las personas, pero son simplemente teorías. En la bilbioteca de Canalave City, en la región Sinnoh, encontramos cuentos tradicionales que hablan de un punto en la historia en el que Pokémon y humanos eran un mismo grupo, lo que indicaría el origen de la raza humana a partir de los monstruos de bolsillo.

Cuento tradicional de Sinnoh 2: 

«Un Pokémon vivía en el bosque. En el bosque el Pokémon cambió de piel para dormir como un humano. Al despertar, el humano viste la piel de Pokémon para deambular por las villas.»

Cuento tradicional de Sinnoh 3: 

Hubo una vez cuando los Pokémon se volvieron muy cercanos a los humanos. Hubo una vez con humanos y Pokémon comiendo en la misma mesa. Era un tiempo en el no existían diferencias para distinguirlos.

Aunque estás historias implican que el origen de la humanidad son los Pokémon, hay vacíos en los hechos. Los humanos y las criaturas de bolsillo no comparten muchas características, como tener poderes basados en los elementos, y aunque hay muchas descripciones en el Pokedex con Pokémon convirtiéndose en humanos y visceversa, no podemos tomar estos cuentos como respuestas definitivas. Simplemente se trata de mitos o leyendas que, al igual que en el mundo real, no podemos creer completamente; después de todo el sol no es arrastrado por un carro de fuego ni las aguas del mar se abren ante la fuerza de voluntad.

Mega_rayquaza_vs_deoxys

Es entonces cuando regresamos a Pokémon Omega Ruby/Alpha Sapphire y la razón por la que sacudieron la historia del mundo Pokémon. Durante el episodio final del juego, luego de derrotar al Campeón de Hoenn (atención porque esto es un spoiler importante) conocemos una verdad bastante reveladora: existen varias dimensiones habitadas por Pokémon y humanos, no se trata de espacios individuales separados de una dimensión principal, como el Distortion World de Giratina, sino de universos paralelos donde los monstruos de bolsillo y las personas conviven de formas distintas. Según aprendemos, aunque ORAS son un remake de Ruby y Sapphire para GameBoy Advance, cada par de juegos sucede en realidades alternas, una menos avanzada en términos de tecnología y conocimiento de los Pokémon; la otra tiene acceso a herramientas más potentes y a la Mega-Evolución.

Si una de las dimensiones tiene información detallada sobre la otra, entonces los humanos tienen la posibilidad de viajar entre realidades; después de todo, algunos Pokémon ya pueden hacerlo, como Hoopa, Palkia o Dialga. Aquí nace otra teoría para el origen de los humanos en la que bien pudieron nacer en una dimensión y viajar por sí mismos al mundo Pokémon, o alguna de estas criaturas pudo haberlos traído de un universo alterno. Puede que sea esta la razón por la que los humanos no reverencian a los Pokémon como podría esperarse, sino que más bien los entienden como compañeros en la existencia.

Tal vez luego de leer todas estas teorías y hechos no vean a Pokémon como antes. Aunque sus historias parezcan sencillas y directas, pues casi siempre tomamos el papel de un entrenador que viaja por una región mientras mejora sus habilidades y de paso derrota a una organización malvada, esto simplemente se trata de la superficie del mundo. Desde hace un par de generaciones en la franquicia, el mundo Pokémon enriqueció su mitología y el concepto de su existencia dentro de sí mismo; suena complicado, pero lo que GameFreak logró fue darle vida propia a un universo que ya era bastante diverso, con personas y demás criaturas que se preguntan por su propio origen y también por su futuro. Ahora no solo hay deidades creadoras sino un tangible y respetuoso miedo por lo desconocido, con lo que la gente dentro del juego se hace más humana y cercana a nosotros. Pokémon no es una simple franquicia para niños.

Ilustración de portada:Tora Plú.

Advertisement
3 Comentarios

3 Comments

  1. maskedlizard

    27 de febrero del 2015 at 20:34 pm

    Buen artículo. Añadir que con el aumento de criaturas se les ha ido la mano con los legendarios. Quizás no lo habían contemplado cuando crearon Red/Green, pero la terna de aves, los sabuesos, Lugia, Ho-Oh, Celebi, los titanes minerales, Latios, Latias, Deoxys, Jirachi, etc… Hay tantos que cada nuevo legendario pierde su razón de ser.

    • toraplu

      2 de marzo del 2015 at 10:20 am

      ¡Gracias por comentar!
      En realidad los legendarios se complementan unos a otros, y cada uno cumple funciones distintas dentro de la mitología. Como ejemplo están los espíritus del océano: Kyogre como creador, Lugia como protector, Manaphy como intermediario. Es un mundo politeista, así que hay tantos «dioses» como fenómenos en la naturaleza, por pequeños que sean.

    • Negi

      2 de marzo del 2015 at 5:49 am

      No sé. No estoy de acuerdo. Una de las características de las creencias politeístas es justamente permitir el incremento de deidades y espíritus. En el hinduismo, cada reencarnación de Brama y Shiva eran nuevas deidades, así que póngale cuantas tienen; en el sintoísmo (religión oficial de Japón, es decir, creencia de la gente que hace estos juegos) tienen la creencia de que hay tantas deidades como granos de arroz (y la base de su dieta es el arroz, así que imagine cuánto arroz producen). Yo creo que, al contrario, cada nuevo grupo de legendarios le da diversidad a las creencias del mundo Pokémon sin que, necesariamente, se desmienta los grupos anteriores.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: