Conecta con nosotros

Videojuegos

Ni no Kuni II: Revenant Kingdom (Switch) – Reseña

¿La secuela del aclamado Ni no Kuni está a la altura de su predecesor?

Publicado

el

[Nota del editor] Reseña actualizada al final de la misma con información de la versión para Nintendo Switch.


Como ya debería saber la mayoría, Ni no Kuni: La Ira de la Bruja Blanca fue producto de la colaboración de tres compañías: Bandai Namco Entertainment, Level-5 y Studio Ghibli. Cada una de estas es especialista en su respectivo campo y fue precisamente la sinergia de esos talentos lo que trajo un JRPG único en su clase. A pesar que este juego es relativamente joven, ya es considerado como uno de los más representativos del género. Es justamente el buen recibimiento de este el que envió más allá del techo las expectativas alrededor de una secuela.

Ni no Kuni II no contó con la colaboración de Ghibli. Por fortuna, esta ausencia fue compensada con la presencia de los exempleados del estudio de animación Joe Hisaishi y Yoshiyuki Momose. Sin embargo, más que su presentación, el aspecto que generó más incertidumbre alrededor del título antes de su lanzamiento fueron sus múltiples aplazamientos. Esta espera extra generó aún más expectativas y, en consecuencia, exige más a El Renacer de un Reino (Revenant Kingdom) como sucesor de una de las aventuras más memorables del género.

¿Iguala o supera el éxito de la entrega original? Quizás, pero en esta reseña solo analizaremos los cambios añadidos para determinar si la secuela es beneficiada o perjudicada por estos. Sin más preámbulos, comencemos con la trama.

Para resumir, la historia de Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino gira alrededor del rey Evan Pettiwhisker. Tras ser exiliado de Cascabel, el joven protagonista y sus seguidores deciden crear su propio reino. No obstante, como en la mayoría de RPG, una amenaza mayor se alza en el horizonte y dependerá de Evan el detenerla.

Desde que se reveló su premisa, era evidente que El Renacer de un Reino no contaría con una trama particularmente innovadora. Al contrario, sería la típica historia de madurez ambientada alrededor de un rey sin experiencia. Esto no significa que la trama estuviera condenada al fracaso. Al fin y al cabo, más que conceptos innovadores, lo más importante en una trama es la ejecución. Por desgracia, por lo menos en lo que respecta a los primeros dos capítulos, Ni no Kuni II sufre de graves problemas de ritmo que afectan particularmente a sus personajes principales.

Los dos primeros capítulos tienen como objetivo establecer a los tres personajes principales —Evan, Roland y Shanty— y las bases del nuevo reino. En su afán de hacer malabares con todos estos elementos, ninguno está bien ejecutado. Con la excepción de Evan, las motivaciones de los otros protagonistas no son establecidas. Simplemente se unen al joven monarca porque la trama lo exige. Como si lo anterior no fuera suficiente, el desarrollo de Evan resulta demasiado apresurado. En tan solo dos episodios pasa a ser un líder respetado por su gente cuando hace tan solo unas horas era un niño indefenso que no sabía la primera cosa de gobernar.

Ni no Kuni II

Por fortuna, el ritmo de la trama de El Renacer de un Reino mejora a partir del tercer capítulo. La introducción de personajes no solo es más orgánica, sino que el juego se enfoca más en construir la mitología del mundo. Es a partir de ese momento que el título adquiere una identidad propia. Sin embargo, las mejoras a partir del tercer episodio no son exclusivas de la narrativa.

A diferencia del juego original, Ni no Kuni II cuenta con un sistema de combate en tiempo real. Más semejante a un beat ‘em up que a un RPG tradicional, este gira alrededor de la intercalación de ataques débiles y fuertes. Sin embargo, también pueden utilizarse habilidades especiales. Estas requieren de la inversión de magia y se aprenden automáticamente a medida que los personajes suben de nivel.

Además de estas habilidades únicas, las estadísticas y ataques básicos de los personajes son diferentes entre sí. Esto provoca que tengan fortalezas y debilidades únicas, las cuales pueden aprovecharse gracias a la capacidad de intercambiar el control en cualquier momento. La utilización de todos los personajes adquiere una mayor importancia al tener en cuenta que los enemigos tienen debilidades elementales. Estas pueden acentuarse por medio del ‘Ecualizador de batalla’, un sistema que permite modificar las estadísticas del grupo al invertir experiencia.

Ni no Kuni II

Si bien las mecánicas detrás de las batallas son funcionales y divertidas, pueden sentirse algo automatizadas durante los primeros tres capítulos. A esto contribuye la implementación de los Fofis, criaturas que cuentan con habilidades puntuales y que generalmente actúan de manera autónoma.

Dado que durante los primeros tres episodios la cantidad de estos es limitada, ya que solo pueden obtenerse al dar ofrendas a San Fofi, este sistema puede lucir inicialmente como un empeoramiento de los familiares de Ni no Kuni. Por fortuna, todo cambia gracias a la adición de una de las mecánicas más importantes del juego: la construcción de Estivel, el nuevo reino de Evan.

A partir del cuarto capítulo, el jugador podrá construir diferentes edificaciones y asignar funciones específicas a los súbditos para aumentar la influencia del reino. Esto no solo permitirá que Estivel cree sus propios recursos —armas, equipamiento, consumibles y materiales—, sino que dejará que el jugador mejore las habilidades de los personajes y produzca sus propios Fofis. Por supuesto, hacer todo esto requerirá más que un puñado de seguidores.

Para encontrar más súbditos, Evan deberá cumplir misiones secundarias. Estas estarán repartidas a lo largo de un amplio mundo abierto, cuya exploración se realizará en una perspectiva chibi. A partir de este se podrá acceder a escenarios renderizados en el estilo tradicional, dentro de los cuales las transiciones entre los combates y la exploración serán instantáneas. Cabe señalar que hay varios teleportales repartidos a lo largo de todo el mundo. Esto, sumado a que no hay batallas aleatorias, permite que la exploración nunca sea tediosa e invita a que el jugador recorra el mundo en busca de coleccionables.

Otra de las novedades con las que cuenta Ni no Kuni II: El Renacer de un Reino son las batallas campales. Estas se desarrollan en el mismo estilo chibi que la exploración y consisten en una curiosa variación de ‘Piedra, papel o tijera’. Evan cuenta con un máximo de cuatro escuadrones, aunque inicialmente solo serán dos, cada uno de los cuales tiene una fortaleza y debilidad específicas. El jugador debe rotar estos grupos y darles órdenes para garantizar la victoria en estos combates. Y en el caso de que sean muy complicados, podrá subir el nivel de sus unidades al participar en batallas campales de menor nivel repartidas a lo largo del mundo.

Ni no Kuni II

Sin lugar a dudas el aspecto más sobresaliente de Ni no Kuni II es su presentación, tanto visual como sonora. Tal como se mencionó, esta secuela no contó con la colaboración de Studio Ghibli. A pesar de ello, Level-5 y Bandai Namco Entertainment entregan un título que hoy en día luce espectacular y seguirá haciéndolo en los años por venir. El único aspecto que quizás no vaya a envejecer tan bien es la actuación de voz en inglés. Por fortuna, el juego tiene una opción para oír las voces en japonés.

Nintendo Switch y la ‘Edición del Principe’

Ni no Kuni es una ya franquicia de una década que nació en Nintendo DS. Este sueño conjunto de Level-5 (que venía de Dragon Quest IX) y Studio Ghibli se expandió en un ‘remake’ para PlayStation 3, posteriormente remasterizado para PS4, PC y Switch. Por este motivo es natural que la consola de la Gran N también hospede la secuela numérica, aunque haya tardado poco más de tres años en adaptarla.

No es el primer Ni no Kuni portátil, pero la diferencia entre pantallas de DS y Switch es más que justificable. Además que la portabilidad siempre tiene las de ganar cuando hablamos de juegos RPG como este, con decenas de horas y coleccionables. El subtítulo ‘Prince’s Edition’ en la versión de Switch hace referencia a que incluye el juego base de Ni no Kuni II y todos sus contenidos descargables.

Entre estos encontramos un equipo de aventura con nuevos trajes y objetos, así como el calabazo aleatorio Faraway Forest. Del mismo modo, Evan y su grupo tienen acceso a The Lair of the Lost Lord, una misión en un nuevo mundo con objetos, equipo y el calabozo ‘Laberinto’. Por su parte, en la expansión The Tale of a Timeless Tone, viajamos hasta el mundo de los sueños de Evan y enfrentamos el calabozo Solosseum Slog .

No hay que esforzarse mucho para notar la reducción gráfica de Ni no Kuni II en el modo portátil, pero de alguna manera, Level-5 lo hace completamente funcional sin sacrificar otros aspectos. Sin embargo, cuando el mapa de mundo se sobrecarga visualmente puede llegar a comprometer la frecuencia de cuadros por segundo en Switch. Esto es especialmente notable en las batallas que tienen lugar en el mapa.

Respecto a la historia enfocada en Evan, el juego sigue dejando un sin sabor. Sí, es el viaje del protagonista, pero cuando Ni no Kuni II inicia con Roland como el presidente de un presunto Estados Unidos en Ichi no Kuni, quien ve cómo un misil nuclear arrasa lo que parece ser Manhattan, antes de ser transportado –y rejuvenecido– por magia al reino Cascabel; esperábamos un poco más de respuestas y desarrollo.

Una oscura e intrigante trama inicial por la que en ningún momento vemos a Roland preocuparse en el otro mundo. Y un final que no ayuda mucho a despejar las dudas, más allá del mensaje positivo y la esperanza por un mundo real unido. O lo que reafirmó como mano derecha del rey. — Cesar Nuñez

Ni no Kuni II: Revenant Kingdom (Switch)
8/10 Nota
Lo que nos gustó
- Un sistema de combate divertido y frenético.
- Espectacular presentación visual y sonora.
- Un amplio mundo para explorar.
- A partir del episodio 4, hay una gran cantidad de actividades.
Lo que no nos gustó
- Un sistema de combate que puede sentirse automatizado.
- Historia un tanto genérica y personajes planos.
- Las primeras horas de la aventura pueden ser un tanto repetitivas.
En resumen
Aunque en algunos aspectos iguala y supera a su predecesor, Ni no Kuni II: Revenant Kingdom palidece en lo que respecta a narrativa. Esto no sería tan problemático de no ser porque el primer juego es recordado con cariño por su historia y personajes. Por suerte, esto no impide que esta secuela sea divertida por mérito propio o tenga momentos brillantes. A pesar de unos cuantos tropiezos, es un juego que está a la altura de su legado.

Reseña hecha con una copia digital de Ni no Kuni II: Revenant Kingdom para PlayStation 4 y una copia digital para Nintendo Switch brindadas por Bandai Namco Latinoamérica.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas