Connect with us

Juegos

Industria de los videojuegos responde a las acusaciones de Donald Trump

Por supuesto, la industria de los videojuegos no iba a quedarse callada ante las acusaciones de Trump.

Publicado

en

Las recientes declaraciones del presidente Donald Trump —en las que asocia los tiroteos en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, con los videojuegos— fueron fuente de toda clase de reacciones. Por un lado, políticos y medios de derecha hicieron eco de las palabras del mandatario. Revivieron el viejo «debate» de si los videojuegos provocan conductas violentas en un intento de desviar la atención del verdadero problema: la falta de control de armas.

Sin embargo, también hubo opiniones en contra de Trump.

Además de la congresista Alexandria Ocasio-Cortez y la Asociación de Software de Entretenimiento, las primeras voces que se hicieron oír en favor de los videojuegos, figuras de la industria se han sumado para desmentir las palabras del presidente.

Cory Barlog, director de God of War (2018), y Reggie Fils-Aime, expresidente de Nintendo, compartieron su opinión sobre el tema en redes sociales.

«Espera… ¿Eso es todo? ¿Videojuegos violentos y salud mental? ¿No son las armas de guerra de alta potencia vendidas a civiles por millones las que en realidad están siendo usadas para llevar a cabo estos actos de terrorismo doméstico?».

«Cuando los mal informados critican la industria de videojuegos y a la comunidad, esta es una historia muy poderosa. Los hechos son que los países con altos ingresos per cápita relacionados con videojuegos tienen menos muertes por tiroteos. Excepto Estados Unidos, donde 4% de la población tiene el 43% de las armas».

Pero los miembros de la industria de los videojuegos no han sido los únicos en hablar en contra de Donald Trump. La política y abogada estadounidense Hillary Clinton también ha señalado a la falta de control de armas como el verdadero problema.

«Las personas sufren de enfermedades mentales en todos los demás países de la Tierra. La gente juega a videojuegos en prácticamente todos los países del mundo. La diferencia son las armas».

Se espera que más figuras de la industria de los videojuegos se unan a esta protesta para intentar acabar de una vez por todas con el imaginario de que los videojuegos son directamente responsables de generar tendencias violentas.

Nintendo, Microsoft y Sony se unen en contra de un enemigo común: Donald Trump

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas