Síguenos en nuestras redes
Predator: Hunting Grounds Predator: Hunting Grounds

Videojuegos

Predator: Hunting Grounds – Reseña

«Si sangra, podemos matarlo.»

Publicado

en

Los juegos multijugador al estilo asimétrico se han puesto de moda en los últimos años. La idea de poner a un equipo a enfrentarse a un enemigo poderoso manejado por un jugador tiene cierto atractivo por su desafío, y resuelve el problema de aproximar la fórmula de las películas de terror a los videojuegos.

Dado el discreto éxito que tuvo Illfonic con Friday the 13th: The Game, Sony Interactive Entertainment recurrió al estudio de Colorado para revivir una de las franquicias más cotizadas en la ciencia ficción con Predator: Hunting Grounds. Este título está inspirado en la película de 1987 y toma muchos elementos de esta.

¿Pero captura el suspenso y la acción de la película? Pongámonos nuestro camuflaje óptico y salgamos de cacería.

Predator: Hunting Grounds

Predator: Hunting Grounds pone a cinco jugadores en una partida para cumplir dos roles. Cuatro de ellos conforman la escuadra de élite Voodoo y el quinto jugador actúa como el Depredador.

Como la escuadra Voodoo, los jugadores tendrán que cumplir ciertos objetivos aleatorios mientras eliminan a las fuerzas de oposición Stargazer, controlados pobremente por la inteligencia artificial. El progreso de la misión requiere desplazarse de una estación a otra y puede variar entre recolección de muestras y sabotaje de equipo enemigo, hasta la eliminación de un blanco prioritario.

Después de finalizados los objetivos, la escuadra deberá dirigirse al punto de extracción para ser recogidos por un helicóptero.

Por supuesto, la amenaza latente recae en el Depredador, quien dependiendo de la habilidad del jugador, puede emboscar al equipo en cualquier momento. Los jugadores podrán señalar la locación del alienígena si este no tiene el camuflaje y las ayudas sonoras son automáticas.

Si la escuadra logra derribar al Depredador intacto, tendrán una última misión para defender el cuerpo de las fuerzas élite de Stargazer —de nuevo, torpemente manejados por la IA— en un tiempo límite. Después de finalizado este periodo, la misión se dará como cumplida, sin importar su progreso.

Jugar como el Depredador da una opción de avance y ataque mucho más vertical. La criatura puede hacer saltos a distancia y navegar por las copas de los árboles en un movimiento que el juego ha llamado “Depreparkour”. La única misión del Depredador es acabar con sus presas, por lo que es importante saber cuándo es el momento propicio para atacar.

Predator: Hunting Grounds

Desde la distancia, se puede hacer vigilancia haciendo uso del camuflaje óptico y la visión térmica, sin embargo, los humanos pueden borrar su firma de calor cubriéndose de barro, así como lo hacía el buen Arnold en la película.

Para combatir, el Depredador posee un arsenal de armas tanto de larga distancia, como de cuerpo a cuerpo. El surtido incluye su fiel cañón de hombro, una red, una espada y el icónico CombiStick, el cual se convierte en una lanza retráctil. Para sostenimiento, el extraterrestre puede usar kits de salud o consumir la carne de los animales en el área.

Si el Depredador cae en combate podrá activar un mecanismo de autodestrucción que cubre un área bastante amplia. Si uno de los humanos sobrevive, la misión termina en fracaso para el cazador extraterrestre.

Para darle un poco más de variedad, al subir niveles se irán desbloqueando clases para ambos bandos. La clase de Asalto y Cazador es la más balanceada y es con la que comienzan los jugadores. La clase de Reconocimiento es exclusiva de la escuadra militar y es quien divisa con mayor facilidad al Depredador. La Scout es para los jugadores ágiles, pero endebles; y finalmente, los resistentes pero lentos tanques, quienes se dividen en Soporte para los humanos y Berserker para el Depredador.

Con cada nivel adquirido, el jugador recibirá individualmente cajas de botín con elementos totalmente cosméticos, para distinguirse entre las escasas opciones que trae la personalización de personajes. La inclusión de una Depredadora hembra es bastante original, ya que nunca se había implementado en la franquicia.

El usuario puede elegir su armamento y objetos de apoyo, junto a mejoras para las armas que se irán desbloqueando con el uso prolongado del arsenal. También hay un selecto surtido de habilidades pasivas para un estilo de juego personal.

«Soy Soldada McSoldado, y solo vivo para la guerra.»

Visualmente, Predator: Hunting Grounds no destaca mucho en sus entornos de juego. Aunque son tres mapas para jugar, la diferencia entre cada uno de ellos es muy limitada por el tipo de estructuras que se encuentran en la jungla. Se destaca que el diseño de los Depredadores sea bastante detallado, pero el modelo de los soldados de la escuadra es genérico y simplón. Una de las cosas molestas que se encuentran en el juego es que la pantalla de inicio debe cargar los modelos cada vez que se ingresa a una sección, así que si nos equivocamos, el juego nos castiga con otros 15 segundos de carga.

Salvo por el inmensamente reconocido tema principal de la película en el menú principal, la música del juego es casi inexistente. Unos temas para la introducción y cierre de la misión y una repetitiva tonada en combate. Por otra parte, el diseño de sonido es totalmente fiel a la película, incluyendo la risa sarcástica del Depredador cuando está a punto de hacer volar todo a la redonda. Eso sí, el juego tiene opción para voces en español latinoamericano.

Es comprensible que al ser un juego en estreno haya un poco de retraso para entrar a una partida. Pero para poder jugar con el Depredador en la actualidad no es raro tener que esperar por lo menos 10 minutos. Eso deja muy mal parados a Illfonic y a Sony en su preparación de contingencias para los servidores.

Predator: Hunting Grounds
7/10 Nota
Lo que nos gustó
-Un juego muy fiel a la versión cinematográfica de 1987.
-La jugabilidad con el Depredador es muy versátil y divertida.
-El diseño de la Depredadora hembra es original.
Lo que no nos gustó
-El juego se puede quedar muy corto de material en poco tiempo.
-Los diseños de los soldados son muy simples.
-Los tiempos de carga son absurdos, en especial el menú principal.
En resumen
Predator: Hunting Grounds es todo lo que los amantes de la franquicia pudieron haber deseado en un videojuego. Sin embargo, esta alegría es de mecha corta. Debido a la poca variedad de mapas, el juego cae rápidamente en la repetición y el tedio, además de los largos tiempos que hay que esperar para poder jugar como el Depredador. Conociendo a Illfonic, el desarrollador irá agregando más cosas al mundo de este cazador intergaláctico, pero puede que este trofeo pierda su brillo muy pronto.

Reseña hecha con una copia digital de Predator: Hunting Grounds para PlayStation 4 brindada por Sony Interactive Entertainment.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas