Conecta con nosotros

Videojuegos

Indie on Focus – Retro Machina

Aunque brilla por su bella presentación visual, Retro Machina —el primer juego de Orbit Studios— es aquejado por varios problemas.

Publicado

el

Desarrollado por el estudio brasileño Orbit Studios, Retro Machina es un juego de aventura que pone a los jugadores en los zapatos de un robot que —tras sufrir una «malfunción»— ha sido expulsado de Ciudad Utopía. Lo que en un principio comienza como una cruzada para volver a casa termina convirtiéndose en una simpática historia de cómo un robot desarrolla su humanidad. No es una trama emotiva ni profunda, pero cumple a la hora de entregar una aventura entretenida. Incluso ofrece varias pistas sobre el destino de la raza humana en una Tierra habitada por robots a través de documentos repartidos en los diferentes escenarios.

De principio a fin, una de las fortalezas más grandes de Retro Machina es su apartado visual. Claramente inspirado en el retrofuturismo, Orbit Studios logra que su primer juego luzca como las ilustraciones de Jacque Fresco y otros artistas de novelas de ciencia ficción del siglo XX. Esto no solo se traduce a unos muy cuidados modelos/’sprites’ de personajes —resulta difícil deducir si el juego utiliza modelos 3D, pero la dirección gráfica hace que parezcan dibujos, o si realmente es 2D—, sino a fondos detallados y llenos de color.

Si bien la música compuesta por Fernando Pepe complementa bien el apartado visual, la banda sonora no resulta tan llamativa o memorable como la presentación gráfica.

Desafortunadamente, la jugabilidad de Retro Machina es una bolsa mixta.

La mecánica de juego más representativa de Retro Machina es sin lugar a duda la capacidad del protagonista de controlar otros robots. Con el presionar de un botón, los jugadores pueden tomar control de cualquier NPC dentro de un rango limitado. No obstante, resulta imposible escoger manualmente a cuál robot se controlará. Esto resulta especialmente frustrante cuando hay varios robots en pantalla. Al final, se reduce a un proceso de prueba y error.

En fin, esta mecánica es empleada principalmente en rompecabezas. Estos requieren el utilizar las propiedades exclusivas de ciertos robots y/o el uso de lógica. Como tal, estos puzles pueden resultar bastante entretenidos y algunos incluso exigirán pensar a los jugadores. Qué lástima que esto se vea parcialmente arruinado por el paupérrimo sistema de combate.

Retro Machina Indie on Focus

Aunque el conseguir mejoras y nuevas habilidades hace que se vuelva algo más complejo, el sistema de combate nunca deja de ser tosco. Más allá de poder realizar un combo básico, el protagonista puede hacer un giro evasivo. Desafortunadamente, este no tiene ‘frames’ de invencibilidad y posee un retraso. Por ende, el esquivar ataques requiere acción premeditada para ser efectivo. La mayoría de las veces, los jugadores se darán cuenta que la forma más efectiva de acabar con enemigos es girar a su alrededor y machacar el botón de ataque. Al final del día, el sistema de combate se siente como una adición de último minuto a un título que originalmente iba a girar alrededor de la exploración y la resolución de rompecabezas.

Ahora, la exploración tampoco es perfecta. Puede resultar muy confusa. Incluso si hay un mapa, la señalización de objetivos es poco intuitiva. La mayoría de las veces, los jugadores terminarán deambulando por los niveles en búsqueda del objeto que necesitan para avanzar.

Si desean echar un vistazo a Retro Machina, hay una versión gratuita disponible en Steam. ¿Quién sabe? Puede que se animen a dar una oportunidad al juego completo.


Copia digital de Retro Machina para PlayStation 4 brindada por Super.com.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas