Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

¿Por qué las consolas de videojuegos son tan caras en Colombia?

Nos ilusionamos y luego nos damos cuenta que no tenemos nada en los bolsillos.

Publicado

en

consolas videojuegos precios colombia

El pasado 9 de septiembre, Microsoft finalmente puso fin a meses de especulaciones revelando los precios oficiales de sus consolas Xbox Series X y Series S, las cuales serán las sucesoras de Xbox One. Incluso pudimos conocer cuánto costarán en Colombia, lo que desató infinidad de opiniones, discusiones y memes en la comunidad de jugadores de nuestro país.

Como era de esperar, la mayoría de los comentarios se centraron en lo cara que será Xbox Series X, incluso cuando Series S ofrecerá una versión más económica. Esto revivió un viejo debate: ¿por qué son tan caras las consolas de videojuegos en nuestro país?

Comparemos estos precios con lo que costarán ambas consolas en Estados Unidos, su país de origen. Xbox Series S costará $299 dólares, que en conversión a pesos colombianos serían aproximadamente 1’109.000. Por su parte, Series X tendrá como precio $499, que son aproximadamente 1’850.000 pesos.

En el primer caso hay casi 400.000 pesos de diferencia y más de 600.000 en el segundo. Esta diferencia es mucho menor que la que existe en consolas de generaciones anteriores —a veces con una diferencia en precios que supera el millón de pesos—, pero sigue siendo considerable. Eso sí, no podemos olvidar que estos son los ‘precios recomendados’ que da Microsoft y las tiendas no están en la obligación de cumplirlos. Debido a esto, es posible que veamos las nuevas Xbox más caras de lo esperado cuando lleguen al mercado en noviembre.

Ya que Microsoft y Sony tienen presencia oficial en Colombia, ¿a qué se debe esta notable diferencia de precios?

Existen varias razones. En primer lugar tenemos el IVA, el cual equivale al 19% del valor total y que afecta a la gran mayoría de productos y servicios en nuestro país. Esto, de por sí, ya es un aumento considerable en el costo, pero no está solo. También tenemos el infame impuesto de importación (arancel de aduanas) a las consolas de videojuegos y sus accesorios.

Nintendo Switch

Este impuesto afecta el costo de traer al país “videoconsolas que permiten la reproducción de imágenes en la pantalla de un aparato receptor de televisión, un monitor u otra pantalla o superficie exterior; las máquinas de videojuego con pantalla incorporada, incluso portátiles”. Hasta 2011, este era de solo el 5% del valor del producto, pero aumentó considerablemente a partir de comienzos del 2012.

La medida, contemplada en el decreto 4927 del 26 de diciembre del 2011, especifica en el Capítulo 95 que se incluyen a un impuesto de aduanas del 15% a los productos descritos. Este entró en ejecución a comienzos de 2012, época en que Nintendo Wii, PlayStation 3 y Xbox 360 dominaban el mercado.

En ese momento hubo varias voces de protesta, como la de Juan Carlos Vázquez, gerente de Xbox Colombia en ese entonces. Él expresó para el periódico El Tiempo que esta era “una medida que grava a una categoría que va en ascenso en el país.”

A pesar de lo impopular que resultó, la medida no tuvo vuelta atrás y continuó afectando el mercado de videojuegos. Eso hace que una considerable parte de los jugadores del país recurran a ‘mercados alternativos’ para conseguir sus videojuegos, como los famosos San Andresitos. En estas tiendas ofrecen las consolas a precios que pueden ser desde 200.000 hasta 700.000 pesos más baratos que en las grandes tiendas de cadena.

Xbox Series X PlayStation 5

En un diálogo con GamerFocus, un vendedor de San Andresito Pereira comentó que, antes de la pandemia de COVID-19, vendía la consola Nintendo Switch a 1’200.000 pesos, mientras que en los almacenes se conseguía a 1’800.000 pesos.

Sin embargo, el valor de las consolas en los San Andresitos fluctúa constantemente por caprichos del mercado. Por ejemplo, la misma Switch ahora cuesta 300.000 pesos más. ¿La razón? El aumento de costos de transporte. El constante cambio del valor del dólar también suele afectar negativamente los precios, de modo que una consola puede cambiar su valor, literalmente, de un día para otro. Hay productos que simplemente no llegan a la venta porque “los que los mandan no creen que vayan a venderse bien”. Por último, él cree que los almacenes de cadena “inflan los precios” en fechas especiales ante la falta de regulación.

Lo más curioso de todo esto es que, a pesar del alto precio de las consolas en Colombia, somos el país de latinoamérica en el que son más baratas. Según un sondeo de Linio, publicado por el diario La República en 2019, en Colombia pagamos aproximadamente $458.8 dólares por consola en comercios oficiales. Mientras tanto, en México pagan $465.2, $522.4 en Chile, $537.4 en Perú, $544.4 en Brasil y $649.8 en Argentina.

El comercio legítimo de consolas de videojuegos en Colombia estuvo en constante aumento durante la década pasada. Ahora que vienen las nuevas consolas Xbox Series X y PlayStation 5, tiene el reto de mantener el ritmo. Sin embargo, las malas condiciones económicas del país a causa de la pandemia del COVID-19 —que tiene el desempleo en números récord— y los altos precios pueden hacer que muchos más prefieran adquirirlas en un San Andresito, si es que siquiera consideran comprarlas. No son buenos tiempos para gastar dinero en algo ampliamente considerado “no esencial.”

Publicidad
1 comentario

1 comentario

Deja tu comentario

Además no te pierdas