Síguenos en nuestras redes
Minoria reseña GamerFocus Minoria reseña GamerFocus

Videojuegos

Minoria – Reseña

Un ‘metroidvania’ para cazar brujas en nombre de la iglesia, ¿pero en verdad merecen ser exterminadas?

Publicado

en

¿Están familiarizados con la saga Momodora? Esta tetralogía de juegos independientes, desarrollados por rdein del estudio Bombservice, se han convertido en obras de culto para un grupo de fanáticos que se han enamorado de su jugabilidad plataformera y el bello arte en pixeles, que imita el estilo anime.

Ahora, sus creadores consideraron que es hora de evolucionar. Buscando dar un paso más allá, le han dado vida a un juego llamado Minoria. Esta es una ‘secuela espiritual’ de la saga que experimenta con un nuevo estilo visual y se desarrolla en un nuevo universo.

Minoria es un ‘metroidvania’. Ya saben, esos juegos inspirados en Metroid y Castlevania que tienen un solo mapa interconectado. Sin embargo, este género se ha vuelto demasiado común en el mundo de los juegos ‘indies’. ¿Tiene este título lo necesario para resaltar en un mercado que se encuentra cada vez más saturado?

Lo primero que se aprecia al encontrarnos con este juego son sus bellos diseños de personajes. Las protagonistas —casi todas mujeres— tienen un marcado estilo ‘anime’, pero se diferencian bastante de lo visto en Momodora gracias a que el estudio abandonó los gráficos en 2D en favor de estilizados modelos tridimensionales que recorren un mundo bidimensional.

Los personajes lucen como muñecas de porcelana que contrastan enormemente con la crueldad y violencia del mundo que habitan. Este es un elemento muy común del ‘anime’, pero sigue usándose mucho. Las protagonistas son la hermana Semilla y la hermana Fran, un par de monjas en una misión de la Iglesia para rescatar a las princesas de un reino que ha caído bajo el poder de brujas herejes.

Los escenarios que recorremos están llenos de compañeras monjas y caballeros que cayeron en batalla, a veces de forma bastante sangrienta. Es casi una pequeña bendición que el diseño visual de estos lugares no sea muy detallado, pues el ambiente ya es bastante macabro así como está.

Minoria reseña

Ya que hablamos de los escenarios, debemos decir que este es uno de los puntos débiles de Minoria. Solo recorremos cinco áreas —una catedral, los jardines, una prisión, un castillo y un bosque encantado— y no son muy llamativos visualmente. De hecho, resultan un poco repetitivos. 

Afortunadamente, los escenarios sí funcionan muy bien en temas de jugabilidad. El mapa único está diseñado a la perfección, con una ruta principal que conecta todas las áreas y multitud de desvíos en los que encontramos las llaves y habilidades que nos permiten continuar con nuestra aventura.

Incluso si creemos que nos hemos alejado mucho de la ruta principal, podemos encontrar de nuevo nuestro camino si seguimos adelante. Se nota que el diseñador sabía bien lo que hacía a la hora de poner cada habitación y obstáculo a superar. Muchos ‘metroidvania’ de mayor perfil podrían aprender mucho observando este juego.

Eso sí, lo ayuda bastante el ser juego corto. Podemos ver el final dentro de cinco o seis horas. También podemos intentar de nuevo la aventura en el modo ‘Juego Nuevo+’ para encontrar un segundo final y un jefe secreto, pero no ofrece muchas novedades. De hecho, Minoria no nos pide muy a menudo que regresemos sobre nuestros pasos.

Podemos hacerlo para encontrar algunos secretos, pero la ruta hacia nuestro destino es bastante directa. Esto puede resultar algo decepcionante para los amantes de la estructura habitual de los ‘metroidvania’, pero encantará a quienes no son fanáticos de tener que volver a recorrer sus pasos.

Minoria crítica

Hablando de decepciones, la historia y el mundo de este título no alcanzan su verdadero potencial. Esta trama de fe contra magia inicialmente promete mucho. Deja ver que todos sus personajes, tanto heroínas como villanas, tienen una moralidad gris con la que deben lidiar.

Sin embargo, no pasa mucho tiempo antes que se revele un predecible giro en la trama. La poca ambigüedad con la que se maneja este tema y lo poco que se desarrolla a lo largo del juego hace que la historia termine siendo una mera decoración para la jugabilidad.

El mejor ejemplo de esto es la hermana Fran. Se supone que ella está todo el tiempo con la hermana Semilla, el personaje que controlamos. Sin embargo, su presencia apenas se nota y termina convertida en un simple recurso de exposición en una trama que resulta completamente obvia.

Los personajes que encontramos en Minoria hablan sobre la maldad de las brujas o de la iglesia, pero apenas tienen trascendencia alguna. Es una lástima, pues se queda en lo básico cuando hubiera podido ser una interesante crítica al fanatismo mediante la fe. El simbolismo detrás de la figura de las brujas en los videojuegos ya lo analizamos en nuestro ‘A Fondo’ de Bayonetta.

Contamos con una buena cantidad de movimientos tanto ofensivos como defensivos. Los combos son muy satisfactorios y podemos encontrar una gran cantidad de magias (Inciensos) con efectos variados que pueden curarnos, atacar a distancia, aumentar nuestra fuerza, etc. También contamos con un ‘parry’ que permite contraatacar, causando mucho daño si calculamos bien el momento de bloquear un ataque. Este movimiento y la esquiva le dan un poco de sabor a Dark Souls.

Minoria juego

Inicialmente, parece un juego bastante difícil. Los enemigos y jefes pueden agotar nuestra salud con un par de ataques. Pero no es complicado descubrir un buen ritmo de espadazos y bloqueos que nos permitan superar los combates sin sufrir mucho. De hecho, es posible abusar de los ‘parries’ y no hay penalizaciones por cambiar los inciensos equipados, lo que ayuda bastante.

Agotar un Incienso para luego entrar al menú, cambiarlo, agotar ese también y repetir el proceso puede resultar algo aburrido, pero es una táctica ganadora.

Parece que, por cada cosa buena que queremos decir sobre Minoria, también hay una contraparte negativa. Eso no significa que sea un juego mediocre, pues sí logra resaltar por su mapeado, diseño de personajes y algunos elementos jugables, pero tiene demasiados aspectos negativos que no lo dejan convertirse en un clásico del género.

Minoria
6.9/10 Nota
Lo que nos gustó
-El mapeado está muy bien diseñado.
-Arte estilo 'anime' de los personajes.
-Una banda sonora bella y melancólica.
-Está traducido al español.
Lo que no nos gustó
-Sistema de combate poco equilibrado.
-La historia no aprovecha su potencial.
-Áreas visualmente poco atractivas.
En resumen
Aunque los fanáticos de los 'metroidvania' van a pasar un muy buen rato con Minoria, la verdad es que este juego tiene un potencial que no aprovecha bien. Tiene muy buenas ideas respecto a la jugabilidad como a la narrativa, pero se quedan eso eso, ideas. El combate está mal equilibrado, permitiendo abusar de sistemas como el parry y los múltiples Inciensos, mientras que la historia queda como simple decoración que no saca ventaja de los profundos temas que toca.

Reseña hecha con una copia digital de Minoria para PlayStation 4 brindada por Dangen Entertainment.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas