Conecta con nosotros

Videojuegos

I Saw Black Clouds – Reseña

Como es costumbre, la última película interactiva de Wales Interactive ofrece múltiples decisiones y resoluciones. ¿Pero eso basta?

Publicado

el

El estudio independiente Wales Interactive, que el año pasado nos dio The Complex, trae una nueva película interactiva de la mano de Ghost Dog Films. Dirigida y escrita por Iain Ross-McNamee, I Saw Black Cloud es un ‘thriller’ psicológico con elementos sobrenaturales que explora el tema del suicidio. Claro, excepto cuando se convierte en algo completamente distinto. Por fortuna, sin importar los diferentes tipos de narrativas que busque abarcar, hay algo que se mantiene consistente. Nos referimos a lo aburrida que resulta la historia. Lo anterior resulta sorprendente al tener en cuenta que la aventura apenas dura 2 horas.

Perdón, nos estamos acelerando. Permítannos explicar.

La historia de I Saw Black Clouds pone a los jugadores en los zapatos de Kristina (Nicole O’Neill), una joven que regresa a su pueblo natal tras el aparente suicido de una amiga. Sin embargo, la protagonista eventualmente descubre que su difunta compañera estaba siendo perseguida por un fantasma vengativo. Con el fin de saber qué pasó realmente a su amiga, Kristina se embarca en una investigación que podría costarle la vida. Desafortunadamente, tal como aludimos al principio de esta reseña, I Saw Black Clouds no sabe qué clase de historia quiere ser. Ya explicaremos por qué.

Comencemos con los puntos positivos. Como la mayoría de películas interactivas producidas y/o distribuidas por Wales Interactive, I Saw Black Clouds está filmada y actuada de forma adecuada. Incluso si hay unos efectos especiales que dan pena ajena y algunas decisiones de edición que pueden dificultar el seguir la historia, el juego cuenta con unas cuantas escenas tensionantes. A esto se le suma que sus cuatro finales incentivan la rejugabilidad. Al igual que en The Complex, los jugadores cuentan con múltiples elecciones que determinan la conducta de Kristina y su relación con un par de personajes: Charlotte (Rachel Jackson) y Jack (Aaron Jeffcoate). Sin embargo, los efectos de estas decisiones resultan muy crípticos a menos que se tenga un registro previo de lo que hacen dichas elecciones.

No menos importante, hay múltiples elecciones que —si bien modifican la conducta y las relaciones de Kristina— no alteran la historia de forma significativa. Ahora, lo anterior no quiere decir que no haya decisiones importantes. De hecho, hay varias que alteran de forma radical la narrativa de I Saw Black Clouds. Por lo menos hay una ramificación en la que aparecen personajes que de otra forma serían inéditos. No obstante, estos cambios resultan perjudiciales en el gran esquema de la trama.

I Saw Black Clouds

Como se mencionó, I Saw Black Clouds comienza como una historia de fantasmas. No obstante, dependiendo de las decisiones tomadas, bien puede transformarse en una historia de asesinos seriales o del trauma provocado por la muerte de una persona cercana a Kristina. Sin embargo, estas transiciones se sienten más como un giro forzado de la trama que la «ingeniosa» metanarrativa que I Saw Black Clouds cree que está contando. En el último caso, la trama pretende que los jugadores empaticen con la perdida de Kristina y acepten el cambio de ambientación a pesar que el difunto solo ha aparecido un puñado de veces. Aún más ridículo, de tomarse las decisiones «adecuadas», la trama puede intercalarse entre las tres narrativas mencionadas.

Ahora, lo anterior podría justificarse bajo la excusa de que el juego busca ofrecer diferentes tipos de experiencias si no fuera por que resulta aburrido de principio a fin. Un buen porcentaje del juego consiste en escenas en las que pasa nada o en las que Kristina se la pasa explorando lugares abandonados y observando cosas. A pesar de durar 2 horas, la primera sesión de juego puede sentirse extremadamente larga. Por fortuna, el título permite saltar escenas ya vistas a partir de la segunda partida.

I Saw Black Clouds
3/10 Nota
Lo que nos gustó
- Algunas escenas tensionantes.
- Cuatro finales que justifican la rejugabilidad del título.
Lo que no nos gustó
- Decisiones cuyos efectos resultan crípticos.
- I Saw Black Clouds no tiene idea de qué historia quiere contar.
- Múltiples escenas y efectos especiales irrisorios.
- El lento ritmo del juego puede hacer tediosa la primera partida.
En resumen
La última película interactiva de Wales Interactive goza de múltiples falencias. Malos efectos especiales, personajes subdesarrollados, escenas ridículas y muchas decisiones sin relevancia narrativa. Sin embargo, el principal pecado de I Saw Black Clouds es su incapacidad de ceñirse a una historia. Es en su obsesión de rendir tributo a distintos géneros que esta película interactiva no desarrolla a sus personajes y termina siendo una mezcolanza de tonos que no alivia el hecho de que el lento ritmo de la historia la convierte en una experiencia aburrida.

Reseña hecha con copia digital de I Saw Black Clouds para Steam brindada por Wales Interactive.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas