Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Grand Theft Auto: Vice City ya tiene edad suficiente para irse de parranda

Saludos desde la ciudad de los excesos.

Publicado

en

Vice City

Rockstar Games tenía en sus manos a la gallina de los huevos de oro gracias al monumental éxito de Grand Theft Auto III e inmediatamente comenzó a trabajar en el siguiente título de la serie. Como los fanáticos ya conocían cada esquina, edificio y cloaca de Liberty City, el equipo trajo de vuelta una de las ciudades que tuvo su aparición en el primer Grand Theft Auto.

Grand Theft Auto: Vice City fue lanzado al mercado el 29 de octubre de 2002 para PS2, Xbox y PC. Ambientado en una sátira de Miami en los años ochenta, el juego dejó atrás al silencioso protagonista de GTA 2 y 3 —Claude Speed— para reemplazarlo por una nueva cara del crimen. Vice City hace referencia a distintos eventos de los ochenta: la guerra contra las drogas, la crisis de los cubanos y sucesos fuertemente inspirados en series como Miami Vice.

Vice City es considerado como uno de los mejores juegos de la historia, con múltiples galardones de Juego del Año en sus hombros. Para Rockstar, Vice City cementó un próspero camino de títulos aclamados por el público y la crítica. Sin embargo, también los pondría en la mira de cuerpos legislativos y asociaciones defensoras de los derechos de las minorías.

Tommy Vercetti: el nuevo chico malo

Vice City

La historia de GTA: Vice City se centra en Tommy Vercetti (Ray Liotta), un mafioso que acaba de cumplir una condena de quince años en prisión por homicidio. Su regreso a las calles se hace de forma inmediata cuando su antiguo jefe —Sonny Forelli— le encomienda la supervisión de un importante intercambio de narcóticos para establecer negocios en Vice City.

El trato termina siendo un desastre luego de que un grupo de asaltantes desconocidos emboscan la reunión y se llevan las drogas y el dinero de Forelli. El capo hace responsable a Tommy y le ordena recuperar el cargamento y el dinero… o sufrir las consecuencias.

En esta cruzada de intriga ochentera, Tommy recibe apoyo del corrupto abogado Ken Rosemberg, que le señala los primeros sospechosos que podrían haber participado en el asalto.

La codicia, en ausencia de una mejor palabra, es buena

Vice City

La jugabilidad de Vice City permanece inmaculada viniendo de su predecesor. Los jugadores pueden explorar un mundo abierto mucho más colorido, a diferencia de los tonos grises y apagados de Liberty City. Entre los múltiples vehículos que Tommy puede conducir por la ciudad, Vice City introdujo a la franquicia la capacidad de conducir motocicletas.

Estos vehículos de dos ruedas son mucho más veloces y permiten mayor maniobrabilidad al momento de disparar. Pero son frágiles y pueden matar al personaje de un solo estrellón.

También se agregó la posibilidad de adquirir diferentes establecimientos y ponerlos a trabajar para aumentar las arcas del protagonista. Con cada establecimiento es necesario realizar misiones que remuevan a la competencia para poder hacerlos más redituables.

Más de nueve horas de música fueron compiladas en las distintas estaciones de radio que Tommy puede escuchar mientras recorre las calles de Vice City. El repertorio musical también fue ampliado con géneros como la salsa y el merengue, ritmos alusivos a la extensa población latina que reside en el juego. También se pueden escuchar las demenciales ocurrencias de los radioescuchas que llaman al programa de radio de la personalidad de GTA Lazlow Jones.

La controversia y la llegada del némesis

Grand Theft Auto

Por supuesto, Grand Theft Auto: Vice City no estuvo libre de la controversia. Representantes de los derechos de minorías como la comunidad haitiana denunciaron el juego por su representación de ese grupo como traficantes, ladrones y matones.

El entonces alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, amenazó a la compañía matriz de Rockstar Games —Take-Two Interactive— con que tomaría acciones legales. Rockstar retiró los comentarios ofensivos en futuras copias de Grand Theft Auto: Vice City, pero también afirmó que la violencia ficticia del juego debe tomarse con el contexto del mismo.

Por otra parte, el abogado Jack Thompson —un eventual dolor de cojones para Rockstar— llevó a la compañía a la corte en dos ocasiones separadas. Thompson representó a criminales que supuestamente fueron influenciados por la violencia del juego para cometer sus actos. Los casos fueron retirados de las cortes, pero Thompson continuaría su cruzada contra los videojuegos por años hasta su eventual inhabilitación para ejercer derecho en 2007.

Grand Theft Auto: Vice City tiene la edad suficiente para sacar cédula e irse de rumba. ¡Celebremos su legado en este día tan especial para este gran título!

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas