Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Mortal Kombat 11: Aftermath – Impresiones

Para reiniciar la línea temporal, Liu Kang tendrá que depender de un inesperado aliado para recuperar la corona de Kronika.

Publicado

en

Tanto jugadores casuales como fanáticos de la serie de peleas fueron tomados por sorpresa por el anuncio de Mortal Kombat 11: Aftermath. ¿Cómo no iban a estarlo? Desde el lanzamiento de Mortal Kombat (2011), todos los DLC para los juegos de la serie y la saga Injustice habían consistido en nuevos personajes jugables y trajes. Sería la primera vez que NetherRealm Studios haría una expansión para la historia de uno de sus juegos. No menos importante, el final de Mortal Kombat 11 planteaba un final claro y la promesa de un nuevo inicio.

¿Qué necesidad había de continuar la historia de Mortal Kombat 11?

Frente a esa pregunta, el anuncio del DLC supuso emociones encontradas. Existía la posibilidad de que solucionara mis múltiples problemas con la historia de Mortal Kombat 11, aunque bien podía empeorarlos. Solo había una forma de comprobarlo.

Mortal Kombat 11: Aftermath comienza justo después de la derrota de Kronika a manos de Liu Kang, ahora dios del fuego y el trueno. Justo antes de disponerse a reiniciar el tiempo con el reloj de arena de la titanide, Liu Kang es detenido por nada más ni menos que Shang Tsung. Acompañado de Fujin y Nightwolf, el hechicero revela que Liu Kang no puede reiniciar el tiempo sin la corona de Kronika. Ya que esta fue destruida en el kombate final, no hay más opción que viajar al pasado para recuperarla antes de que caiga en manos de la titanide.

A pesar de que ninguno de los kombatientes confía realmente en el hechicero, Liu Kang accede a dejar que él sea el responsable de recuperar la corona y brindársela. Por supuesto, para no dejar que Shang Tsung camine a sus hanchas, comanda a Fujin y Nightwolf a que lo vigilen. La formación de esta tríada protagonista y la dinámica entre sus miembros son la principal fortaleza de la historia de Aftermath sobre la del juego base. Sin embargo, resulta necesario destacar la interpretación de Cary‑Hiroyuki Tagawa como Shang Tsung, cargada de malicia y sarcasmo. También hay que reconocer la labor de doblaje de Galo Balcázar en la versión latina.

Mortal Kombat 11: Aftermath

Otra gran fortaleza de Aftermath son las coreografías vistas en sus escenas de video, las cuales resultan incluso más elaboradas que las del juego base. Tampoco puede ignorarse el retorno de queridos personajes y sus interacciones, que dejarán satisfechos a los amantes del ‘fan-service’. Desafortunadamente, hasta aquí llegan los aspectos positivos de la trama.

La historia de Aftermath no solo no soluciona la mayoría de los problemas del juego base —aunque tiene un elenco de protagonistas más definido e interesante, el terrible ‘Power Escaling’ sigue estando presente—, sino que agrega algunos completamente nuevos. Los más destacados involucran cambios fundamentales en la mitología de Mortal Kombat, sobre todo alrededor de tres personajes: Sindel, Quan Chi y Shao Kahn. Estas modificaciones no solo crean contradicciones con pasados juegos, sino que hacen que la historia de Mortal Kombat —no solo del ‘reboot’ de 2011, sino de la saga en general— no tenga sentido alguno. Son una penosa excusa de ‘plot-twist’ que no hace más que mostrar que Shawn Kittelsen —responsable de la historia del último título y su expansión— no conoce la historia de la franquicia.

Como si lo anterior no fuera suficiente, la historia de Aftermath finalmente no tiene consecuencias. Con la excepción de un final alternativo —que bien podría ser el canónico, pero es muy poco probable—, Aftermath no agrega novedad alguna al final del juego base más allá de señalar dónde podría comenzar el hipotético Mortal Kombat 12. Nada más.

Mortal Kombat 11: Aftermath

¿Qué hay de los personajes introducidos en esta expansión? Fujin, Sheeva y Robocop representan un arquetipo específico. Sin embargo, cada uno trae algo único:

  • Fujin es un personaje con excelente control de espacio. Esto se debe a sus múltiples opciones evasivas, gran movilidad, muy buen alcance y posibilidad de hacer ‘mixups’ vía su ballesta.
  • Aunque Sheeva conserva varias habilidades clásicas, tales Dragon Drop y Tremor, la reina Shokan puede resultar impredecible gracias a sus nuevas opciones de agarres. Eso sí, es un personaje que tiene que estar permanentemente al frente de su oponente para resultar efectivo.
  • Robocop es un personaje especializado en ‘zoning’. Sus ataques normales tienen un excelente alcance y la mayoría de sus habilidades tienen como fin el mantener alejado al oponente. No obstante, estas resultan lo suficientemente versátiles para que Robocop sea un kombatiente temible a corto alcance gracias a sus múltiples opciones para hacer ‘mixups’.

Aquellos que no tuvieron lío alguno con la historia de Mortal Kombat 11 probablemente disfrutarán la de Aftermath. La trama resulta entretenida de principio a fin y cuenta con toneladas de ‘fan-service’. Adicionalmente, los que estén sumergidos en la escena competitiva no tendrán mucha elección dada la adición de Fujin, Sheeva y Robocop. Sin embargo, el precio de 40 dólares —más o menos, 142.750 pesos colombianos— puede resultar un tanto elevado para los contenidos que ofrece este paquete. Por fortuna, parece que los personajes descargables podrán conseguirse independientemente desde el 16 de junio.

Impresiones hechas con una copia digital de Mortal Kombat 11: Aftermath para PS4 brindada por Warner Bros Games Latinoamérica.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas