Connect with us

Videojuegos

Metal Gear Survive – Reseña

Sin Big Boss o Solid Snake, Metal Gear Survive requiere de otro protagonista. ¿Quién más indicado que el jugador?

Publicado

en

Hideo Kojima es un icono de la industria de los videojuegos y por muy buenas razones. Si bien su carrera se remonta a 1986, Metal Gear fue la franquicia que lo impulsó a la fama. Esta no solo fue responsable de popularizar (más no crear) el subgénero de sigilo, sino que —a partir de Metal Gear Solid (1998), cabe aclarar— siguió demostrando el potencial cinematográfico de los videojuegos. Por esta razón no extraña que muchos fanáticos se apresuraran a declarar que la franquicia moriría tras la partida de Kojima de Konami a finales de 2015. Sin embargo, ese no sería el caso y el motivo se debe a la forma en la que funciona la industria de los videojuegos.

A pesar de que Hideo Kojima es el creador de Metal Gear, no es su propietario: Konami lo es. Ante este hecho, no debió sorprender que la compañía japonesa anunciara en Gamescom 2016 un spin-off: Metal Gear Survive. Este título sirvió como una declaración del poder de la propiedad intelectual y dio a conocer que el juego dejaría de lado el sigilo como mecánica principal para enfocarse en la supervivencia.

Por supuesto, este no es el primer spin-off de la franquicia. De hecho, hay varios que son reconocidos por mérito propio incluso cuando no contaron con la dirección de Kojima. Sin embargo, la mencionada renuncia del director y demás decisiones tomadas por Konami han contribuido al mal recibimiento que ha tenido Metal Gear Survive. ¿Pero existe la posibilidad de que este juego pueda brillar por luz propia? ¿O las hordas de fanáticos se encargarán de enterrarlo bajo el legado de Kojima?

¿Por dónde comenzar esta reseña? Pues desde lo más evidente, la relación de Metal Gear Survive con los anteriores dos juegos dirigidos por Kojima. Y cabe señalar que esta no es exclusivamente argumental. Hablando de la trama, esta se ambienta justo después del ataque de XOF contra la Mother Base. Para aquellos que no sepan o recuerden, este evento ocurrió al final de Ground Zeroes. El jugador se pone en los zapatos de uno de los soldados de Big Boss —cuyo sexo y rostro pueden personalizarse—, que aparentemente no sobrevive después de casi ser tragado por un agujero de gusano (¿?) que se abrió sobre la base.

Por supuesto, esta no es la historia oficial. El protagonista en realidad es reanimado por un individuo identificado como Goodluck, un miembro de la organización Wardenclyffe. ¿Su objetivo? Enviarlo a Dite, la dimensión que se halla detrás de los agujeros de gusano, para recuperar información recolectada por el equipo de investigación conocido como los Cuerpos de Caronte, rescatar supervivientes y obtener energía Kuban. ¿Por qué es tan importante esta última? Pues porque permite abrir y cerrar esos portales, los cuales han causado que las criaturas zombificadas conocidas como Errantes comiencen a abrirse paso a la realidad.

Metal Gear Survive es el primer juego de la franquicia que se separa completamente del drama político que caracteriza a las anteriores entregas. Esto en sí no es algo negativo. El verdadero problema es que no hace algo significativo con su ambientación o con sus personajes, los cuales son dolorosamente planos y no juegan un papel importante en la trama. Esta únicamente sirve para trazar una lista de objetivos para el jugador. Y como si eso no fuera suficiente, la trama resulta bastante pretenciosa por sus constantes referencias a La Divina Comedia.

Metal Gear Survive

Como se mencionó, la historia no es lo único que tiene una conexión con Ground Zeroes y The Phantom Pain. Al fin y al cabo, Metal Gear Survive reutiliza múltiples assets de estos juegos. Estos no solo incluyen escenarios y otros elementos estéticos, sino la mayoría de mecánicas básicas. Aunque esto entendiblemente puede llevar a pensar que Konami optó por la alternativa más barata durante el desarrollo, la verdad es que este spin-off aprovecha mejor dichos assets que los títulos mencionados. ¿A qué se debe esto? Pues al énfasis en la exploración y recolección de recursos.

Si bien Dite es muy similar al mapa de Afganistán en The Phantom Pain, su amplia extensión tiene un verdadero propósito dentro de la jugabilidad. Cuando el juego comienza propiamente, lo primero que el jugador evidenciará son los medidores de sed y hambre. Estos determinan respectivamente la resistencia y vida máximas, las cuales estarán en constante declive. Si cualquiera de estos llega a cero, el protagonista morirá. Por supuesto, la única forma de saciar estas necesidades es con comida y bebida. Estas dos cosas no solo son escasas, sino que deben ser tratadas adecuadamente para no causar enfermedades. En resumen, el jugador tendrá la constante necesidad de salir a explorar para encontrar alimento y materiales que ayudarán a hacer los viajes más tolerables. Las primeras horas resultarán opresivas para aquellos que no tengan experiencia con los títulos de supervivencia.

Por fortuna, como es costumbre en el género, la dificultad va reduciéndose a medida que el jugador adquiere hábitos y adquiere nuevas fuentes de alimento —campos de vegetales, criaderos de animales y purificadores de agua, entre otras cosas— que permitirán que su base sea autosostenible. Esto también aplica al sistema de combate, el cual abandona el combate cuerpo a cuerpo o CQC para centrarse más en la creación de armas como lanzas, arcos, hachas y mucho más.

Metal Gear Survive

Estas serán necesarias para hacer frente a los Errantes que deambulan por Dite, los cuales también son un recurso importante. Esto se debe a que contienen la ya mencionada energía Kuban, que servirá como moneda in-game y experiencia. Por ende, el acabar con Errantes permitirá adquirir nuevas habilidades y posibilitará tener siempre a la mano herramientas ofensivas y defensivas que harán de las exploraciones mucho menos tediosas. Estas herramientas también servirán en ciertos combates en los que el jugador deberá defender un punto de interés de hordas de muertos vivientes. Justo por ello es recomendable prepararse antes de salir de la base.

Hace poco se habló de la base del protagonista, que servirá para almacenar todos los objetos recolectados/creados y elaborar nuevos. Aunque normalmente estará a salvo, habrá ocasiones en las que tendrá que ser defendida de hordas de Errantes. Por fortuna, el jugador podrá fortalecerla con múltiples estructuras defensivas. Los NPC que se rescaten también ayudarán a defenderla y administrarla. A partir de cierto punto de la historia, podrán participar en exploraciones. Dentro de la base también podrán aceptarse misiones diarias, semanales y especiales que ofrecen más incentivos para explorar Dite y recompensan con materiales y otros ítems.

Todo lo mencionado se desarrolla dentro del modo individual, pero lo conseguido allí tiene una gran importancia en el multijugador. Este consiste básicamente en misiones cooperativas en las que cuatro jugadores deben defender un punto de interés de hordas de Errantes. Aunque un tanto básico en ejecución, ya que no agrega mecánicas nuevas, resulta entretenido gracias a la variedad de misiones —las fáciles estarán disponibles a partir de cierto punto de la historia y las normales, a partir del nivel 25— y la estabilidad de los servidores. Adicionalmente, concede un gran número de recompensas que pueden utilizarse en el modo individual. Si hubiera que señalar una verdadera falencia, sería que el emparejamiento puede ser un tanto lento.

Metal Gear Survive
7/10 Nota
Lo que nos gustó
- Es un entretenido juego de supervivencia. Exigente durante las primeras horas, pero adictivo.
- Corrige falencias de Metal Gear Solid V, sobre todo alrededor del diseño de escenarios.
- El modo multijugador y el individual se complementan bien.
Lo que no nos gustó
- Una historia pobre con personajes planos y que desesperadamente trata de imitar a las anteriores entregas.
- Microtransacciones en lugares donde no deberían estar.
- Buscar recursos todo el tiempo puede volverse repetitivo.
En resumen
¿Metal Gear Survive es un buen Metal Gear? No. Su abandono del drama político y pobre historia en general hará que los fanáticos de la franquicia quieran jugar otra entrega con más 'substancia' narrativa. Esto no significa que sea un mal juego. A pesar de ciertas decisiones cuestionables de Konami, encabezadas por las microtransacciones, Metal Gear Survive irónicamente se alza como un entretenido título de supervivencia. Aunque consiste en un remedo de elementos presentes en otros juegos, estos son empleados de tal forma que la jugabilidad resulta cautivante y retadora al mismo tiempo.

Reseña hecha con una copia digital de Metal Gear Survive para PlayStation 4 brindada por Konami.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas