Conecta con nosotros

Videojuegos

¿Cuál es la gracia de Resident Evil dentro del género ‘biopunk’?

Experimentación genética, mutaciones, horror corporal, enfermedad, armas virales, cuerpos que se salen de control.

Publicado

el

El llamado ‘cyberpunk’ se ha convertido en uno de los subgéneros más populares del mundo de la ciencia ficción. No es de extrañar, pues desde mediados de los años ochenta vienen en aumento las novelas, películas, cómics, series, anime y videojuegos que presentan mundos distópicos de “alta tecnología y vidas descartables”. Bueno, al menos toman prestadas sus estéticas neón con influencias orientales.

Pero ese no es el único subgénero ‘punk’ que existe. Es bastante fácil reconocer la estética ‘steampunk’ basada en la tecnología de vapor de la Inglaterra victoriana y el ‘dieselpunk’ retrofuturista que se inspira en el periodo entre guerras mundiales. Pero hay otro más cuyo nombre no es tan reconocido, lo cual es extraño porque uno de sus principales exponentes es la extremadamente popular saga de videojuegos Resident Evil. Hablamos del ‘biopunk’.

¿Qué es el ‘biopunk’?

Así como el ‘cyberpunk’ usa la evolución de las tecnologías computacionales y robóticas para crear metáforas sobre el mundo real, el ‘biopunk’ hace lo mismo usando la biotecnología, ingeniería genética y las mutaciones.

resident evil biopunk biohazard cyberpunk

En las historias ‘biopunk’ son comunes elementos como la clonación (que también vemos mucho en el ‘cyberpunk’), experimentación en humanos, virus creados artificialmente, mutaciones físicas, mejoras genéticas y guerras biológicas. Algunas historias de ciencia ficción pertenecientes al género también juegan con la idea de objetos, naves y ciudades ‘vivas’, completamente formadas con material orgánico.

La filosofía de muchos personajes en esta clase de obras se basa en la idea de la evolución humana, no a través de la tecnología, sino del potencial orgánico. La vida se extiende no mediante la virtualización de la mente o la robotización del cuerpo, sino con mejoras genéticas, misteriosos patógenos y, en casos extremos, a la fusión con otras formas de vida, incluyendo otros seres humanos.

El objetivo de estas obras es mostrarnos lo extraños que pueden ser nuestros propios organismos y hacernos horrorizar antes las más extremas funciones del cuerpo humano. Suelen ser metáforas sobre la enfermedad, el miedo a la vejez, la pérdida de control sobre nuestros cuerpos, las ramas más caóticas de la evolución y la falta de ética científica. En el ‘biopunk’ no suelen haber elementos sobrenaturales. Sin embargo, hay algunos casos en que las posesiones demoníacas o de fantasmas pueden servir para presentar sus mismos temas.

resident evil biopunk

¿Cuáles son los principales exponentes del ‘biopunk’?

Como ya dijimos, no hay mejor representante del ‘biopunk’ que la franquicia Resident Evil, tanto en sus videojuegos como películas, manga, etc. Pero ya hablaremos a fondo sobre eso más adelante.

En el mundo del cine, este subgénero es sinónimo de David Cronenberg. Este director canadiense y sus películas de ‘body horror’ (horror corporal) son consideradas por muchos como el punto de partida del ‘biopunk’. Filmes como La Mosca, en la que el material genético de un científico se combina accidentalmente con el de un insecto y lo convierten poco a poco en un monstruo, y eXistenZ, en la que las personas usan una consola de videojuegos orgánica para conectarse a un mundo virtual. Son imprescindibles para entender este género. Tampoco podemos olvidar otras de sus obras como Shiver, Rabid y The Brood.

La mosca biopunk body horror

De hecho, su hijo Brandon Cronenberg recogió la bandera de su padre en la película Antiviral. Esta es una perturbadora historia ‘biopunk’ en la que los fanáticos pagan para ser infectados con los virus generados en los cuerpos de los famosos.

El ‘cyberpunk’ muestra el horror de la tecnología que crece sin control en un capitalismo desenfrenado. El ‘biopunk’ puede hacer lo mismo usando los organismos vivos como ejemplo, pero también puede ser un ejemplo de la venganza de la naturaleza contra la especie humana.

Prácticamente toda película, serie o videojuego en la que vemos un ser monstruoso creado por experimentos científicos o una evolución inesperada puede ser considerada ‘biopunk’. Pero según los puristas, solo se puede reconocer en el género los trabajos que usan esas transformaciones para hablar sobre los temas ya mencionados. Otro buen ejemplo en el cine es Splice. En este filme de Vincenzo Natali, director de Cube, una pareja de científicos crean una “hija” usando su propio material genético. La excelente serie Orphan Black, que podemos encontrar en Netflix, también toca todos estos temas sin recurrir al horror corporal.

En la literatura, la primera novela considerada ‘biopunk’ es La isla del Dr. Moreau, de H.G. Wells. También tenemos la perturbadora Blood Music, de Greg Bear; la trilogía Xenogenesis de Octavia E. Butler; el clásico Wetware, de Rudy Rucket; y The Windup Girl, en la que Paolo Bacigalupi combina el miedo a las armas biológicas con el calentamiento global.

El ‘biopunk’ es bastante popular en Japón. Son muchos los manga y anime que han usado elementos como invasiones alienígenas, avances científicos y humanos viajando a lugares prohibidos para crear monstruosas mutaciones genéticas. Akira usa muchos elementos de este género a pesar de ser considerado principalmente un clásico del ‘cyberpunk’. Las transformaciones de Shingeki no Kyojin también tienen su pie firmemente puesto sobre este género y algunos consideran que la primera película de Pokémon (Mew vs Mewtwo) tiene elementos de este.

Mientras tanto, los cómics tienen obras como Black Hole. También encontramos el género ‘biopunk’ en los videojuegos gracias a títulos como Inside y franquicias como Parasite Eve y BioShock.

‘Biopunk’ en el mundo de Resident Evil

No creemos que nos equivoquemos al declarar que Resident Evil es el mayor representante del género ‘biopunk’. No lo decimos solo por la popularidad de la saga. Sus temáticas encajan a la perfección en lo que define a este tipo de historias.

En teoría, podemos considerar ‘biopunk’ todas las historias de zombis en las que la invasión se deba a un virus. Pero en realidad son pocas las que usan esta causa para explorar así sea un poco los temas relevantes del género. Resident Evil hace esto muy bien. No olvidemos que su nombre original es Biohazard.

Esta saga hace comentarios —no muy profundos, pero sí interesantes— respecto al terrorismo biológico, la ambición capitalista de las empresas farmacéuticas, el uso de armas virales en la guerra, la fragilidad orgánica de los seres vivos y, sobre todo, nos muestra el horror que existe en ver cuerpos humanos convertidos en armas.

resident evil cyberpunk body horror

A medida que la franquicia ha avanzado, hemos visto a sus personajes convertirse en activistas y soldados que se oponen a estos usos de la biotecnología y la manipulación genética. Encontramos ciudades decimadas por virus y empresas manipulando gobiernos con objetivos militares. Incluso hemos visto el horror causado por empresas como Umbrella y Tricell en África. En Resident Evil 5 descubrimos que usaron personas de bajos recursos para sus experimentos, engañándolos al decirles que les estaban dando medicinas.

Puede que el enfoque de Resident Evil siempre haya estado en los disparos, el ‘gore’ y los sustos. Pero si ponemos atención, podemos encontrar un trasfondo intrigante que se basa en miedos reales. No de un apocalipsis zombi, sino de empresas farmacéuticas ambiciosas, virus incontrolables y cuerpos que se salen de nuestro control.

Ya veremos qué manejo le da Resident Evil Village a estos temas. Tenemos curiosidad de saber cómo una vampiresa sexy de casi tres metros encaja en el mundo del ‘biopunk’.

lady dimitrescu biohazard village

El ‘cyberpunk’ se está quedando estancado, pero el ‘biopunk’ todavía no ha alcanzado su máximo potencial. Queremos ver a dónde irá en el futuro, sobre todo con la trágica inspiración de la pandemia del COVID-19 que estamos viviendo. 

¿Cuáles son sus obras favoritas de este género? Esperamos sus comentarios.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas