Conecta con nosotros

Videojuegos

Indie on Focus – Axiom Verge 2

Explorando a la vieja usanza.

Publicado

el

Thomas Happ desarrolló el primer Axiom Verge como un homenaje al legado de Metroid. Se podía ver en los toques de ciencia ficción, en la presentación que parecía un punto medio entre NES y SNES, además del subgénero del que tantos juegos independientes se han basado, el ‘metroidvania’. Axiom Verge es más Metroid que Castlevania.

De ninguna forma reinventó la rueda, pero dejó huella en el mundo ‘indie’ al ser el trabajo de un solo hombre, dueño y amo de todos sus aspectos. ¿Lograba superar la obra de Yoshio Sakamoto? No precisamente. ¿Ocupa un lugar en el olimpo de Samus y Alucard? No tanto así. Pero tampoco es necesario ser el precursor de un subgénero para lograr un producto donde se nota la inversión de tiempo y dedicación en los detalles.

En lugar de Trace, el protagonista del primer juego, Axiom Verge 2 nos presenta a Indra, una mujer rumbo a la Antártica. Ella a su vez se encuentra atrapada en una dimensión paralela aparentemente regida por máquinas. Mientras su predecesor es un juego de colores oscuros y cavernas, la secuela nos lleva a la superficie de un planeta más vistoso que invita a la exploración más que al combate. Arte reminiscente a la antigua Mesopotamia se puede vislumbrar entre sus paisajes.

Axiom Verge 2

Este es un punto diferencial, puesto que la cantidad de arsenal que manejaba Trace no regresa del mismo modo en Axiom Verge 2. Lo que sí es posible es obtener y distribuir puntos de habilidad para incrementar el daño, mejorar la salud y hasta actualizar el dron que Indra puede controlar individualmente, más adelante en la historia.

Aún más que en su antecesor, el dron es la parte más interesante de esta nueva entrega. Esto porque su aventura transcurre prácticamente en su propio mapa: ‘la Grieta’. Aquella tormenta interdimensional del primer juego que evita la aniquilación de una comunidad por parte de otra. Ahora es todo un mundo jugable donde el dron coprotagónico puede desplegar sus habilidades únicas.

Pero Indra no se queda atrás en ese apartado. Entre sus especialidades encontramos el poder de infectar (o ‘hackear’) objetos mecánicos, como plataformas para manipular sus movimientos. De esta forma también es posible abrir puertas o hasta usar alguno de los robóticos enemigos. Aunque del mismo modo eso requiera un mayor nivel de infección.

Axiom Verge 2

Los que en su lugar actuarían como jefes, son entidades gigantes que pueden requerir cierta técnica y paciencia para ser derrotadas. Los escenarios pasan de secciones a un mapa igualmente gigantesco con biomas, al que le favorece la teletransportación entre puntos de guardado. Una forma en que Axiom Verge 2 le falla a su propio género, es la falta de un mapa interno que señale automáticamente objetos obtenidos. En lugar de tener que utilizar marcadores para recordar nuestros pasos.

En cambio, retiene de los ‘metroidvania’ las áreas inaccesibles en las primeras horas de la aventura. La progresiva obtención de capacidades básicas como escalar y el necesario retorno a lugares previamente visitados, ahora con nuevas rutas y accesos ocultos. Es fácil perder la vida por culpa de algunos robots u obstáculos, sin embargo, volver al último punto de guardado es en efecto rápido.

El particular detalle de los enemigos es que su dificultad escala con la evolución del personaje protagonista. Con el avance de la cruzada interdimensional, debería ser cuestión de arrasar con rivales básicos de primer nivel que al inicio pueden ser molestos. Pero no existe un momento real en esta secuela donde, como Samus en la saga Metroid, tengamos un personaje arrollador que barre con todo en su camino.

Axiom Verge 2

Es un problema de balance que un ‘metroidvania’ debe saber resolver para atrapar a su público. Si no te sientes poderoso al final de la aventura, de nada habrá servido el duro viaje. Esa es justamente la razón que hacen tan queridos a los más populares, la sensación de conquistar hasta la última esquina de todo un mapeado después de no tener nada al inicio.

Repetir nuestros pasos no debería ser frustrante si el juego te dota de herramientas efectivas y te ayudara señalando lo que has coleccionado hasta entonces. Porque ya no estamos en los tiempos sin mapas de NES. De alguna manera, Axiom Verge 2 continúa siendo ese punto medio que trata de apegarse un poco al pasado, como de vendernos pixeles modernos que no riman del todo homenajeando a los 16-bit.

Los jugadores que busquen más acción y combate podrían mejor volver a repasar el primer título. A menos que no les moleste el enfoque exploratorio por el que ha optado la secuela, que también es completamente válido y como variedad de la fórmula está más que justificado. Aunque eso no cuente al final del día para reinventar el subgénero.


Copia digital de Axiom Verge 2 para Nintendo Switch brindada por Thomas Happ Games.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas