Conecta con nosotros

Videojuegos

Final Fantasy VI: lo que desconocíamos de la más ambiciosa fantasía

Las historias y desenlaces de varios protagonistas con una planeación diferente.

Publicado

el

ffvi_04

Independientemente de la entrega favorita para cada jugador, es innegable el logro narrativo que significó el último juego de la saga Final Fantasy lanzado en SNES antes de su glorioso salto al 3D de PlayStation.

Terra, Locke, Celes, Edgar, Sabin, Cyan, Shadow, Gau, Setzer, Strago, Relm, Mog, Gogo y Umaro. Cada uno de ellos dejó una huella individual como carismático personaje, unidos bajo un mismo fin en una historia ambiciosa, todo para acabar con un enemigo prácticamente convertido en deidad.

Final Fantasy VI se dio el lujo de engañar al jugador al cambiarle las reglas justo en la mitad del camino, dándole la vuelta a un mundo balanceado que creían conocer y convirtiéndolo en un desolado y arruinado paisaje, sin esperanza o vida resonante, un motivo más para infundir coraje en un equipo fracturado y cuyos sueños habían sido separados, tal como ellos.

Pero el argumento que se nos presentó tenía mucho más que ofrecer (por si fuera poco) en un principio, o por lo menos lo hacía de manera diferente, según se ha dado a conocer con una serie de traducciones sobre entrevistas que datan de 1994 al equipo desarrollador, publicadas originalmente en los magazines japoneses Hippon Super y Game-on.

Entre las novedades se aprecian muchos elementos que en su momento habrían reflejado notorios cambios en la historia y su desenlace. Como que la idea original era que Terra, habiendo descubierto y manifestado su herencia Esper, hubiese desaparecido junto a todos ellos al final del juego. Pero los desarrolladores prefirieron quitarle sus poderes mágicos y permitirle vivir en el nuevo mundo junto a sus amigos, según señala el productor Hironobu Sakaguchi.

Kaori Tanaka, diseñadora de personajes y gráficas de campo, encargada de darle vida a muchas de las biografías de la resistencia, describe cómo el casanova Edgar era el típico detestable del grupo. Pero como esto podría haber sido muy cliché, removió ese aspecto de su personalidad. En cuanto a su elevado amor por las mujeres, era debido a la temprana muerte de su madre, lo que le generó mayor afecto hacia ellas en general. Especialmente por su primer amor, una mujer mayor y prima de su padre que constantemente le insistía en ser un buen hombre cuando creciera.

Así que Edgar estudió con mucho fervor el arte de la caballería. Lamentablemente, la mujer murió en una rivalidad política, dejando los sentimientos de Edgar eternamente no correspondidos. Esto dejaría una marca que influenció su visión personal sobre la mujer ideal. Vale aclarar que Edgar es un poco diferente al también típico mujeriego, esto porque fue escrito por una mujer, algo que Tanaka esperaba que el público descubriese con el paso del juego.

ffvi_05

Así mismo, durante el desarrollo de FFVI existía otro personaje femenino llamado Angela, que portaba un látigo y actuaba como una “hermana mayor” para el viudo y melancólico Cyan. Parte de su relación amistosa con Cyan tenía algo de coqueteo, e incluso él le hacía venias de manera caballerosa. Una vez estaba solo, Cyan pensaba si todo aquello era verdad, lo que permitía explorar una faceta tímida y privada de su personalidad. Nunca se planeó una verdadera conexión romántica entre los dos, ya que a pesar de todo Cyan permanecía fiel a la memoria de su difunta esposa.

Por último y no menos importante, estaba el reclutamiento de Umaro y el misterioso Gogo, que no tenía nada que ver con ser tragado por un gigante gusano de tierra en una isla desértica, como actualmente es el caso. Umaro no se encontraba en la nevada Narshe esperando la llegada de Mog, sino que originalmente iba a vagar por todo el mapa y el jugador se enfrentaría con él en un encuentro aleatorio. Para unirlo al equipo era necesario tener carnada, muy similar al evento de Gau en el Veldt.

Por el lado de Gogo, era un poco más difícil. Igualmente era un misterioso personaje (¿la novia de Setzer, quizás?) que recorría los diferentes pubs en el Mundo de la Ruina, el segundo segmento del juego. Gogo sin embargo no se veía en su forma definitiva sino disfrazado de alguno de los personajes principales y aliados que no se hubiesen reencontrado durante el capítulo ‘Search for Friends’, antes de la batalla final contra Kefka.

Por ejemplo, él podría estar disfrazado como Locke en un pueblo, pero si el jugador intentaba hablar con él pensando que era Locke, solo obtenía rudas y raras respuestas. Una vez encontrara al verdadero Locke y volviera al pub para hablar con el sujeto disfrazado, éste se revelaría realmente como Gogo y se uniría al equipo. El punto problemático es que el pub donde aparecía cambiaba basado en un temporizador y también cambiaba su disfraz, así que todo dependía si habíamos vuelto a reclutar al aliado correcto, o desenmascarar a Gogo una vez rescatados todos los amigos perdidos.

Puedes encontrar las entrevistas completas al equipo desarrollador de Final Fantasy VI y mucha más información al respecto en el sitio Shmuplations.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas