Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

[Hablando de…] Marvel’s Spider-Man y su fe ciega en las autoridades

¿Spider-Man es en realidad tan ingenuo?

Publicado

en

Peter Parker es una buena persona. Eso es algo que sabemos bien los lectores del cómic y los espectadores de las series animadas y películas de El Hombre Araña. Si, comete errores como todo el mundo, pero es fundamentalmente un hombre bueno que busca hacer el bien… pero tal vez es “demasiado bueno,” con un idealismo que le ciega hacia muchas realidades.

El mejor ejemplo de esto es el reciente videojuego Marvel’s Spider-Man para PlayStation 4. Allí, Peter es un hombre dispuesto a sacrificar hasta el último átomo de su ser en favor de los demás. A lo largo de la historia del juego vemos como él descuida su salud, arriesga su vida y pone en peligro su trabajo no solo por ser Spider-Man, sino por su generosidad y acciones desinteresadas. Incluso al final del juego le vemos tomar una difícil decisión en la que antepone el bien de los habitantes de Nueva York al suyo propio. Pero en el DLC de El Atraco, esa misma tendencia a pensar lo mejor de todos le lleva a creer algo que obviamente es una mentira y gracias a lo cual le manipulan fácilmente.

Marvel’s Spider-Man: El atraco – Reseña

Esto no es culpa del personaje en sí, sino de la forma en que está construido su universo. Como ejemplo podemos tomar una crítica que hicieron unos pocos escritores hacia el juego a los pocos días de su lanzamiento: la relación de Spidey con la policía de Nueva York. En términos prácticos, el trepamuros podría ser un oficial más; todo el tiempo está colaborando con ellos, ayudándoles en sus enfrentamientos contra los diferentes villanos que habitan la gran manzana, y dejándoles pistas para que puedan arrestar a tantos otros. Aunque hay indicios de que la corrupción policial existe (como un titular en una edición del Daily Bugle que podemos encontrar), esta no forma parte real del juego y todos los miembros de la NYPD que conocemos son simplemente “buenos.”

Esto obviamente contrasta con el mundo real, donde la policía de Nueva York lleva varios años bajo escrutinio debido a constantes reportes de abuso de la fuerza, prejuicios raciales y corrupción interna, algo que llevó incluso a un choque de poderes con la alcaldía de la ciudad.

Otro elemento con el que algunas personas han encontrado problemas es la “alegría” con la que Spider-Man arremete con violencia contra los vendedores de drogas que encuentra. Él tiene varias frases para expresar su desagrado hacia las personas que cometen este crimen; pero queda oculto que históricamente esta ha sido una excusa para encarcelar a personas de raza negra en cantidades y por tiempos desproporcionados.

Obviamente Marvel’s Spider-Man no tiene ninguna obligación de representar estas realidades aun con su representación tan fiel de Nueva York. Sin embargo, es una oportunidad perdida para llamar la atención de la comunidad gamer sobre los problemas que afronta esta ciudad; algo que los cómics de este personaje ya han hecho en el pasado.

Sin embargo, la confianza ciega de Spidey en las instituciones no se detiene aquí y hay un tema que levanta muchas más suspicacias: el de las torres de vigilancia.

Para desbloquear secciones del mapa de Manhattan, este juego recurre a una mecánica muy familiar de los juegos de mundo abierto (especialmente aquellos de Ubisoft): “torres de radio” que requieren ser activadas. Según se nos explica, estas pertenecen a un sistema de vigilancia usado por la policía para monitorear las calles de la ciudad y evidenciar crímenes. Este sistema está fuera de línea cuando comenzamos el juego y nos corresponde ponerlo en funcionamiento de nuevo, por lo que Spider-Man aprovecha a hackearlo y enterarse también de dónde hay problemas.

Pero por supuesto, esta clase de vigilancia no está exenta de controversia en el mundo real. Aunque muchas ciudades han implementado cámaras de circuitos cerrados con el objetivo de aumentar los niveles de seguridad, estos sistemas han demostrado ser un imán para el abuso de poder de parte de quienes los manejan y poco efectivos en la reducción del crimen, según ha revelado la Organización Americana por los derechos civiles (ACLU).

Se conocen muchos casos en los que la policía ha usado las cámaras de seguridad para conseguir información personal de los ciudadanos, especialmente aquellos pertenecientes a minorías oprimidas como la comunidad LGBTI, musulmanes o personas de raza negra; también se han usado para hacer favores personales, acosar mujeres y hasta voyeurismo. Reportes de este mal uso de la tecnología en lugares como Washington, Detroit y el Reino Unido han causado indignación entre la población.

En Marvel’s Spider-Man esto tiene un agravante, pues el problema no reside solo en la falibilidad de los miembros de la policía: el sistema es creado y mantenido por Oscorp, una corporación que, como queda más que claro en el desarrollo de la historia, ha estado inmiscuida en toda clase de actividades ilegales. Incluyendo experimentación en seres humanos, espionaje corporativo y manipulación política. Creer que no está aprovechando el poder que le da un sistema de vigilancia sobre la población para su propio beneficio, sobre todo teniendo en cuenta que el dueño de la compañía es el alcalde de la misma ciudad, es ser demasiado ingenuo.

Son muchas las historias de ciencia ficción que toman como base el espionaje de las personas como base para una distopía, incluso en la vida real la sobrevigilancia era la base del poder de regímenes dictatoriales como los de la Unión Soviética y Alemania oriental durante la Guerra Fría. Peter Parker es un tipo inteligente, debería conocer los riesgos que representa esta práctica en lugar de apoyarla sin ninguna crítica, pero supongo que su infinita ingenuidad y confianza en la capacidad de la gente para ser buena no le deja.

Marvel’s Spider-Man es un juego suficientemente sabio como para mostrar que villanos como Mr. Negative y el Doctor Octopus no son malvados simplemente por serlo y que en ellos existía un fuerte deseo de hacer el bien, que fue derrotado por la rabia ante la injusticia y crueldad de otros. Es una lástima que no sea capaz de ver los matices que existen en sus otras temáticas.

[Hablando de…] Marvel’s Spider-Man: una carta de amor a Nueva York

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas