Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

PlatinumGames: ¿cuál es el ingrediente secreto detrás de su éxito?

A pesar de sus altibajos, PlatinumGames se mantiene como una de las desarrolladoras de videojuegos más icónicas del mundo.

Publicado

en

En una entrevista realizada por GameSpot en 2016, Kenji Saito —mejor conocido por dirigir Transformers: Devastation (2015) y Metal Gear Rising: Revengeance (2013)— comentó que los juegos de PlatinumGames tienen una seña de identidad: un «sabor Platinum». Por redundante que pueda sonar, Saito tenía un punto. Incluso ahora, 14 años después de su fundación, la gran mayoría de sus juegos del estudio japonés siguen siendo únicos en su clase.

¿A qué se debe esto? Según Atsushi Inaba, cofundador de PlatinumGames, la compañía solo hace juegos por los que siente pasión y el tomar riesgos es una parte importante del proceso de desarrollo. De hecho, una de las doctrinas de la compañía es que el proceso de desarrollo no debe seguir una filosofía de diseño convencional. Esto se ve reflejado en el hecho de que el estudio incentiva que individuos fuera del equipo de desarrollo compartan sus opiniones.

Si bien esta filosofía de diseño ciertamente contribuye a la creación de ese «sabor Platinum», los propios fundadores y veteranos del estudio generalmente omiten un ingrediente importante: sus años de experiencia. Al fin y al cabo, una buena parte de los empleados de la compañía han estado trabajando en el desarrollo de juegos desde hace más de tres décadas.

PlatinumGames

Viendo que el futuro de la compañía se ve más brillante que nunca tras la inyección de dinero del gigante asiático Tencent y el reciente anuncio de The Wonderful 101: Remastered, además del posible anuncio de otros tres proyectos, ¿por qué no echar un breve vistazo a la historia de uno de los estudios más aclamados de los últimos diez años?

Para los que no sepan, PlatinumGames es producto de la fusión de Seeds Inc. y Odd Inc.

Seeds Inc. fue fundada por Shinji Mikami, Atsushi Inaba y Hideki Kamiya en agosto de 2006. Por varios años, el trío trabajó en Capcom. Incluso fundó su propio estudio dentro de la compañía: Clover Studio. Sin embargo, los tres abandonaron la compañía pocos meses antes de que su estudio fuera clausurado tras el pobre desempeño comercial de sus juegos.

PlatinumGames

Odd Inc. fue fundada por Tatsuya Minami en febrero de 2006. Al igual que el trío que fundó Seeds Inc., Minami era un veterano de Capcom. Estuvo involucrado en el desarrollo de múltiples títulos, tales como Phoenix Wright: Ace Attorney (2001) y Megaman Legends (1997), pero se retiró al estar cansado de hacer secuelas de las mismas propiedades intelectuales.

Hasta este día, los detalles alrededor de la fusión entre Seeds Inc. y Odd Inc. permanecen como un misterio. Sin embargo, resulta fácil identificar el por qué: todos estos diseñadores veteranos querían crear algo nuevo sin tener que preocuparse por limitaciones creativas.

La fusión entre ambas compañías se hizo oficial en octubre de 2007. PlatinumGames había nacido… y contaba con algunos de los mejores talentos de Japón y el mundo.

No fue hasta 2008 que, en colaboración con SEGA, PlatinumGames anunció que desarrollaría cuatro juegos. El primero de estos fue Mad World (2009), una exclusiva de Wii que contaba con un estilo visual reminiscente al de Sin City. Dirigido por Atsushi Inaba, el objetivo en este ‘beat ‘em up’ es acabar con los enemigos de las formas más creativamente violentas posibles. A pesar de su excelente recepción crítica, el juego fue un fracaso comercial.

El siguiente juego fue Infinite Space, un expansivo RPG para Nintendo DS inspirado en los trabajos de Arthur C. Clarke y Greg Egan. Desarrollado con la ayuda de Nude Maker, este título gira alrededor de la personalización de una nave espacial y su uso para explorar galaxias. El juego salió originalmente en 2009 en Japón, donde tuvo un éxito comercial moderado. Por desgracia, lo mismo no puede decirse de la localización que salió en 2010.

El tercer juego fue Bayonetta (2009), hoy en día una de sus propiedades intelectuales más queridas. Dirigido por Hideki Kamiya, el título fue planeado como una evolución del concepto que él creó con Devil May Cry (2001). Aunque gozó de alabanzas de la crítica y un éxito comercial modesto, casi llevó al estudio a su punto de quiebre. En las palabras de Inaba:

«Así es el desarrollo de juegos. Los equipos se sobreexigen trabajando. Sin embargo, quedan recargados y listos para trabajar una vez más cuando reciben la retroalimentación de los jugadores. Bayonetta fue un ejemplo muy fuerte de ello».

El cuarto juego del contrato SEGA-PlatinumGames fue Vanquish (2010), dirigido por Shinji Mikami. Originalmente planeado como un juego de mundo abierto, el director optó por hacerlo más lineal. Fuera intencional o no, el desplazamiento a toda velocidad en espacios cerrados se convirtió en una seña de identidad. Si bien este gozó de buenas críticas y un éxito comercial moderado, fue el último proyecto de Mikami antes de abandonar la compañía.

Si bien el contrato entre SEGA y PlatinumGames ya había concluido, las dos compañías alargaron su colaboración para sacar un último juego: Anarchy Reigns (2012). Aunque actúa como una suerte de secuela de Mad World, este ‘Arena Fighter’ único en su clase abandona la estética de Sin City. Desafortunadamente, el juego fue un fracaso comercial.

Una vez terminada la colaboración, el estudio recibió trabajo de la mano de nadie más ni menos que Hideo Kojima. Frustrado por el desarrollo de Metal Gear Solid: Rising, juego de acción protagonizado por Raiden, Kojima confió el desarrollo del ‘spin-off’ a PlatinumGames. En 2013, Metal Gear Rising: Revengeance vio la luz del día. Fue un éxito crítico y comercial.

Sin embargo, Metal Gear Rising no era el único proyecto en el que estaba trabajando. En colaboración con Nintendo, PlatinumGames originalmente tenía en mente un juego que permitiera controlar a múltiples personajes icónicos de la gran N. Sin embargo, dadas las dificultades creativas que presentaba el manejar tantas propiedades intelectuales, Hideki Kamiya —director del proyecto— optó por darle una nueva dirección: un equipo de superhéroes a lo Power Rangers. Así fue como nació The Wonderful 101 (2013), uno de los mejores juegos de Wii U. Desafortunadamente, el título fue un fracaso comercial.

La colaboración entre Nintendo y PlatinumGames continuó en 2014 con Bayonetta 2. Aunque comenzó como producto de las previas colaboraciones entre el estudio y SEGA, el proyecto fue cancelado en medio del desarrollo. Por fortuna, Nintendo se ofreció a financiarlo. Esta es la razón por la cual la secuela fue una exclusiva de Wii U. Dirigido por Yusuke Hashimoto, Bayonetta 2 fue un éxito crítico. Sin embargo, vendió incluso menos que el primer juego.

Entre 2014 y 2016, PlatinumGames flexibilizó un poco su filosofía y prestó sus servicios a Activision para el desarrollo de tres juegos: The Legend of Korra (2014), Transformers: Devastation y Teenage Mutant Ninja Turtles: Mutants in Manhattan (2016). Con la excepción de Transformers: Devastation, estos juegos recibieron críticas mixtas. Aunque el desempeño comercial de los tres no se sabe con certeza, se asume que no vendieron tan bien.

Durante la colaboración PlatinumGames-Activision, el estudio japonés también ayudó en el desarrollo de otro juego para Nintendo. Este fue Star Fox Zero (2016), el tercer ‘remake’ del juego original para Super Nintendo. Aunque su desempeño comercial fue decente, cuenta con la distinción de ser la entrega peor vendida de la franquicia. Recibió críticas mixtas.

Tras múltiples fracasos comerciales seguidos y la súbita cancelación de Scalebound, PlatinumGames se encontraba en una delicada posición financiera. Por fortuna, la salvación de la compañía —tal como la define Hideki Kamiya— llegó en la forma del director Yoko Taro. Distribuido por Square Enix y desarrollado por PlatinumGames, NieR: Automata (2017) fue un éxito gracias a su frenético sistema de combate y la trama existencialista de Taro.

A pesar de que PlatinumGames se retiró del desarrollo del RPG Granblue Fantasy: Relink, consiguió otro éxito crítico y comercial con Astral Chain (2019). La colaboración entre el estudio japonés y Nintendo no solo sigue dando frutos, sino que los recientes eventos sugieren que el futuro de la compañía solo depara cosas buenas.

PlatinumGames

¿Cuál es el ingrediente secreto detrás del éxito de PlatinumGames? A pesar de que una buena parte de sus proyectos han sido fracasos comerciales, el estudio ha perseverado. Más importante, nunca ha comprometido su filosofía de tomar riesgos en el desarrollo de sus juegos. Incluso si la popularidad de la compañía como expertos del género ‘hack-and-slash’ es bien merecida, la verdad es que cada uno de sus títulos ofrece algo único.

Perseverancia y creatividad: esos son los ingredientes detrás del «sabor Platinum».

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas