Conecta con nosotros

Videojuegos

Horizon Zero Dawn: The Frozen Wilds – La reseña

El DLC de Horizon Zero Dawn por fin está disponible y sus seguidores no podrían sentirse mejor de volver al mundo de Aloy.

Publicado

el

2017 será recordado sin duda como uno de los años mas interesantes para los videojuegos. A pesar de los problemas que aquejan a la industria, este año nos dio increíbles joyas como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Persona 5, Wolfenstein II: The New Colossus, Nier: Autómata, Super Mario Odyssey o uno de los juegos más hermosos e intrigantes que se han podido ver en PlayStation 4: Horizon Zero Dawn.

Quienes acompañaron a Aloy en su aventura por desentrañar la verdad sobre su mundo quedaron con ganas de más. No importa si fueron 30, 40 o más de 60 horas. Los escenarios eran tan hermosos, sus personajes tan llenos de carisma y los enemigos tan especiales que cualquier excusa para volver a jugarlo era bienvenida.

The Frozen Wilds es esa excusa, y es una muy buena excusa.

Nuestra reseña de Horizon Zero Dawn deja bien claro cuáles son las grandes fortalezas de este juego y todo ello se aplica también a este DLC. El combate sigue siendo rápido, estratégico y emocionante. La exploración sigue recompensándonos con hermosas vistas y nuevos items. La historia continúa llena de misterio y revelaciones… Solo que esta vez ya no sorprenden tanto.

The Frozen Wilds se desarrolla en una nueva zona llamada ‘The Cut’ que se ubica en el noroeste y cuyo tamaño es aproximadamente un 25% del mapa original. Es un área nevada que sirve como hogar a la tribu Ban-uk, místicos que tienen un vínculo especial con las máquinas. Cuando comenzamos a subir por estos helados picos nos enteramos que las máquinas de la región han sido poseídas por un ‘Daemon’ que las ha hecho especialmente agresivas y poderosas mientras que un volcán cercano no para de emitir humo y cenizas. Algo grave ocurre y está en manos de Aloy resolverlo.

Revelar la verdad sobre el Daemon y devolver la paz a los Ban-uk nos tomará entre 8 o 10 horas. También tenemos nuevas zonas de cacería, un campamento de bandidos, una caldera y un “Cuellolargo” que hackear, pero ahora es necesario completar algunas de estas actividades como parte de la historia del DLC y no solo como actividades opcionales. Pero no se preocupen, también tenemos montones de misiones secundarias y distracciones que hacen que el tiempo de juego llegue a las 15 horas e incluso más.

Es verdad que todo esto puede ser descrito fácilmente como “más de lo mismo”, y aunque eso en si no es malo (después de todo muchos fans del juego quedarían satisfechos simplemente con esto), si hay cambios y mejoras que tal vez no sean tan vistosos pero que si complementan la experiencia de juego.

Para comenzar tenemos nuevas armas, tres “rifles” con ataques elementales que se pueden mejorar y con los que podemos ser más agresivos en los combates. También tenemos tres nuevos tipos de enemigos (cuatro si nos ponemos específicos). Uno de ellos es estático, pero los otros son máquinas bastante agresivas y también divertidas de combatir. Igualmente, podemos conseguir nuevos trajes, pero ninguno de ellos es tan útil como la armadura-escudo que conseguimos en el juego principal, así que si la tienen es poco probable que la cambien por uno de ellos.

También tenemos un nuevo árbol de habilidades de explorador. Aquí encontramos algunas mejoras que hacen viables las monturas. Por ejemplo, ahora podemos recolectar items mientras estamos sobre ellas, realizar ataques especiales o repararlas. También tenemos algunas pequeñas mejoras para el inventario que hacen mucho más fácil manejarlo, como el aumento en la cantidad máxima de objetos que podemos llevar o la capacidad de convertirlos en dinero. El manejo de inventario del juego base es uno de sus más notables puntos negativos y aunque estas adiciones no son una solución perfecta, sí son bienvenidas.

Aunque la trama sobre el Daemon se nos presenta como un misterio similar al del proyecto Zero Dawn es obvio que las revelaciones aquí no tienen tanto impacto. De nuevo descubrimos secretos sobre el pasado pero nada especialmente relevante o que impacte la trama principal. Ayuda, eso sí, a cerrar huecos en la trama gracias a una descarga de exposición que recibimos al final de la misión, confirmando incluso algunas teorías de los fans. Pero como dicen la recompensa es el viaje y no el destino, y durante este recorrido vamos a conocer nuevos personajes con historias y personalidades muy variadas. La historia de las últimas trabajadoras de una antigua represa resulta especialmente memorable. También ayuda que las animaciones faciales y de expresión corporal han mejorado mucho respecto a las que ya conocíamos, resultando en encuentros mucho más “reales”.

Algo curioso sobre la trama en The Frozen Wilds es que Aloy no tiene mucho desarrollo aquí. Son los personajes secundarios, especialmente los Ban-uk, quienes gozan de un arco argumental completo en que nuestra protagonista sirve como apoyo. El problema es que sus reacciones y diálogos ante la espiritualidad y creencias de esta tribu resultan muy condescendientes y pueden ser consideradas como insensibles, algo que va en contra de la personalidad de la heroína. Este juego ya había sido criticado antes debido a que su presentación podría ser interpretada como apropiación de las culturas indígenas y este nuevo tono no ayuda a mejorar en este aspecto.

¿Qué más le podemos pedir a un juego que nos permite hacer angelitos en la nieve?

Los parajes invernales de ‘The Cut’ y sus interiores que contrastan la alta tecnología con las pinturas tribales son escenarios perfectos para el modo fotográfico. Buena cantidad de las horas de juego las pasamos componiendo tomas perfectas y abusando de las nutridas herramientas que nos da este modo para manipular los colores, las poses de Aloy y hasta la hora del día. La primera vez que veamos la aurora boreal, el volcán, los geiser o los lagos de colores no podremos resistir las ganas de tomar una nueva captura, y con The Frozen Wilds se nos entregan también nuevas poses y filtros, incluyendo una animación para hacer “angelitos” en la nieve.

Horizon Zero Dawn: The Frozen Wilds
8/10 Nota
En resumen
The Frozen Wilds es un muy buen complemento para Horizon Zero Dawn. Agrega muchas horas de juego, más variedad de armas y enemigos, así como una nueva trama con debutantes personajes que resulta intrigante. Es verdad que no es imprescindible para la experiencia del juego principal y que tanta nieve puede llegar a cansar un poco, pero es una excelente razón para volver a visitar este increíble mundo.

Reseña hecha con una copia digital del contenido descargable The Frozen Wilds de Horizon Zero Dawn para PS4 brindado por Sony Latinoamérica.

Recuerden también leer este análisis de los temas del juego: Horizon Zero Dawn –  Sanando el mundo

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas