Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Dark Souls III – La reseña

Uno de los juegos más esperados del año, ¿vale la pena tenerlo en nuestra colección? ¿Debería ser el cierre definitivo de la saga?, descúbrelo en esta reseña libre de spoilers.

Publicado

en

From Software es una de esas desarrolladoras cuya reputación le precede y la saga Souls es también de esas franquicias que se han ganado un lugar en la historia reciente de los videojuegos, como una de las obras más desafiantes para el usuario ofreciendo retos tanto para nuestros reflejos, como para nuestra capacidad táctica.

Tomando en cuenta lo anterior, esta entrega de la saga Souls tiene una enorme expectativa por parte no solo de fanáticos, sino de los jugadores más casuales que esperan esta nueva iteración para comenzar a explorar estos mundos.

La presente reseña está estructurada sobre los tres pilares fundamentales que componen los videojuegos: Mecánicas, Estética y Narrativa, así que sin más preámbulos comencemos a descubrir las sorpresas que nos tiene este nuevo título de From Software.

Al empezar a jugar la expectativa crece y nos genera cierto tipo de ansiedad pues sabemos que este camino no será nada fácil. Tan pronto terminan las pantallas de presentación aparece por fin el título ‘Dark Souls III’ con una música coral de fondo, que es una perfecta introducción a este universo apagado y triste. Estamos ubicados en el reino de Lothric, lugar que es epicentro de una crisis pues los señores de las cenizas se han marchado y es nuestro deber ir por ellos para regresarlos a sus tronos. ¿Por qué? Pues porque el plano que han abandonado está muriendo.

Sin duda este elemento nos recuerda el primer juego, donde las tierras que visitamos también están en una era de oscuridad. Sin embargo, esta vez no somos los elegidos y salvadores, sino unos simples mensajeros, algo que es agradable, porque cambia la perspectiva de la titánica tarea que tenemos frente a nosotros.

20160405002304_1

Un aspecto importante es que el juego no sigue la narrativa convencional, dándole la libertad a sus creadores de desarrollar una historia en la cual no es necesario seguir paso a paso los acontecimientos. Tampoco busca con esto una validación en otros medios como el cine o la literatura, construyendo desde el principio un argumento que se ajusta a las necesidades de un producto netamente interactivo. Si bien pecaba en sus anteriores entregas de ser demasiado enigmático, o de dar poca información, ahora podemos disfrutar de unos personajes no jugables más dispuestos a hablarnos de forma directa, pero sin perder complejidad o calidad en el guion.

Dark Souls III no se trata solo de peleas contra jefes, algo no tan obvio para el jugador promedio. Pero si ponemos atención a los encuentros y a la forma en la que están construidos cada uno de los detalles y secretos en los niveles, nos damos cuenta que aunque el juego promueve la exploración, no la recompensa de una forma tradicional y esto quizá puede frustrar a jugadores que recién conocen la saga.

La verdadera recompensa a dicha exploración está en los combates con grupos de enemigos o sub-jefes cuyos patrones de ataque no son tan predecibles, y lo que obtenemos por derrotarlos suele ser un artefacto satisfactorio y útil a largo plazo para nuestro personaje.

El combate en esta entrega ha sido modificado ligeramente, haciendo de éste un sistema más profundo y con componentes estratégicos y tácticos que solamente juegos más enfocados en ese aspecto pueden brindar, tales como Chivalry: Medieval Warfare, y Blade Symphony. La inclusión de las ‘Stances’, o Guardias para cada arma, cambian la forma en la que las usamos y su consumo de resistencia, dando como resultado una variedad de ataques, contraataques y bloqueos más amplios que lo visto en títulos anteriores.

20160404233809_1

También se debe mencionar que este apartado ha sido modificado en cuanto a su naturaleza, ampliando el rango de estilos de juego, desde lo más defensivo y tanque posible, hasta formas más agresivas de acabar con nuestros enemigos con una rápida y prolongada sucesión de ataques, haciéndolo mucho más rítmico y flexible que en entregas anteriores. Algo que sin duda tomaron de Bloodborne, el anterior juego de From Software.

La dificultad del juego con respecto a sus entregas anteriores parece menor, pero esto es solo una ilusión dada por el mayor rango de opciones efectivas con el que contamos. Para balancear esto la inteligencia de los enemigos ha sido mejorada de tal forma, que ahora esperan el momento justo cuando bajamos la guardia o atacando en equipo de forma sincronizada, a veces produciendo combinaciones letales. Aunque en combate singular es fácil predecir sus movimientos, cuando se trata de grupos debemos hacer uso de nuestros reflejos y actuar más por instinto.

A este sistema de combate versátil y bien pensado se le suman unos controles precisos, animaciones fluidas y bien ejecutadas que permiten al usuario una mayor inmersión en la aventura. Esta perfecta integración de controles y animaciones favorece especialmente a los nuevos jugadores, porque es menos estricta con los pequeños errores en combate, haciendo de Dark Souls III el mejor título de From Software para novatos.

20160405002826_1

Algo que se destaca mucho en la versión de PC es que logra llegar a los 60 FPS (cuadros por segundo), siendo un aspecto muy importante en cuanto a la naturaleza misma de las reacciones instantáneas que debemos tener. Es una lástima que por limitaciones técnicas no se haya logrado esto mismo en consolas (algo por lo que también sufre Bloodborne).

Es prudente decir que esta sería una excelente oportunidad para terminar la saga en un punto muy alto, y no sacar otra tal vez innecesaria entrega. El razonamiento detrás de esta afirmación es que si bien es muy satisfactorio ver la evolución de la franquicia, también se siente la pérdida del factor innovador del cual gozaron en su momento Demon’s Souls y el primer Dark Souls, haciendo que otros elementos sean desplazados en favor de una curva de dificultad mucho más alta.

Dejando de lado la parte mecánica y técnica del juego, nos encontramos con que su mayor fuerte es el ambiente creado por el arte, y en mayor medida por la banda sonora. La música es simplemente impactante y de una enorme calidad, con más fuerza y personalidad que sus anteriores trabajos, dotando de un nuevo carácter a la refinada estética que acompaña.

Si bien dicha estética varía de acuerdo a las distintas zonas que visitemos, este cambio no se siente fuera de lugar o abrupto, pues de alguna forma se conectan las distintas áreas igual que lo hicieron en la primera entrega. Con esto se logra una transición suave entre niveles, dotando al mundo presente de coherencia y verosimilitud.

DS3Rev_2

Pero la verdadera riqueza visual no se basa en repetir una fórmula ya exitosa, sino en tomar prestados distintos elementos tanto de la misma saga, como de otras de la desarrolladora, incluso mezclando un poco de mitología griega y nórdica. Todo esto junto a la clara inspiración de ficción gótica y algunos elementos ligeramente basados en las obras de H.P. Lovecraft, crean un estilo único, diverso y rico, haciendo de la exploración el apartado más robusto del juego.

Para completar y darle énfasis a los eventos la música que acompaña las distintas áreas cambia ligeramente, unas veces los instrumentos de cuerda son protagonistas, en otros las voces, etc. Siempre oscilando entre lo abrumador (instrumentos de viento como trompetas y cuernos) y lo melancólico (cantos de coro que parecen etéreos). Aunque no pocas veces nos encontramos con los sonidos ambientales que se componen de gruñidos de enemigos cercanos, agua goteando, el viento moviendo los árboles, graznido de cuervos. y otros sonidos complementarios al sitio en el que nos encontremos.

Dark Souls III es el punto más alto de la saga, con el cual tanto jugadores veteranos como recién llegados podrán disfrutar de una experiencia muy sólida en todos los aspectos, donde cada elemento se siente como parte de un conjunto más grande. Si bien no es perfecta porque ya se comienza a sentir el desgaste de la fórmula, es una obra que sobresale dentro de su propio género y que incluso, tiene la capacidad de trascender en este complejo medio interactivo. La sinergia perfecta entre inmersión y jugabilidad.

Reseña realizada con un código de Dark Souls III para PC brindado por Bandai Namco Latinoamérica.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas