Connect with us

Juegos

Kingdom Hearts III – Reseña

Después de mucho tiempo, ha llegado la hora del enfrentamiento final contra Xehanort. ¿Podrá Sora hacer frente a la oscuridad sin desfallecer?

Publicado

en

Tras el final abierto de Kingdom Hearts II (2005), los usuarios de PlayStation 2 quedaron ansiosos por la continuación de la travesía de Sora. ¿Qué depararía el final de la trilogía para el guerrero de la Llave Espada tras haber acabado con Ansem y Xemnas? Sin embargo, los fanáticos de la franquicia pronto se darían cuenta de que Tetsuya Nomura tenía muchos más planes para la serie que comenzó como un curioso crossover entre las franquicias de Disney y Final Fantasy.

Durante los siguientes 13 años, Square Enix liberaría múltiples spin-off, precuelas y remasterizaciones de juegos pasados a lo largo de diferentes plataformas. Pero, a diferencia de otras propiedades intelectuales, estos productos no fueron creados únicamente para lucrarse de la marca. Cada uno tenía importancia en la creación de una mitología que hoy en día es famosa por su extrema complejidad.

KINGDOM HEARTS Ⅲ

Aunque el desarrollo de la verdadera secuela de Kingdom Hearts II comenzó desde 2006, no fue hasta 2013 que los fanáticos fueron informados de su existencia. Fue a partir de ese entonces que oficialmente comenzó la espera por el título que marcaría el final de la saga de Xehanort, el primer arco argumental de la franquicia.

Como es típico con los títulos de Square Enix, el lanzamiento de Kingdom Hearts III se vio retrasado múltiples veces. Por fortuna, a mediados de 2018 comenzaron a llegar de forma consistente avances que cimentaban 2019 como la fecha de estreno.

Y ahora, tras más de una década de espera, finalmente podemos ser testigos de si Kingdom Hearts III está a la altura de las expectativas.

Primero lo primero: la presentación de Kingdom Hearts III es impecable. Aunque su apartado visual es lo primero que llama la atención —siendo el mejor de la franquicia hasta la fecha, tanto por sus impresionantes modelos como por sus espectaculares efectos visuales—, el sonoro tampoco se queda atrás. Esto va desde las actuaciones de voz hasta los efectos de sonido, que son una de las muchas razones por las cuales el sistema de combate resulta tan satisfactorio.

Hablando de combate, este es uno de los aspectos que Tetsuya Nomura y su equipo se esforzaron más en innovar. Tenía que estar a la altura después de todo este tiempo.

KINGDOM HEARTS Ⅲ

Kingdom Hearts III cuenta con el esquema de controles básico que ha tenido la franquicia desde sus inicios. Si hubiera que comparar con un título específico, la forma en la que Sora se desplaza y ataca es muy similar a la que tenía en Kingdom Hearts II. No obstante, la diferencia con respecto a esta entrega y las que le siguieron —cada una de las cuales posee una «sensación» característica— es que esta secuela es una celebración de todas las mecánicas introducidas a lo largo de la franquicia.

Además de contar con los típicos ataques físicos y mágicos, presentes desde el primer Kingdom Hearts, este entrega supone el regreso de otras habilidades. Entre estas se encuentran los Comandos de Reacción, técnicas que pueden realizarse con la ayuda de los miembros de la party; Invocaciones/Enlaces, que permiten convocar a aliados; y Tiro Certero, que permite marcar enemigos y dispararles. Sin embargo, la mecánica más importante que retorna son los Comandos de Birth By Sleep. Ahora, cabe aclarar que esta mecánica ha sido rediseñada.

KINGDOM HEARTS Ⅲ

Kingdom Hearts III supone el primer juego de la serie en el que Sora puede cambiar de Llave Espada en medio del combate. En total puede llevar tres, cada una con sus propias estadísticas —las cuales resultan parcialmente irrelevantes, ya que es posible mejorar las Llaves Espada por medio de la síntesis de objetos— y habilidades pasivas. La gran novedad de este sistema es que, al igual que los Comandos de Birth By Sleep, cada Llave Espada cuenta con un medidor que se llenará al atacar.

Una vez el medidor esté lleno, Sora podrá acceder al Cambio Forma de la Llave Espada equipada. Este no solo modifica los ataques normales, sino que concede acceso a nuevas habilidades. Algunas de estas consisten en funciones que cumplían las formas en Kingdom Hearts II. Más importante, permiten la personalización del estilo de combate. Sin embargo, no es tan amplia como la de Birth By Sleep.

KINGDOM HEARTS Ⅲ

Las Llaves Espada no son las únicas que cuentan con este sistema. Para incentivar el uso de magia ofensiva, el acertar estos ataques llena un medidor que permite utilizar Gran Magia: una versión potenciada de la magia empleada.

No obstante, Kingdom Hearts III también supone el debut de mecánicas completamente nuevas. Una de estas son las Atracciones, una suerte de invocaciones que podrán activarse al acabar con enemigos específicos. Tal como sugiere su nombre, están basadas en atracciones de Disney World.

Todas estas mecánicas representan una fortaleza en el sentido de que evitan que los combates sean monótonos o repetitivos. Por desgracia, hay un problema: esta saturación de mecánicas, que pueden ser fácilmente explotadas, hace que los combates sean demasiado triviales durante los primeros dos tercios del juego.

KINGDOM HEARTS Ⅲ

Ya habiendo hablado del combate, hay que hablar de la exploración y demás mecánicas. Entre estas se encuentra el Gummiphone, el cual servirá para acceder al glosario, disfrutar de minijuegos LCD y tomar fotos. Cabe recordar que esto último es vital para desbloquear el final verdadero del juego.

En lo que respecta a la exploración dentro de los mundos, Kingdom Hearts III cuenta con el diseño de niveles más amplio dentro de la serie. Esto se debe en parte a que hereda una de las mecánicas más representativas de Dream Drop Distance: Flowmotion. Esta permite correr en las paredes, rebotar contra estas y realizar otras piruetas que finalmente incentivan la exploración de los niveles.

Pese a ello, el juego cuenta con algunos niveles terriblemente diseñados y repletos de relleno que tiene como objetivo ampliar artificialmente la duración de la aventura. Tal es el caso de Arendelle (Frozen) y el mundo basado en Piratas del Caribe.

KINGDOM HEARTS Ⅲ

La exploración fuera de los mundos es un tanto diferente a lo visto en anteriores entregas de la franquicia. Si bien la Gummi Ship retorna, y con esta su apartado de personalización, los jugadores ahora son libres de explorar el espacio entre los mundos para encontrar tesoros y participar en difíciles combates. Aunque en estos últimos los controles son precisos, todo un deleite para los amantes de los shoot ‘em up, el control de la nave en las secciones de exploración sigue siendo tosco.

Solo resta hablar de un aspecto, quizás el más importante de Kingdom Hearts III: la historia. Por supuesto, se evitarán spoilers.

KINGDOM HEARTS Ⅲ

La trama continúa inmediatamente después de los eventos de Dream Drop Distance. Tras perder una buena parte de sus poderes al ser casi poseído por Xehanort, Sora se embarca en una nueva aventura para recuperar su fuerza. No obstante, a diferencia de anteriores títulos, esta es una historia en la que los antagonistas llevan la delantera. De hecho, una buena forma de definirla sería como un viaje cuesta arriba para Sora.

El dilema del protagonista, complementado por una desesperanzadora situación, lleva que esta sea a ratos una historia oscura. Sin embargo, son esos obstáculos los que dan lugar a la catarsis de Sora e impulsan su desarrollo de personaje.

El desarrollo de Sora no es el único atractivo de la trama. Kingdom Hearts III puede ser bastante explícito, sobre todo con sus escenas de exposición, en que busca responder a la gran mayoría de interrogantes generados a lo largo de los últimos 13 años. Como si eso no fuera suficiente, la historia cuenta con intrigantes puntos de giro que mantendrán a los fanáticos pegados al control hasta el enfrentamiento final.

Kingdom Hearts III
8.5/10 Nota
Lo que nos gustó
- Un sistema de combate que combina las mejores mecánicas de la franquicia.
- Una espectacular presentación, tanto visual como sonora.
- Una historia que no solo responde muchas preguntas, sino que evoluciona el universo de Kingdom Hearts.
- Amplios escenarios y un mayor énfasis en la exploración.
Lo que no nos gustó
- Dada la cantidad de herramientas a disposición del jugador, los combates pueden ser demasiado sencillos.
- Aunque renovada, la exploración con la Gummi Ship tiene controles toscos.
- Ya sea por historia o diseño de niveles, hay algunos mundos que palidecen terriblemente en comparación con otros.
En resumen
Kingdom Hearts III resulta un caso curioso. A pesar de que su sistema de combate es el más completo y versátil de la franquicia, este algunas veces puede probar ser una debilidad. No obstante, incluso si los combates no ofrecen un reto, nunca caen en la repetitividad. Esto también es remediado por la gran cantidad de actividades secundarias disponibles y, más importante, la trama. Como si la expectativa del gran clímax no fuera suficiente para seguir jugando hasta el final, los pequeños momentos —tanto graciosos como impactantes— son una garantía de que esta es la entrega que los fanáticos habían estado esperando por tanto tiempo.

Reseña hecha con copia física de Kingdom Hearts III para PlayStation 4 provista por su distribuidora en Colombia.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas