Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Máxima Agresión: mi problema con el modo historia de Mortal Kombat 11

¿Cómo llegamos de la excelente historia de Mortal Kombat (2011) a… esta decepción? Antes eras chévere, NetherRealm Studios.

Publicado

en

Mortal Kombat 11 tiene muchas cosas a su favor. A nivel de presentación, es uno de los juegos más impresionantes de la actual generación. Incluso si su sistema de combate no ha sido del agrado de todos, la capacidad de personalizar las habilidades y la apariencia de los personajes ha sido una de sus novedades más celebradas. No menos importante, sobre todo en tiempos del COVID-19, es uno de los pocos títulos de pelea que tiene un buen multijugador en línea.

Sin embargo, no estamos aquí para hablar de las fortalezas de Mortal Kombat 11. En esta ocasión, vamos a analizar uno de los aspectos más decepcionantes de este título: su modo historia. ¿Qué mejor tema para dar inicio a Máxima Agresión, una nueva sección en la que los redactores de GamerFocus darán rienda suelta a su odio hacia un juego o aspecto específico?

Sin más preámbulos, comencemos.

Espera… ¿por qué quieres reiniciar el tiempo?

La trama de Mortal Kombat 11 comienza poco después de la derrota de Shinnok en la anterior entrega. A pesar de ser prisionero de Raiden, el dios antiguo caído se ríe en la cara del protector de la Tierra. Al fin y al cabo, ¿qué es lo peor que podría hacerle? Es inmortal.

Sin embargo, Raiden no es el mismo de siempre. Tras absorber la corrupción de Shinnok para purificar el Jinsei, se ha vuelto más despiadado. Ya no se limitará a proteger la Tierra, sino que buscará y eliminará a aquellos que la amenacen. Como prueba de que no está bromeando, decapita a Shinnok y presenta su cabeza a los nuevos gobernantes del Inframundo.

No obstante, las acciones de Raiden tienen un efecto inesperado. Kronika, arquitecta del tiempo y madre de Shinnok, ve que se ha roto el balance entre la luz y la oscuridad. Ergo, decide que es hora de reiniciar el tiempo para crear una línea de tiempo perfecta.

Pregunta: ¿de qué trata esa «línea de tiempo perfecta» de la que habla Kronika? Ni ella ni el material complementario al juego responde esta pregunta. Lo más cercano que se ofrece a una justificación es que la decapitación de Shinnok impide que su oscuridad entre en conflicto con la luz de Cetrion. Sin embargo, esta explicación resulta fortuita teniendo en cuenta que Cetrion es inexistente en la línea de tiempo original. ¿Por qué la decapitación de Shinnok debería ser tratada diferente a su eterno cautiverio en el amuleto o el Inframundo? ¿Por qué actuar en esta línea de tiempo actual y no en la original, en la que Shinnok fue asesinado?

Kronika insiste en que todo forma parte de un gran plan, pero nunca se molesta en explicar cuál es su visión de una línea de tiempo perfecta y las consecuencias de la “ausencia” de Shinnok. Incluso si está sirviendo a un propósito divino, es claro que su deseo de resetear el tiempo es un capricho. Desafortunadamente, nunca sabremos en qué consiste dicho capricho.

Kronika bien podría haber dicho «quiero reiniciar el tiempo porque NetherRealm Studios no sabe cómo avanzar la historia de Mortal Kombat con los personajes actuales».

El potencial desperdiciado de Raiden

Una de las razones por las que Mortal Kombat 11 era tan anticipado era la conclusión del juego pasado. Como se mencionó, Raiden cambió tras absorber la corrupción del Jinsei y la escena final de Mortal Kombat X dejaba claro que era una bomba de tiempo esperando a explotar.

¿Cómo aprovecharía NetherRealm este cambio? ¿Acaso haría un paralelo entre la figura trágica de Raiden en Mortal Kombat (2011), que hizo su mejor esfuerzo con la información mínima que tenía, y un dios despiadado, dispuesto a defender la Tierra a costa de las vidas de sus habitantes? ¿Pondría a la nueva generación de kombatientes en contra de Raiden en un agridulce conflicto en el que la única solución es acabar con el antiguo protector de la Tierra?

Espera, ¿el Raiden corrompido solo sirve para “justificar” la aparición de Kronika y desaparece de la historia después de media hora? Oh, vaya… Eso sí que es decepcionante.

Muy bien, ¿quién es la estrella de este espectáculo?

Mortal Kombat 11

Desde Mortal Kombat (2011), NetherRealm ha tenido una forma particular de contar las historias de sus juegos. La trama se divide en múltiples episodios, cada uno de los cuales permite controlar a un personaje particular. Esto no solo permite que los jugadores se familiaricen con el elenco jugable, sino que le concede más dinamismo a la historia.

A pesar de lo anterior, Mortal Kombat y su secuela cuentan con protagonistas bien definidos. Mientras que Raiden es el protagonista del primero, Mortal Kombat X es encabezado por la nueva generación: Cassie Cage, Jackie Briggs, Takeda Takahashi y Kung Jin.

Mortal Kombat 11 no tiene un protagonista claro. La primera media hora lleva a pensar que Cassie es la protagonista, pero termina siendo irrelevante durante el resto del juego. La mayor parte del tiempo, la trama no tiene idea en cuál personaje enfocarse. No es hasta la última media hora que la historia vuelve a reclamar un protagonista en la forma de Liu Kang.

No es algo que impida disfrutar la historia, pero sigue siendo decepcionante.

Una guía de cómo no hacer ‘Power Escaling

Mortal Kombat 11

Cabe aclarar que este no es un pecado particular de Mortal Kombat 11. El problema con el ‘Power Escaling’ —método para determinar el poder de un personaje al compararlo con otros— está presente desde Mortal Kombat (2011). En ese juego, Stryker —un policía común y corriente— derrota a Ermac: responsable de dejar a Jax sin brazos. Mortal Kombat X es incluso más ridículo: Kung Jin somete fácilmente a Kotal Kahn, emperador del Mundo Exterior, y Jax derrota a Sindel, que acabó con casi todos los guerreros de la Tierra en Mortal Kombat.

A pesar de que Mortal Kombat 11 no presenta tantos casos como este, aun así se las arregla para llegar a los niveles de ridiculez de su predecesor. Si bien hay varios casos para elegir, el más representativo tiene que ser la derrota de Shao Kahn a manos de Kitana.

Shao Kahn, el villano que sobrevivió a una herida mortal de Liu Kang y que solo pudo ser derrotado con el poder de los dioses antiguos, muere por un corte en la cara. Ver para creer.

Si yo caigo, tú caerás conmigo

¿Saben? Normalmente sería capaz de tolerar todas las falencias mencionadas. Sin embargo, la gota que derramó el vaso fue la forma en que conectaron a Kronika con la historia de Mortal Kombat (2011) y cómo esto arruina completamente la historia del querido ‘reboot’.

Mortal Kombat es una tragedia. La historia de un buen individuo que trata de proteger la Tierra, pero se equivoca una y otra vez. Lo triste es que sus errores no se deben a su propia incompetencia, sino a la falta de información. Desafortunadamente, sus equivocaciones terminan poniéndolo en contra de su alumno Liu Kang. Iracundo —¿Cómo no va a estarlo? Sus amigos están muertos por culpa de su maestro—, Liu Kang enfrenta a Raiden y muere.

Bueno, Mortal Kombat 11 toma esta excelente historia y la convierte en basura determinista. ¿El combate entre Liu Kang y Raiden? Predestinado. De hecho, parece ser la norma en toda línea de tiempo de Mortal Kombat. No importaba si Raiden tomaba una decisión buena o mala, terminaría enfrentándose a su alumno porque… ¿así lo requiere el gran plan de Kronika?

Todo esto… para absolutamente nada

Arruinar la historia de Mortal Kombat (2011) no era suficiente. Tampoco bastaba con dar un final decepcionante. Después de esta faena, repleta de decepciones y decisiones ridículas, solo había una forma de concluir la historia de Mortal Kombat 11: haciendo que nada de lo ocurrido durante las últimas tres horas tuviera relevancia. ¿Tres horas? Perdón, quise decir ocho años.

Tan solo tomó ocho años para que NetherRealm reiniciara una vez más Mortal Kombat. ¿Acaso la historia se repetirá nuevamente en la próxima entrega? ¿O existe la posibilidad de que el estudio dé un giro de 180° al universo de Mortal Kombat? Por el momento no puedo responder eso, pero ahora sé que debo mantener mis expectativa bajas para la próxima entrega.

Mortal Kombat 11 está disponible para PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC. De no haber leído nuestra reseña del juego, recomendamos seguir este enlace.

Publicidad
Comentarios

2 Comments

  1. Mauricio

    mayo 21, 2020 en 18:13 pm

    Muy buen artículo, estoy totalmente de acuerdo. Por mi parte la historia MK9 o MK 2011 o como quieras llamarle en el principio estaba buena, pero llegó el momento en que Sindel mata a todos y allí la trama de esta segunda linea temporal comenzó a irse al «carajo» porque fue como una estúpida justificación para que Cage y Sonya quedasen juntos como los últimos guerreros sobrevivientes de la tierra. Sindel mató a un Jax con brazos biónicos, a las edenias que durante siglos han combatido y asesinado, a 2 policías de la Swat a un Sub-Zero transformado en metal y no pudo con un simple actor y una fémina de menor cargo que el primero mencionado. Eso para mi fue sola y únicamente para que la rubia no le quedara de otra que casarse con Cage porque si hubiera al menos 1 luchador terrestre sobreviviente (Sin contar a Raiden) fuera como fuera Sonya lo preferiría a él antes que a Johnny por eso, no debemos dejar a nadie vivo para que nuestra milf soldado se calentase con el castaño de lentes oscuros y procreacen a una nena que «Gracias al amor de padre/hija» eliminara a un poderoso dios antiguo y teniendo la forma de «corrupted» que lo hace aún más fuerte de lo que es.

    • Mateo Riveros

      mayo 22, 2020 en 0:09 am

      En lo personal no me molesta tanto el que Johnny y Sonya fueran los únicos supervivientes. Sin embargo, tal como mencionas, la única razón por la que los mantuvieron vivos fue para que eventualmente terminaran juntos. Aun así, no me quejo: me gusta la relación padre-hija entre Johnny y Cassie.

Deja tu comentario

Además no te pierdas

A %d blogueros les gusta esto: