Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Predator: Hunting Grounds es verticalmente divertido, pero hace falta más vida

Necesita un poco de Little Richard.

Publicado

en

Este fin de semana, Illfonic y Sony Interactive Entertainment pusieron a prueba sus servidores en un escenario de juego cruzado para Predator: Hunting Grounds. Usuarios de PC y PlayStation 4 se adentraron en la jungla de, probablemente Val Verde, para tomar el papel del icónico Depredador contra un equipo élite de soldados, en una competencia asimétrica para determinar quién está en la cima de la cadena alimenticia.

Por supuesto, esta entrada a la beta pública tuvo su buena ración de dificultades, sobre todo cuando estamos en una época donde el ancho de banda es preciado para todos. Al entrar al juego, me fui directamente al tutorial. Para mi sorpresa, muestra inmediatamente cómo jugar con el Depredador y asume que todos saben jugar con el ‘Fireteam’, y tienen razón. Los controles del equipo humano son técnicamente los de un FPS cualquiera.

Luego de familiarizarme con los controles del Depredador, le eché un pequeño vistazo a las opciones de personalización. Debo decir que son bastante amplias para que no haya escuadras de clones. En el lado del Depredador, la opción para jugar con la hembra estaba disponible desde el principio, siendo uno de los atractivos principales del juego.

Predator: Hunting Grounds

No más preámbulos, hora de seleccionar preferencias de equipo y a jugar Predator: Hunting Grounds. Como era predecible, todo el mundo y su abuelita quiere jugar con el Depredador, por lo que los tiempos de espera estaban absurdamente largos al elegir esta preferencia. Con el ‘Fireteam’ apenas fueron 2 minutos.

Comencé a jugar siendo un humano. Hasta el momento, nada que envidiarle a un juego en primera persona: busca un documento, mata un capitán, ve al siguiente punto, «get to da choppa». Los enemigos controlados por la IA no opusieron resistencia y llegamos al punto de extracción. En ese momento, nuestro verdadero oponente nos emboscó desde los árboles. De un solo cañonazo de plasma, uno de nuestros compañeros cayó. Rápidamente me acerco a él para revivirlo y continuar el combate. Nos dimos cuenta que podemos marcar al Depredador mientras permanezca visible y descargamos nuestros proveedores frente al extraterrestre.

El Depredador bajó de los árboles para enfrentarnos cuerpo a cuerpo. Grave error. Con un fuego concentrado, el oponente cayó brevemente y abrió una oportunidad para rematarlo abriendo su casco y disparando a su cabeza. El Depredador fue neutralizado, pero la misión no terminó ahí. Un nuevo objetivo apareció indicando que debíamos proteger el cuerpo “intacto” del alienígena para evitar que otros grupos se lo lleven. Los enemigos eran más agresivos, pero igual de torpes. Después de la oleada ahora sí completamos nuestra misión. El cuerpo del Depredador da 1200 puntos de experiencia como bonificación y con eso pude subir rápidamente de nivel.

También hay cajitas de botín… hurra.

Después de 15 minutos entre otras partidas y la sala de espera, finalmente pude tener el control del Depredador. Dada la experiencia en mi primera partida la deducción fue clara. Illfonic aprendió y ya no hizo al monstruo tan roto como Jason Voorhees. Irse de frente contra el ‘Fireteam’ es suicidio por lo que hay que tener estrategia para aproximarse a los enemigos. El Depredador tiene una barra de energía que se reparte para todas las armas y artefactos. Hacerse invisible reduce la barra en forma constante y agregar la visión de calor acelera el consumo.

Algo que vi cuando estaba buscando a mi presa era que los soldados del ‘Fireteam’ pueden cubrirse de barro para no ser detectados por la visión de calor. No lo tuve en cuenta cuando jugué como soldado. Esperé a que el ‘Fireteam’ estuviera distraído en su misión para entrar a atacar y tener mi energía completa. Disparé el icónico cañón del hombro y tuve mi primera baja, pero no tuve en cuenta que cada disparo quita considerablemente una porción de energía, así que me moví entre los árboles para evitar ser detectado y volver a tener munición.

Embosqué a mi segundo enemigo, quien se había alejado del equipo en un edificio paralelo. No obstante, fallé el ataque cuerpo a cuerpo y el soldado respondió armado con una escopeta. Automáticamente, el soldado llama a los demás para resumir el ataque y salgo corriendo con el camuflaje. Aplico el kit de sanación igual que en la primera película, rugidos incluidos. Con el equipo finalizando su misión realizo un último ataque y logro eliminar a uno. Los dos soldados restantes me reducen, pero tengo una última carta. El Depredador posee un sistema de autodestrucción (¡película!) el cual tiene un rango de explosión ridículamente enorme. Los soldados corren y uno de ellos queda alcanzado por la detonación.

Perdí la partida, pero fue divertido cazar a mis oponentes.


Illfonic ha sabido llevar fielmente esta adaptación con un sistema moderadamente justo para ambos lados. Se requiere un coordinado trabajo en equipo para derribar a un Depredador y la bestia es poderosa, pero prolongadamente vulnerable. Lo que sí hay que corregir es a los soldados controlados por la IA. Son muy limitados en sus acciones y se presentan más como una molestia que un obstáculo por superar.

Predator: Hunting Grounds estará disponible el próximo 24 de abril para PlayStation 4 y PC por medio de Epic Games Store.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas