Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Octopath Traveler: el ‘Impulso’ es como el poder de un Saiyajin

La importancia de los colores como referencia de poder en el juego de Square Enix y la propiedad manganime Dragon Ball.

Publicado

en

Es quizás la mecánica más importante en la batallas de Octopath Traveler además de la ‘Ruptura’, que repasamos en una anterior ocasión como método vital de estrategia. Gracias al ‘Impulso’ es posible recolectar durante cada turno de los enfrentamientos un punto por cada personaje para un máximo total de cinco. Sin embargo, a la hora de liberar su mayor potencial acompañado de un ataque o habilidad, solo se puede hacer utilizando tres de los puntos de impulso acumulados.

Esto hace que el uso de puntos de impulso (BP o boost points) se convierta en el eje de todas las peleas, pues también ayuda a multiplicar efectos como el incremento de ataques físicos o elementales. Los “turnos de espera”, aquellos donde aguardamos para la recolección de mínimo tres puntos de impulso, se convierten en oportunidades perfectas para aplicar los incrementos, usar objetos de curación o si no hay otra opción, defenderse.

Square Enix y Acquire consiguieron una manera de diferenciar la aplicación de cada punto de impulso. Aunque el usuario es libre de aplicar uno, dos o tres de ellos, es natural esperar a tener mínimo tres y las defensas rivales rotas para obtener resultados de daño más extravagantes. Incluso con enemigos pequeños o grupos de cuatro, para despacharlos rápidamente. Aun así, tenemos los colores para diferenciarlos, y estos no dejan de tener un casual parecido con las transformaciones de los Saiyajines en Dragon Ball Z y Dragon Ball Super.

No estamos asegurando que sea un tributo de los desarrolladores a la obra de Akira Toriyama o algo por el estilo, pero sí una coincidencia que no deja de ser llamativa. Como ejemplo, acá una comparación de Olberic ‘el guerrero’ en Octopath Traveler con el estimado Goku/Kakarotto.

  1. Sin aplicar puntos de impulso, se puede definir al viajero como un Saiyajin en estado base, tal como Goku se encontraba con la llegada de Radditz a la Tierra. Que si bien era fuerte, resultó en su muerte a manos de Piccoro. Por supuesto no hay color que caracterice esto.

  1. El primer punto de impulso aplicado despliega un aura roja que brinda cierta cercanía con la técnica de Kaio-sama enseñada a Goku en el más allá, el Kaio-ken. Esta multiplica el ki o energía del usuario considerablemente, similar a lo que ocurre en Octopath Traveler frente a un ataque normal.

  1. El segundo punto de impulso es un cambio más significativo, con ataques más dañinos y una vistosa aura amarilla, equiparable a la famosa primera transformación Super Saiyajin de Goku, por allá en Namekusei contra Freezer. No vemos otras dos fases doradas con chispas y cabello más largo, pero es suficiente.

  1. El tercer y último impulso que se puede aplicar a los viajeros de Octopath Traveler, entendiéndose como la máxima potencia posible, los cubre de una tonalidad azul muy reminiscente a la última transformación Saiyajin conocida en Dragon Ball Super, aparte del ‘Ultra Instinto’ de Goku. La diferencia entre este nivel y los ataques básicos es brutal, en especial cuando se ataca tras la ‘Ruptura’ del enemigo o, en ocasiones, siendo capaz de romperlo y derrotarlo al mismo tiempo.

Octopath Traveler: ruptura, dinero y baile, consejos para viajeros

Seguramente solo sea algo fortuito, pero una vez apreciado de esta forma, en plena batalla de Octopath Traveler no puedes evitar sentirte como todo un Saiyajin ante cada punto de impulso ejecutado. Una razón más para no huir a las peleas en este excelente RPG exclusivo de Nintendo Switch.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas