Connect with us

Juegos

Mortal Kombat 11: lo que debes saber antes de jugar la historia [Parte 2]

La historia de Mortal Kombat 11 es precedida por eventos importantes. ¡Aquí está el resumen de todo lo que pasó en Mortal Kombat X!

Publicado

en

Navega →

La guerra civil del Mundo Exterior y el Código de Sangre

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Huyendo con su hijo del Dragón Rojo, Kenshi busca refugio en el recientemente restaurado clan Shirai Ryu. Ahora conocido como Hanzo Hasashi, Scorpion accede a la petición de Kenshi de adoptar a Takeda y entrenarlo en las artes shinobi. Mientras tanto, Kenshi iría en búsqueda del hombre que mató a su mujer y acabaría de una vez por todas con el Dragón Rojo.

Los años pasaron y Takeda fue aprendiendo las artes ninja de los Shirai Ryu en compañía de los otros discípulos de Scorpion. No obstante, la tragedia pronto volvería a golpear a Hanzo Hasashi. Fox, el mejor amigo de Takeda, es seducido por las voces de una reliquia protegida por los Shirai Ryu: la daga Kamidogu. Con la excepción de Takeda y Scorpion, Fox asesina a todos los miembros del clan. Por fortuna, ambos Shirai Ryu logran detenerlo.

Tras rendir homenaje a los muertos, Takeda y Hanzo se dirigen al Templo del Cielo en búsqueda de respuestas. Al fin y al cabo, Raiden fue el que otorgó a Scorpion la daga.

Al otro extremo del planeta, Kotal Kahn entra a la Tierra para pedir cooperación en la guerra civil del Mundo Exterior. Resulta que después de la muerte de Shao Kahn, muchos habitantes y antiguos sirvientes del anterior emperador consideraron que Mileena no era apta para gobernar. Esta oportunidad fue aprovechada por Kotal, un miembro de la raza Osh-Tekk que sirvió como jefe de guerra de Shao Kahn. Con ayuda de Reptile y D’Vorah, Kotal se tomó el poder. Sin embargo, Mileena siguió contando con el apoyo de los Tarkatan, los Shokan y el Dragón Rojo. También tenía el apoyo de otro de los jefes de guerra de Shao Kahn: Reiko.

A pesar de las peticiones de Kotal Kahn, Sonya rechaza la posibilidad de cooperar y obliga al emperador a que regrese al Mundo Exterior. Sin embargo, poco sospechaba ella que en ese mismo momento Cassie y Jacquie estaban siendo secuestradas por el Dragón Negro. Por fortuna, estas alcanzaron a tomar una foto de su secuestrador: Erron Black, secuaz de Kotal e intermediario de la mencionada organización criminal. Esta imagen sirve de pista para Sonya y Johnny se aventuren al Mundo Exterior para interrogar a Kotal Kahn y así rescatarlas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En medio de una emboscada del Dragón Rojo a la facción rival, Cassie y Jacquie logran escapar de sus secuestradores. Incluso terminan asesinando a Mavado, uno de los altos mandos del Dragón Rojo. Sin embargo, posteriormente son capturadas por Reiko.

En otra parte del Mundo Exterior, Kotal K’etz —antiguo rey de los Osh-Tekk y padre de Kotal Kahn— recibe el martillo de Shao Kahn para liderar la búsqueda y ejecución de Mileena. Sin embargo, a pesar de poseer la poderosa arma, es asesinado por Goro. Dispuesto a vengar la muerte de su padre, Kotal utiliza su propia daga Kamidogu para invocar el Código de Sangre y ganar fuerza sobrehumana. Tras quitarle los brazos, el emperador del Mundo Exterior deja al príncipe Shokan a su suerte. Sin embargo, esa victoria sería temporal.

Tras ser confrontado por Johnny Cage y Sonya Blade, Kotal revela que no tiene nada que ver con el secuestro de Cassie y Jacquie. Ante la posibilidad de que el Dragón Negro sea el único responsable, todos deciden unir fuerzas para acabar con un enemigo común.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando Hanzo y Takeda finalmente arriban al Templo del Cielo, son recibidos por un Raiden poseído por el Código de Sangre. Tras ser derrotado, este vuelve en sí y revela que en total hay seis dagas Kamidogu. Estas actúan como llaves al amuleto de Shinnok, creadas para dificultar la liberación del dios caído. No obstante, están encantadas con Magia de Sangre.

Tras pedir perdón por ocultar información, el dios del trueno solicita a Scorpion que reúna los seis Kamidogu. Una de estas dagas la tiene Sub-Zero, que terminó siendo dominado por el Código de Sangre tras ser cortado por Kano. Hanzo Hasashi y Kuai Liang se baten nuevamente en duelo, pero esta vez el líder de los Shirai Ryu es el ganador. Aunque libre de la influencia del Código de Sangre, Sub-Zero queda moribundo. Por fortuna, es rescatado por Bo’ Rai Cho.

El siguiente destino de Scorpion y Takeda es el templo Kang. Sin embargo, no tardan en descubrir que Shujinko —gran maestro del templo— también ha sido dominado por el Código de Sangre. ¿El responsable? Havik, el clérigo del caos. Proveniente de la Realidad del Caos, este hechicero fue el responsable de corromper el Código de Sangre de los Kamidogu. Esto le permite hablar a través de las dagas y poseer a cualquiera que sea cortado por estas, incluyendo a Raiden. Todo esto con el fin de servir a Reiko y acumular los seis Kamidogu.

Hanzo trata de poner fin a la amenaza, pero muere prematuramente a manos de Havik.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cuando Kotal Kahn, Sonya y Johnny encuentran a Erron Black —uno de los pocos sobrevivientes del ataque del Dragón Rojo—, este revela que Cassie y Jacquie fueron capturadas por Reiko y llevadas la isla de Shang Tsung. No obstante, antes de poder salir en su búsqueda, Kotal y los demás se ven obligados a repeler el repentino ataque de los Shokan, que buscan vengar la humillación del príncipe Goro. Por fortuna, el emperador logra triunfar con la inesperada ayuda del Dragón Negro. Sin embargo, esta no resultaría gratuita.

Clamando que el secuestro de Cassie y Jacquie puso en riesgo las relaciones con la Tierra, Kotal retiene a los miembros del Dragón Negro. Tras el encarcelamiento de Kano y sus compañeros, Sonya y Johnny finalmente se preparan para ir a rescatar a Cassie y Jacquie. Sin embargo, ellos no son los únicos que van hacia la isla de Shang Tsung. Una vez descubre que Reiko planea traicionarla, Mileena prepara el ejército Tarkatan para asediar la isla.

Al llegar a su destino, Kotal Kahn y compañía descubren que Cassie y Jacquie también fueron dominadas por el Código de Sangre. En un principio logran repeler a las fuerzas de Reiko con la inesperada ayuda de Mileena, pero la llegada de Havik y un Raiden dominado por el Código de Sangre cambia el curso del kombate. Kotal, Johnny, Sonya y Mileena son capturados y su sangre es ofrecida como tributo a Reiko, que es transformado en un Dios de la Sangre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por desgracia para Reiko, este poder termina consumiéndolo. Más importante, Havik revela que el verdadero fin de Reiko es ser un catalizador para juntar los Kamidogu y formar el amuleto que retiene a Shinnok. Como si la situación no fuera suficientemente mala, Kotal y los demás son dominados por el Código de Sangre. Los únicos que quedan para detener a Havik son Takeda, D’Vorah y los Shokan. No obstante, esto sigue sin ser suficiente.

Afortunadamente, tras hacer frente a sus demonios, Hanzo Hasashi retorna de la muerte y lleva a Havik al Inframundo para que sea torturado por toda la eternidad. Bueno, por lo menos hasta que Quan Chi acaba con él de forma definitiva. Esto provoca que los efectos del Código de Sangre sean nulificados. Sin embargo, varias vidas se perdieron durante el kombate.

Kotal y Sonya trazan los Acuerdos Reiko, mediante los cuales la Tierra y el Mundo Exterior se comprometen a ayudarse mutuamente. Por desgracia, tal alianza no duraría mucho.

Navega →

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas