Connect with us

Videojuegos

La abrumadora experiencia de jugar Destiny 2 por primera vez

Mis primeras horas con Destiny 2 fueron extrañas y confusas, pero también muy divertidas.

Publicado

en

Desde que el primer Destiny llegó al mundo de los videojuegos en 2014, he sufrido un terrible caso de ‘FOMO’ (‘fear of missing out o miedo de estar perdiéndome algo interesante). Nunca fui fanático de Halo, no soy un gran jugador de títulos FPS y siempre he huido de los MMO. A pesar de esto, no podía evitar sentir envidia de aquellos que se sumergieron en el mundo del Viajero y los Guardianes. Esto solo empeoró con el lanzamiento de Destiny 2 en 2017.

Muchos me dicen que debería agradecer que ‘nunca caí en ese vicio’, pero no puedo evitarlo. Esa clase de juegos en constante evolución y con comunidades tan dedicadas me intrigan.

Casi comienzo a jugarlo cuando fue ofrecido gratis a los usuarios de PlayStation Plus. Sin embargo, no fue hasta el lanzamiento de la versión gratuita New Light que decidí instalarlo y ver por cuenta propia de qué se trata todo el escándalo relacionado con Destiny 2.

Recluté a un compañero de GamerFocus bastante experimentado en la saga y una colega de TribuGamer que, al igual que yo, nunca lo había jugado. Me encontraba bastante emocionado, pero realmente no tenía idea de en que me estaba metiendo.

Para un jugador principiante, Destiny 2 es una experiencia absolutamente abrumadora.

Después de un tutorial en el que se me enseñó a disparar con un sistema de control que no se diferencia mucho del de otros FPS, fui arrojado a la Torre, el principal centro social del juego. Tras encontrarme con mis compañeros de aventuras, nos dispusimos a jugar la campaña. Sin embargo, realmente no sabíamos cómo hacerlo.

El mapa de la Torre está lleno de indicadores que nos dirigen a toda clase de tiendas y actividades. Por alguna razón, para comenzar la campaña del juego —llamada La Guerra Roja— teníamos que hablar con un personaje llamado Amanda, que vende naves y vehículos. Si no hubiera sido por nuestro experimentado compañero, nunca hubiéramos descubierto esto.

Para un jugador principiante como yo, entrar por primera vez a Destiny 2 fue como ir a un restaurante y descubrir que hay ocho menús diferentes escondidos en todo el lugar. El plato de espagueti está en el menú de bebidas y los postres están repartidos entre los platos fuertes. Aunque tras varias horas de juego ya sabía más o menos a quién visitar para encontrar lo que necesitaba, los menús y la interfaz de usuario son realmente terribles.

Cuando finalmente encontramos la campaña, el menú decía que podíamos jugarla con una escuadra de hasta tres jugadores. Sin embargo, esta se negó a iniciar porque ‘habían demasiadas personas en el equipo’. Tuvimos que pasar dos misiones más, cada uno por su lado, hasta que por fin nos dejó unirnos en una aventura. 

¡Y vaya aventura! Jugar misiones en Destiny 2 me hizo comprender por qué tantas personas se han obsesionado con este título. Es un gran juego con un fantástico diseño de niveles y una inigualable sensación ‘táctil’ de disparar y moverse por los escenarios. Estas son unas de las armas más ‘divertidas de disparar’ que he encontrado en un videojuego.

Lastimosamente, el tormento regresó pronto. Cuando intentamos jugar sin nuestro guía conocedor del juego, simplemente no pudimos avanzar en la campaña. Movernos entre mapas y cartas estelares solo nos confundía más. La pestaña de Aventuras, desde la que podemos rastrear las actividades que queremos hacer, no resultó de ayuda. Terminamos realizando ‘Asaltos’ creyendo que formaban parte de la historia.

La cantidad de modos de juego que tiene Destiny 2 es impresionante. New Light tiene una serie de misiones de introducción que sirven para presentarnos los tipos de actividades principales. Así descubrimos los Asaltos, las misiones de mundo abierto y el Crisol, el cual es un modo jugador contra jugador. Sin embargo, no es claro en explicar las razones por las que querríamos participar de estos modos. Además de divertirnos, claro está.

Hay demasiadas clases de recompensas. Estas pueden ser equipo, modificadores, ‘shaders’, elementos estéticos y objetos que sigo sin saber para qué sirven. Uno de los medios por medio de los cuales se pueden obtener estos botines son los engramas. Si no nos lo hubiera explicado otro jugador, nunca nos hubiéramos enterado cómo funcionan. Lo mismo nos ocurrió con las subclases de personaje, movimientos especiales y niveles de poder.

También descubrí que hay cuatro tipos diferentes de moneda con los que se pueden adquirir toda clase de cosas. El juego no me ha explicado cómo conseguir tres de estas. Asumo que al menos una se compra con dinero real.

Pronto nos vimos llenos de contratos, eventos públicos, asaltos, patrullas, zonas perdidas, misiones y aventuras. Aunque en todas ellas hay que hacer lo mismo —disparar y saltar—, sigo sin tener claro el propósito de cada una. Sé que si sigo jugando, con el tiempo se volverá una segunda naturaleza hacer todo eso. Pero de momento solo sirve para confundirme.

Tengo el mismo problema con la historia del juego. Aparte de las breves exposiciones que se dan en el tutorial y al hablar con los personajes secundarios, no tengo ni la más remota idea de qué está pasando. Entro a un Asalto o acepto una patrulla y comienzan a hablar de facciones, personajes y lugares que no tienen ningún sentido para mí. Mi compañero me recomendó un video en inglés en el que explican toda la mitología de Destiny, pero dura cuatro horas.

Casi todos estos problemas se deben a la necesidad de Bungie de convertir a Destiny 2 en un juego gratuito. Muchos jugadores no quieren más que disparar, conseguir mejor equipo y ver los números de poder y daño aumentar mientras saltan de actividad en actividad. Es un ciclo de juego adictivo, pero que choca de frente contra la rica narrativa de este mundo y la progresión básica que debería seguir un jugador novato.

Buscar información en internet sobre todo esto es un arma de doble filo. Como juego-como-servicio que es, Destiny 2 ha evolucionado mucho en dos años. La información que se encuentra podría pertenecer a iteraciones anteriores del juego y ya no ser válida. Por ejemplo, en muchas guías y videos hablan sobre subir el personaje de nivel. Esto ya no se hace.

A pesar de todo esto, me he divertido mucho jugando con mis amigos. Ya estoy sintiendo las ganas de acumular equipo para volverme más poderoso y participar del contenido de alto nivel. ¡Hasta la Guerra Roja me tiene intrigado y no entiendo la mitad de las cosas que pasan!

No sé quién eres, pero te quiero matar.

En realidad, Destiny 2 es un juego increíble y esa es la razón por la que decidí escribir esta crónica de mis primeras horas en su mundo. Quiero advertirles a los nuevos jugadores que comenzar este título no es nada fácil. Van a pasar muchas horas frustrantes tratando de descubrir cómo funciona todo. Realmente les recomiendo que consigan a alguien que los guíe durante ese tiempo. Verán que todo valdrá la pena cuando entiendan cómo encaja cada pieza del juego y comiencen a sentirse como verdaderos Guardianes.

Mi escuadrón.

Advertisement
Comentarios

3 Comments

  1. Nestor Leon Santibañez

    octubre 24, 2019 en 10:13 am

    Es complicado. Como jugador veterano (pero no bueno) de Destiny le puedo decir que fue entretenido leer su crónica que relata la experiencia de jugar Destiny por primera vez en 2019. Me hizo preguntar ¿Qué es peor: haber sufrido todos los años que le tomó al juego finalmente volverse una experiencia a la que vale la pena volver todas las semanas por su mundo que evoluciona o estar llegando como jugador nuevo a enfrentar la cantidad de sistemas y contenido que ahora tiene sin tener la menor idea? Sea cual sea la respuesta hay algo que es innegable: Destiny 2 es el WoW de los FPS o al menos va para allá a paso acelerado. También les quiero sugerir que aprovechen su alcance como medio digital para formar una comunidad de jugadores de Destiny en Colombia. Hay mucho contenido para el que se requiere llevar un grupo de tres o seis jugadores coordinados y comunicados. Si le interesa jugar, me encuentra en PSN como NeLeon80.

  2. Carlos Silva

    octubre 20, 2019 en 17:59 pm

    Juguemos. Hasta ahora vuelvo al mundo del viajero y la luz.

    • Sir Laguna

      octubre 21, 2019 en 14:36 pm

      ¡De una!

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: