Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Lo que necesitas saber para entender el frame rate

Te explicamos por qué ocurre esa eterna discusión sobre la tasa de cuadros por segundo.

Publicado

en

A lo largo de nuestra carrera como jugadores, tarde o temprano nos hemos tenido que enfrentar a ciertos temas técnicos que no terminamos de comprender del todo, muchos hablan sobre ellos y hasta se arman debates interminables al respecto, como es el caso del frame rate o tasa de fotogramas, un aspecto del cual se desprenden muchas discusiones y que es importante entender a la hora de buscar el mejor rendimiento de un juego en la plataforma de preferencia, tanto para los jugadores como para los desarrolladores.

FPS_2

Comencemos desde las bases para entender todo perfectamente:

¿Qué es el Frame Rate?

La tasa de fotogramas es un término que se maneja tanto en los juegos de video como en el cine y la animación. El video en general consiste en varias imágenes inmóviles capturadas consecutivamente y reproducidas en una rápida sucesión. Para que parezca que se mueven, deben pasar mínimo 24 imágenes o cuadros por segundo, de lo contrario el movimiento se ve poco fluido. Entonces, el frame rate es una medida de frecuencia, cuando hablamos de frames per second (FPS), nos referimos a cuántas veces por segundo se actualiza la pantalla con un nuevo cuadro. Para el cine y el video en general, la tasa normal es de 24 segundos, para los videojuegos es otra historia, lo mínimo son 30 cuadros por segundo, de ahí puede aumentar a 45, 60 y hasta 90. ¿Por qué más cuadros que en el cine? porque los juegos de video son un medio interactivo y al jugarlos estamos pensando en cómo reaccionar a lo que estamos viendo, por lo tanto se necesita que las acciones que realizamos con los controles se sientan inmediatas.

Diferencia de frame rate en la pantalla y en el juego

El frame rate del juego no es el único factor que influye en la experiencia, también está el del monitor o televisor que usamos, éstos han sido estandarizados para refrescarse en múltiplos de 30. Así que incluso cuando programamos nuestro juego para refrescarse a 60 FPS, si nuestro televisor lo hace a 30 HZ lo que vamos a ver es esta última medida. Eso no significa que los desarrolladores pierdan el tiempo al intentar que su juego alcance una medida mayor a los 30 FPS, pues si logran que corra a más del mínimo, por ejemplo 45, cuando haya una disminución en el frame rate será imperceptible para el jugador.

FPS

30 FPS o 60 FPS ¿en realidad importa?

Una de las discusiones en las que más se enfrascan los videojugadores de PC y consolas, es qué tanto importa la cantidad de FPS en un juego. A los jugadores de PC les gusta mucho presumir acerca de la capacidad de sus máquinas de correr los juegos a 60 FPS o más. Pero ¿en realidad importa tanto? Para comenzar, hay que tener en cuenta que para que un juego corra con las especificaciones ideales de 1080 P/60 FPS se necesita un máquina con un software de punta, lo cual es demasiado esfuerzo para una consola o un PC promedio.

La decisión de hacer que un juego tenga o no un frame rate mayor a 30 depende de qué clase de juego sea y qué aspecto del juego están dispuestos a sacrificar los creadores, con tal que la experiencia sea la mejor para el jugador.

Por ejemplo, los juegos de exploración en donde el factor visual juega un rol más importante pueden estar configurados a 30 FPS y su rendimiento no se ve afectado, ya que lo realmente necesario es tener una buena resolución, en cambio en los títulos donde el jugador debe reaccionar más rápidamente como los shooters o juegos de pelea, el frame rate es un factor muy importante, sobre todo si estamos hablando a un nivel competitivo, pues que al tener mayor frame rate pasa mucho menos tiempo desde que el jugador presiona el botón hasta que el personaje realiza la acción.

Sin embargo, tener mayor fluidez puede requerir una disminución en otros aspectos del juego como las gráficas, las físicas o incluso la inteligencia artificial. Esto se debe a que tener el doble de cuadros por segundo significa renderizar el doble de pixeles por segundo, y eso implica mayor demanda en recursos de procesamiento.

Frame rate y realidad virtual

Con el surgimiento de nuevas tecnologías en el mundo del entretenimiento como la realidad virtual, se ha hecho necesario el aumento del estándar en el frame rate. Es posible jugar un título de VR a 60 o incluso 30 cuadros por segundo, no obstante la meta de esta tecnología es proporcionar la sensación de estar presente en el mundo del juego y para eso, el movimiento se debe simular lo mejor posible. Para lograr esto, los dispositivos de HTC y Oculus se refrescan a una tasa de 90 HZ, pero eso no es suficiente, los juegos deben correr a 90 FPS o de lo contrario causan lo que conocemos como «motion sickness» o simplemente náusea. En ese sentido los desarrolladores tienen un gran reto por delante.

En conclusión, se puede disfrutar un juego en 30 FPS sin ningún problema, y hasta con una mejor calidad estética, sin embargo si es posible hacerlo a 60 FPS, siempre será la mejor opción.

 

Fuente: Play in 4K, Gaming Bolt, IGN, Polygon, Extra Credits.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas