Síguenos en nuestras redes
Manifold Garden Manifold Garden

Videojuegos

Manifold Garden – Reseña

Relájense y déjense llevar por este mundo de estructuras imposibles.

Publicado

en

Los juegos de rompecabezas en 3D siempre han ofrecido algo más allá de reventarse la cabeza buscando una solución. Desde los tranquilos y enigmáticos paisajes de Myst, hasta la compleja estructura de The Talos Principle, este género nos da una experiencia que se eleva por encima de una trama, gráficas despampanantes o la brutalidad de un multijugador.

Durante la pasada década, una división de los juegos de rompecabezas tomó al mundo de sorpresa y puso a las personas a pensar de otra forma: los juegos no euclidianos. Juegos que rompen las reglas de un espacio perfectamente normal y geométrico, que dieron una visión radical de cómo había que desafiar al jugador.

Entre títulos prominentes como Portal, Antechamber y el más reciente Superliminal, un desarrollador llamado William Chyr quiso crear un mundo infinito inspirado en la geometría imposible del diseñador abstracto Maurits Cornelis Escher (M.C. para los amigos) y lo llamó Manifold Garden.

Chyr invirtió siete años de su vida en crear este juego lleno de acertijos en el que la perspectiva y la gravedad son los elementos principales para avanzar en esta dimensión minimalista que tiene mucho por mostrar.

La llegada a este jardín matemático es tan dura como cuando vinimos al mundo. Desorientados y rodeados de estructuras que no conocemos, el juego nos conduce amablemente por las mecánicas de juego describiendo lo que podemos hacer. Podemos caminar, mirar, correr y agarrar objetos.

Manifold Garden

Después de esta breve infancia pasamos directamente a la adolescencia del aprendizaje, Manifold Garden nos enseña que podemos cambiar la perspectiva y permitirnos “caminar sobre las paredes”. Con acercarse a una pared y presionar un gatillo del control, estaremos caminando sobre una nueva superficie y con otra forma de explorar este aparentemente inerte mundo.

La gran mayoría de acertijos ponen al jugador a ubicar un cubo en el espacio indicado, para abrir una puerta que los llevará al siguiente nivel. Curiosamente, en unos niveles los bloques de acertijo crecen en una especie de árbol hecho de figuras rectangulares. Algunos de estos retos mentales implican un salto de fe literal.

Manifold Garden

En un mundo sin arriba o abajo, el usuario simplemente puede dejarse caer mientras escucha el sonido del viento en el vacío. Claro que con cada nivel avanzado, mayor complejidad en los acertijos. Es fácil verse intimidado por las imposibles estructuras, pero con el tiempo, los momentos “eureka” comienzan a fluir.

Aunque Manifold Garden no tiene a alguien que narre una historia, espera a que nosotros podamos interpretar los hechos que suceden en este mundo. A medida que nos adentramos en las puertas de estos palacios mentales, irán apareciendo más figuras ruidosas que darán un poco más de vida y color al espacio, hasta encontrar el secreto del jardín.

Probablemente lo que hace tan inadvertidamente atractivo a este juego es que, con cada acertijo resuelto, las ganas de llegar a la puerta para afrontar el siguiente son muy grandes.

En su presentación minimalista, Manifold Garden se muestra magistral en su diseño y ambientación abstracta. Es fácil desviarse por un momento y perderse infinitamente en estas construcciones escherianas para olvidar un poco lo que sucede afuera.

Pero es en los momentos de transición hacia otras áreas donde se puede ver el despliegue visual de Manifold Garden. Explosiones de formas geométricas y colores se combinan con efectos de luz para un festival digno de presenciar sin parpadear. Claro está, tantos elementos mostrados en pantalla pueden reducir brevemente la fluidez de movimiento.

Sin embargo, el tiempo de juego se presta justo para lo que Manifold Garden puede ofrecer. Con un poco de habilidad y razonamiento abstracto, el título da para un promedio de cuatro a cinco horas. Es lo ideal para adentrarse en esta dimensión y no terminar con el cerebro derretido.

El sonido y ambientación musical son tranquilos, con una tonada que se escucha en múltiples álbumes de meditación y concentración ‘New Age’. Son un pequeño aliciente para esos momentos en silencio en los que solo se pueden escuchar los pasos del personaje y los beeps de las acciones.

Manifold Garden
8.2/10 Nota
Lo que nos gustó
-Estructuras geométricamente preciosas.
-Un tiempo de juego justo para no agotar.
-Música relajante y bien ambientada.
Lo que no nos gustó
-La mecánica de acertijos puede ponerse repetitiva.
-Tantos elementos visuales pueden ralentizar el juego.
En resumen
Manifold Garden es uno de esos juegos que sirve como escape perfecto para unas cuantas horas por fuera del caos de la rutina. Aunque se muestren intimidantes, los acertijos del juego no causan molestia ni estrés por no tener la respuesta inmediata, pero su mecánica puede llegar a ser repetitiva. El cambio de perspectiva enseña lo que se puede lograr con una vista diferente de las cosas y alcanzar esa esperada epifanía para resolver el rompecabezas. Su tiempo de juego es justo para una buena sesión de ejercicio mental.

Reseña hecha con una copia digital de Manifold Garden para PlayStation 4 brindada por William Chyr Studio.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas