Conecta con nosotros

Videojuegos

Los cuatro pecados capitales de DmC: Devil May Cry

Aunque goza de aspectos rescatables e incluso innovadores, DmC: Devil May Cry se ganó el odio de los fanáticos por buenas razones.

Publicado

el

Han pasado exactamente 8 años desde el lanzamiento de DmC: Devil May Cry, el ‘reboot’ de la exitosa franquicia ‘hack and slash’ hecho por Ninja Theory. Mientras algunos la consideran la oveja negra de la franquicia, otros vieron esta entrega como una bocanada de aire fresco. Si bien hay varios aspectos de este título que son rescatables, en esta ocasión hablaremos de las falencias de este juego y cómo influyeron en la pésima recepción por parte de los fanáticos.

Avisamos que este artículo tendrá algunos ‘spoiler’ de la historia del juego y que en ciertas porciones se enfocará en la versión ‘vanilla’ que se lanzó originalmente para Xbox 360 y PlayStation 3. Esto se debe a que algunos problemas fueron solucionados en DmC Devil May Cry: Definitive Edition (2015), relanzamiento para la octava generación de consolas.

¿Qué es Dante? Ninja Theory no lo sabe

Tameem Antoniades, fundador de Ninja Theory, no hizo favores a la imagen de DmC: Devil May Cry.

¿Qué mejor lugar para empezar esta crítica que la polémica previa al lanzamiento del juego? Si hay algo por lo que muchos fanáticos de la franquicia no dieron el beneficio de la duda al nuevo Dante, eso fue la actitud condescendiente de Tameem Antoniades —fundador de Ninja Theory y director de DmC: Devil May Cry— y su explícito antagonismo hacia ellos.

Cabe aclarar que en un principio Capcom ordenó que el Dante del ‘reboot’ fuera diferente al de la saga original. Irónicamente, la compañía obligó a Ninja Theory a introducir elementos familiares a lo largo del desarrollo. Si bien el entrometimiento de Capcom contribuyó a la crisis de identidad del juego, no se puede olvidar que el comprendimiento de lo que hacía atractivo a Dante por parte de Antoniades y su equipo era irrisoriamente erróneo. Esto puede apreciarse en la presentación que hicieron en Game Developers Conference 2013.

DmC Devil May Cry Dante Vergil Ninja Theory
No es un montaje. Esta es la percepción de Ninja Theory de Dante en la saga original de Devil May Cry.

Al diseñar a Dante, Hideki Kamiya quería que fuera genial sin necesidad de que tuviera que fumar, beber o decir groserías. El Dante que vemos en DmC es una completa antítesis de esto, al punto que parece hecho a posta. Sin embargo, la imagen que Ninja Theory tiene de Dante resulta aún más ridícula tras ver su presentación en GDC 2013. Mientras que el protagonista original era comparado con “vaqueros gay” y el Batman de Joel Schumacher, el del ‘reboot’ era comparado con íconos de lo que era «genial». Entre estos se encontraba Andrew Detmer, de Poder sin límites (2012), y Tyler Durden, de El club de la pelea (1999). Lástima que nadie les explicara que el primero es un sociópata y el segundo es una parodia del masculinidad tóxica.

Incluso si el arco de personaje del Dante de DmC goza de algunos aspectos rescatables, la empresa de reinterpretar al personaje estaba destinada al fracaso en manos de Antoniades y Ninja Theory. ¿Cómo pretendían deconstruir y reinterpretar una obra que no comprenden?

Irónicamente, DmC Devil May Cry: Definitive Edition abrazó la popularidad de la saga original con toda una plétora de trajes clásicos. Sin embargo, eso no fue único que cambió.

“Il cipitilismi is mili” o cómo no hacer una crítica social

Copiar a Sobreviven (1988) no te hace instantáneamente una buena crítica al sistema capitalista, DmC.

Si hay un aspecto de DmC: Devil May Cry que fue alabado de forma casi unánime, ese fue su diseño de escenarios. Incluso hoy en día, el Limbo sigue siendo una de las locaciones más memorables y visualmente impresionantes de toda la franquicia por su psicodelia.

Es una lástima que el encanto de estas locaciones se vea diluido por un pretencioso comentario social que resulta tan sutil como una locomotora que lanza fuegos artificiales.

Aunque la crítica al capitalismo resulta pertinente, ya que Mundus controla el sistema que constantemente trata de someter a Dante, termina siendo superficial. No es más que un simpático homenaje a Sobreviven (1988). Más allá de las obvias inspiraciones punk en el diseño de Dante, el protagonista no se opone directamente a lo que representa Mundus. Sus acciones tienen como fin salvar a la humanidad que aprende a apreciar, no modificar o destruir el sistema capitalista. La aparición de mensajes como “La gula es buena” y “El dinero domina todo” a lo largo de los niveles no viene de la mano con una crítica constructiva u original del capitalismo. Solo es ruido visual en una obra que se queda muy corta como comentario social.

¡Deja de hacer combos, Dante!

Cuando llegan enemigos de un color, la travesía de Dante en DmC: Devil May Cry se vuelve monótona…

El sistema de combate de DmC: Devil May Cry es una bolsa mixta. Por un lado, el sistema de armas angelicales y demoniacas otorga al juego una identidad propia. No solo eso, sino que resulta especialmente intuitivo en controles gracias al mapeado de botones. Por otro lado, este sistema terminó siendo un arma de doble filo por culpa de los enemigos de colores.

Cuando hay enemigos de un color específico, los combates pueden volverse monótonos. Al fin y al cabo, solo pueden ser lastimados por armas que correspondan a su color y no proveen un reto mayor. Sin embargo, los problemas comienzan cuando enemigos de dos colores se encuentran en una misma habitación. Es en estas secciones que DmC se vuelve la viva antítesis de la filosofía de diseño que hizo tan popular a la serie Devil May Cry.

…pero es cuando llegan enemigos de dos colores que controlar a Dante se vuelve un martirio en DmC: Devil May Cry. Por fortuna, DmC Devil May Cry: Definitive Edition solucionó eso.

Introducidos en la segunda mitad de DmC —o antes en dificultades superiores a Normal—, los enemigos de colores detienen el combate y limitan la libertad de los jugadores. ¿Qué pasa cuando los ataques de Dante alcanzan a un enemigo de color diferente? No solo rebotarán al impactar, sino que se reiniciará el contador de combos y el protagonista quedará a merced de los oponentes. Si bien esto puede manejarse cuando hay enemigos de un solo color, se vuelve un martirio cuando enemigos de dos colores se superponen y hacen imposible hacer combos.

Ahora, cabe aclarar que esta mecánica fue completamente modificada en DmC Devil May Cry: Definitive Edition para que los ataques con armas de un color diferente solo causen menos daño a los enemigos incorrectos. Para que no digan que Ninja Theory no hizo algo bueno.

La caída de Vergil

DmC Devil May Cry Dante Vergil Ninja Theory
¿Quién hubiera pensado que el Vergil original sería más profundo que el de DmC: Devil May Cry?

Oh, ¿creían que Dante fue el único que salió mal parado en el ‘reboot’ de Devil May Cry?

Si bien la imagen que Ninja Theory tiene de Dante resulta extraña —y eso es quedarse corto—, el protagonista de DmC parcialmente se redime al tener un arco de personaje en el que descubre a apreciar la humanidad. Al final del día, es un personaje con sus propias fortalezas. Desafortunadamente, su hermano no queda tan bien parado al lado de su contraparte original.

En DmC, Vergil es introducido como líder de La Orden y el cerebro de la operación para derrotar a Mundus. Él mismo revela que necesita el poder de Dante para llevar a cabo su plan. Desde el principio, resulta claro que los hermanos no son iguales en lo que respecta a fuerza. Esto resulta interesante, ya que altera la dinámica que tienen en la saga original. Sin embargo, Ninja Theory tira esta dinámica a la basura para hacer espacio a un forzado combate final. Ahora, es posible que esto haya sido causado por el entrometimiento de Capcom.

No se preocupen, Dante y Kat también quedaron confundidos ante el súbito cambio de Vergil al final de DmC: Devil May Cry. Al fin y al cabo, el juego no podía quedarse sin su batalla final fratricida.

Dejando de lado que la dinámica de poder entre los hermanos no se presta para un combate a lo Devil May Cry 3, la justificación de Vergil para querer tomar el lugar de Mundus aparece de la nada y resulta confusa incluso con el contexto de La caída de Vergil. Lo más cercano a una pista que reciben los jugadores es cuando el demonio Phineas señala a Dante la inevitabilidad de que alguien sustituya a Mundus. Aun así, las motivaciones de Vergil no son claras.

Al lado de su contraparte original, el Vergil de DmC: Devil May Cry termina siendo un personaje plano, poco memorable y un terrible antagonista para el Dante del ‘reboot’.

¿Hay otras cosas que detestan de DmC: Devil May Cry? ¿Defienden alguno de los aspectos criticados en este artículo? ¿Prefieren el ‘reboot’ a la saga original de Capcom? ¡En ese caso, no olviden compartir sus opiniones en los comentarios!

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas