Connect with us

Juegos

Phoenix Wright: Ace Attorney – Spirit of Justice – La reseña

Quince años después se mantienen vigentes las victorias judiciales de último minuto.

Publicado

en

Parece que fue ayer cuando por primera vez nos acercamos al estrado digital en el mundo nipoamericano de Phoenix Wright: Ace Attorney, en estas tierras occidentales gracias a las versiones para Nintendo DS, pero en realidad aventuras gráficas originales de Game Boy Advance. La sensación de ser abogado sin en verdad serlo (en el caso de quienes no lo somos), así fuese con historias demasiado extrañas y en juicios exageradamente emotivos, nunca había sido experimentada en ningún otro juego, y ahí fue donde Ace Attorney dejó su huella junto con un elenco de carismáticos personajes.

Después de una trilogía de alta calidad, la franquicia le apostó a una especie de ‘soft-reboot’ con Apollo Justice, sin olvidar un par de spin-off investigativos protagonizados por el fiscal Miles Edgeworth. Además de eso, un espectacular crossover con la serie Professor Layton de Level-5, le permitió a Capcom experimentar otros terrenos con el abogado defensor, que incluyeron un último juego protagonizado por su ancestro al final de la era Victoriana.

Pero el alma de la fiesta en los juegos de Ace Attorney es Phoenix Wright, así que tras un triunfal regreso hace tres años con Dual Destinies en 3DS, los impredecibles casos y juicios de la saga se trasladan a una tierra mística con Phoenix y Maya de vuelta al ruedo, junto con Apollo y Athena enfrentando sus propias cruzadas, y los viejos aliados de siempre.

Spirit of Justice inicia con Phoenix en unas vacaciones por Khura’in, lugar donde su antigua asistente Maya Fey se encuentra en un entrenamiento espiritual y país excéntrico que mantiene unidas la religión y el estado. Aquí los veredictos son determinados al revelar en visiones los últimos recuerdos de las víctimas asesinadas, y no existen abogados defensores ya que una absurda ley les dicta el mismo destino de los encontrados culpables.

Después de decidirse defender a un joven guía turístico de una acusación por asesinato y de conocer a Rayfa Padma, la princesa de Khura’in encargada de generar las visiones espirituales en los juicios, Phoenix y sus colegas de Wright Anything Agency emprenden una nueva serie de investigaciones y casos, que por primera vez reúnen a la mayor cantidad de personajes clásicos en la franquicia y que los llevará a enfrentarse a unos tempestivos aires de revolución.

Como es tradición en la serie, el tiempo en Phoenix Wright: Ace Attorney – Spirit of Justice se va principalmente en dos cosas, investigación de la escena del crimen y enfrentamientos legales/psicológicos en la corte. Antiguos conocedores de algunos de los nueve juegos previos se sentirán en casa, pues aunque ciertas mecánicas han sido incluidas durante estos 15 años, todo en realidad sigue siendo muy intuitivo, incluso para los recién llegados. Eso sí, es mucho mejor conocer con anterioridad las historias por las que han pasado estos personajes, por aquello de la familiaridad y su carisma.

phoenix_wright_spirit_justice_03

Las porciones de investigación son básicamente aventuras gráficas, utilizando la pantalla táctil y el stylus como cursor para examinar el ambiente dispuesto, aunque el stick también sirve para dicha tarea. En algunas ocasiones se pueden observar objetos de manera más detallada aumentando y rotando la imagen, con el fin de encontrar pistas ocultas y huellas dactilares. En otros momentos, sujetos y testigos relacionados con los eventos aparecerán durante esta fase investigativa, permitiendo entrevistarlos para liberar más detalles acerca del crimen.

No es la labor más entretenida, pero el trabajo serio de reunir pistas se alivia con los momentos interactivos entre los protagonistas, como por ejemplo Apollo Justice y Athena Cykes, cuya dinámica es muy similar a lo que en la trilogía original fueron Phoenix y Maya en ámbitos urbanos. Pero estas escenas de investigación, que se acercan más a los juegos de Miles Edgeworth, también ofrecen oportunidades para conocer el nuevo territorio de Khura’in y su particular idiosincrasia. Un país obsesionado con lo espiritual y cuya principal inspiración religiosa real es el Budismo (aquí Khura’inismo), abriendo toda una amplia gama de coloridas presentaciones inherentes.

Sin embargo, y esto es algo ya conocido en la serie de juegos, es en la corte donde Spirit of Justice realmente brilla. Una vez comienzan los juicios es donde todas las pruebas recolectadas que suponíamos conocer pierden o aumentan su validez de maneras impredecibles. La introducción de los testigos, como es costumbre, permite examinar con lupa sus palabras y encontrar las inconsistencias de sus testimonios con evidencia en mano. Algunos son fáciles de contrarrestar, pero otros nos mantendrán revisando las mismas declaraciones una y otra vez hasta encontrar el clavo suelto. Podremos sentirnos atascados en alguna ocasión, y eso no es para nada malo, solo la exigencia de un poco más de razonamiento. Presentar evidencia aleatoriamente como ensayo y error no lleva a ningún lado.

phoenix_wright_spirit_justice_02

El punto diferencial en Spirit of Justice con respecto a sus antecesores radica en las Divination Séance, o ‘sesiones de adivinación’ donde la princesa Rayfa convoca los últimos recuerdos de las víctimas y los despliega en una pequeña piscina con agua ubicada en el centro de la corte. Como si fuese tecnología antigua y la victima hubiese grabado su asesinato, mejor dicho, pero en lugar de ayudar con la defensa, lo que se busca con esto es hundir al acusado y poner a sufrir al jugador.

Rayfa no es el reemplazo del fiscal de turno o “antagonista”, pues ese papel corresponde a un nuevo y espiritual personaje originario de Khura’in llamado Nahyuta Sahdmadhi, quien tanto Apollo como Phoenix deberán enfrentar. De Sahdmadhi se aprecian las animaciones y sonidos que le implementaron, especialmente cuando tras su pacífica apariencia se deja llevar por la ira y pronuncia oraciones a toda velocidad, golpea la mesa o arroja su juzu (una especie de rosario) hacia los propios abogados, que recuerda al látigo de Franziska von Karma.

Además de Khura’in con sus poco equitativos juicios, fiscal y princesa aliados con el único propósito de generar un veredicto de culpable y castigar almas, Spirit of Justice se beneficia por su amplio elenco de personajes, básicamente todos los que hemos conocido como amigos y familiares de Phoenix a lo largo de los años. Esto mismo hace que la habilidad de cada uno se destaque en el momento indicado, dándole un respiro a la jugabilidad y convirtiendo al título en la entrega definitiva que lo suma todo.

La finalmente experta forense Ema Skye y su afición por encontrar huellas dactilares; las defensas emocionales que Phoenix y Maya solían romper con los psico-candados; las sesiones terapéuticas de Athena y su Mood Matrix; la detección de mentiras de Apollo y su brazalete mágico; cada caso permite el acceso a una combinación de estas herramientas que mantienen las tramas variadas e interesantes.

phoenix_wright_spirit_justice_03

Spirit of Justice maneja de manera fluida un argumento de intriga que mezcla culturas, con espacio suficiente para el desarrollo de las relaciones e inesperadas revelaciones sobre el pasado de algunos personajes conocidos. Los puntos de giro pueden tomar por sorpresa al jugador, tal como se espera, creando una buena dosis de tensión mientras se desenvuelve la verdad detrás de cada historia. Es bueno tener de vuelta a Maya Fey, en especial por lo que ha significado el clan Fey en la vida y carrera profesional de Phoenix.

Sin embargo, es inevitable mencionar que uno de los casos más largos resulta en un festival somnífero, sumándole la gran cantidad de texto que de manera predeterminada tienen estos juegos, que usualmente suele compensarse con interesantes descubrimientos. Aun así, esto no oscurece del todo la experiencia general sobre Spirit of Justice, a quien se le pueden reconocer mayores bondades como unas pulidas gráficas, secuencias de animación y destacado uso del 3D en la consola portátil.

Es curioso que mientras los juegos de Professor Layton presentaban cortas escenas animadas desde los tiempos tecnológicamente menos avanzados del Nintendo DS, Ace Attorney lo empezó a implementar desde su crossover con el caballero inglés, pasando por Dual Destinies y perfeccionándolas en Spirit of Justice. Todas lucen increíbles, en especial tras muchas horas de juego en conversaciones textuales, aunque estas últimas ya no son tan estáticas como en sus inicios.

Otro tipo de animaciones para destacar son las desplegadas bajo el motor gráfico del juego, como la danza de la devoción de Rayfa y las gesticulaciones de los diferentes testigos o acusados, las cuales resultan llamativas aunque sean acciones simples, como formar un abanico con billetes, girar un bastón hacia el aire, o el rebote del susodicho rosario khura’inista del fiscal.

Phoenix Wright: Ace Attorney – Spirit of Justice se asegura de llevar la serie a nuevos niveles sin necesidad de alejarse del terreno familiar y aplicando de manera equilibrada todo lo introducido en juegos previos. El compromiso con el destino de sus protagonistas mantiene al jugador interesado por resolver cada caso hasta el final, por lo cual es ampliamente recomendable pasar por algunos de los títulos anteriores antes de encargarse de esta entrega. No es que un jugador novato no pueda iniciarse con este último, pero seguramente lo disfrutará con más sed de justicia.

Reseña hecha con una copia digital de Phoenix Wright: Ace Attorney – Spirit of Justice en su versión de 3DS brindada por Capcom.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas