Conecta con nosotros

Videojuegos

Severed – La reseña

El más reciente juego de los creadores de Guacamelee es una extraña aventura en un mundo cruel y oscuro. ¿Vale la pena adentrarnos en él?

Publicado

el

Uno de mis juegos favoritos en lo que va de esta década es Guacamelee. Este juego independiente de Drinkbox Studios me enamoró con su gran colorido, sentido del humor y devoción por la cultura mexicana mediante iconografía de luchadores y día de los muertos. El talento demostrado en este título hizo que me interesara de inmediato por la compañía y que esperara con mucha ansiedad su siguiente juego.

Y aquí lo tengo por fin. Severed salió originalmente para PlayStation Vita en abril, pero es ahora con su lanzamiento en Wii U, 3DS y dispositivos móviles iOS, que ha llegado a mis manos y comprobé que no podría ser más diferente al anterior trabajo de este estudio, en cuanto a tono, género y jugabilidad. Pero, ¿qué tan bueno es?

En Severed somos Sasha. Nuestra casa ha sido destruida, nuestra familia ha desaparecido y nuestro brazo izquierdo ha sido arrancado. Pero no somos una chica indefensa. Nuestra madre nos ha enseñado a luchar y un ser demoníaco nos ha otorgado una poderosa espada viviente, así que de inmediato partimos en busca de nuestros seres queridos.

Pero el mundo que debemos recorrer en nuestra búsqueda no es la típica tierra de fantasías y leyendas. Este es un lugar extraño, caótico y vibrante. El aparente resultado de una dimensión de horror filtrándose a otra realidad. Los templos, ciudades, bosques y cuevas que visitamos están llenos de vida extraña, elementos de apariencia fúngica (relativo a los hongos) emergiendo de las paredes. Lo que anteriormente pudiera haber sido una civilización precolombina Maya o Azteca ahora es una tierra alienígena y llena de monstruos. ¿Es este realmente nuestro mundo? ¿Qué ocurrió aquí?

Avanzando por estos escenarios nos damos cuenta que la navegación sigue las reglas de los ‘dungeon crawlers’. Este género fue muy popular en los ochenta en juegos para PC como Dungeon Master, Eye of the Beholder o el más reciente Legend of Grimrock. Títulos en los que recorremos los calabozos con vista en primera persona cuarto por cuarto, como avanzando por una cuadrícula (tal vez el mejor ejemplo para jugadores de consola sea la saga Etrian Odyssey).

Cuando encontramos un enemigo es cuando vemos la mayor diferencia con estos juegos. Aquí no seleccionamos nuestros ataques por turnos sino que atacamos tocando la pantalla con nuestro dedo o stylus, deslizándolo en la dirección que queramos atacar como si se tratara de Fruit Ninja. Pero no es cuestión de ejecutar la misma acción “a lo loco” ya que cada enemigo tiene una aproximación diferente. Algunos se pueden cubrir, lo que nos obliga a atacar desde el otro lado, mientras que a otros tenemos que atacar en ciertas partes de su cuerpo para que revelen sus puntos débiles o para evitar sus ataques, y claro, tenemos también que defendernos frotando la pantalla hacia los ataques enemigos.

Es tristemente común que los juegos de control táctil sean despreciados como “juegos casuales” o como productos que no valen la pena por cierto sector de la comunidad videojugadora, pero Severed es la prueba perfecta de que esto simplemente no es cierto. Su sistema de combate ofrece bastante profundidad y variedad a pesar de su supuestamente “limitado” sistema de control. No solo porque cada enemigo representa una forma diferente de ataque y defensa, sino porque no siempre combatimos a uno solo de ellos al mismo tiempo, lo que requiere una estrategia de manejo del tiempo y recursos. Sumemos a esto que a mitad de la aventura entran en juego elementos como enemigos con mejoras de ataque, defensa, salud o que podemos usar una habilidad para robarlas, y tenemos creado un sistema de combate complejo y tenso que nos exige reflejos, astucia y mucha habilidad. Además, cuando terminemos un combate, tenemos la oportunidad de cortar «partes» de los enemigos, las cuales luego podemos usar para mejorar la habilidades y poderes de Sasha.

severed_03

Créanme, los combates pueden llegar a ser bastante intensos y en el último calabozo me llegué a encontrar blandiendo el stylus contra el GamePad del Wii U con tanta fuerza, que temía rayarlo (afortunadamente no le pasó nada malo).

Algo mas a tener en cuenta si juegan en Wii U es que aunque se puede jugar viendo al televisor, solo recomiendo hacerlo en los momentos de exploración. En los combates seremos mucho más precisos si miramos la pantalla de control. Incluso recomendaría usar exclusivamente el control para este juego si les molesta subir y bajar la mirada constantemente.

¿Y qué son esos enemigos contra los que estamos combatiendo? La verdad no se explicarlo bien. Estas criaturas pueden ser desde seres simiescos con varios brazos hasta cráneos gigantes que revelan su cerebro al abrir la mandíbula, o colecciones de ojos flotantes. No están basados en ninguna mitología o leyenda específica pero son realmente seres de pesadilla en los que veo influencias que vienen de todos lados. Puedo notar en ellos mucho de los cuentos de Lovecraft, de las películas de David Cronenberg y John Carpenter, hasta de las más extrañas criaturas vistas en Rick & Morty.

Encontrar una nueva criatura es siempre emocionante porque no sabemos lo que tenemos que hacer para derrotarla, por lo cual debemos observarla de modo que revele sus movimientos y puntos débiles, lo que resulta muy satisfactorio descubrir. Claro que en realidad la variedad de enemigos no es tan alta y después de la mitad del juego comenzamos a ver variaciones de los mismos rivales que ya hemos enfrentado antes, aunque con corazas o mayor velocidad. Aunque esto se presta para nuevas situaciones y estrategias la verdad es que se siente un poco repetitivo, aunque solo a nivel visual.

Lo mejor es que todos estos lucen increíbles en toda su desagradable gloria gracias al estilo visual de Severed. Estos gráficos de apariencia vectorizada, al más puro estilo de las animaciones creadas en flash, pueden recordar inicialmente a Guacamelee pero gozan de un personalidad propia y muy original. Los colores brillan como si fueran de neón y las animaciones son fluidas y orgánicas. Es una lástima que los fondos, la mayor parte del tiempo, sean tan estáticos, aunque ocasionalmente ofrecen bellos efectos como lluvia o nubes con vistas muy llamativas. La sencilla pero apropiada música en combinación con este apartado visual crean un juego realmente atmosférico y bello dentro de su rareza. Es verdad que la música no tiene la personalidad del anterior título del mismo estudio, pero no la necesita (destaco, eso sí, la bella canción del final).

Este juego está planteado como si de un ‘Metroidvania’ se tratara, juegos de mapa único no lineal en el que obtenemos habilidades que nos abren nuevos caminos en diversas localizaciones. Tenemos tres calabozos principales conectados por un bosque central y con atajos que los conectan entre si. La forma en que avanzamos en ellos resolviendo puzzles, recolectando “llaves”, derrotando enemigos y descubriendo cuartos secretos recuerda a los de la saga The Legend of Zelda aunque algo simplificados. Todos ellos son escenarios muy interesantes y tienen un buen reto, pero el problema viene cuando encontramos lugares a los que no podemos entrar porque no tenemos la habilidad requerida.

severed_02

Verán, por la forma en que está estructurado el juego no hay mucha necesidad de regresar a zonas ya visitadas para avanzar en la trama y la única razón por la que volveríamos es para descubrir nuevos cuartos secretos. Estos contienen piezas de corazón o de cerebro que aumentan nuestra barra de sangre o nuestro mana, pero el único momento en que vale la pena regresar para no desviarnos demasiado y aprovechar mejor el tiempo es al final del juego cuando ya tenemos todas las habilidades, por lo que la salud o magia extra no valen realmente la pena. Volver a recorrer estos lugares ya vacíos de enemigos resulta más una carga extra.

También hay tres objetos secretos que encontramos de esta manera y que cambian algunos detalles al final del juego, pero son solo eso, detalles. No se altera la historia ni el sentimiento del final de manera alguna.

Sé que esto suena muy negativo, pero que por favor no los desanime. El desarrollo normal del juego, para aquellos que no busquen terminarlo al 100%, sigue siendo excelente, con un muy buen ritmo entre la acción y la exploración y con la duración perfecta para no hacerse aburrido (alrededor de las seis horas).

Algo más que me siento obligado a comentar es la profundidad temática de la que goza. Aunque no soy uno de aquellos que menosprecian los juegos de control táctil, la verdad es que incluso yo me sorprendí con la forma en que «un simple juego de estos» como Severed se aproxima a temas como la muerte y el duelo. El viaje de Sasha bien puede servir como una metáfora o incluso como una lección sobre la forma en que las personas reaccionan a la pérdida. Vemos los efectos destructivos del dejarse llevar por la rabia y la impotencia o lo que ocurre si no somos capaces de “dejar ir” a aquellos que amamos.

No deben dejar pasar este juego. No importa si en el pasado no se han sentido atraídos a los dungeon crawler o a aquellos que nos piden interactuar con una pantalla táctil, porque de lo contrario se estarían perdiendo de una experiencia única. Ningún juego luce como este, ningún juego se siente como este. En un mercado tan saturado como el de los videojuegos, donde incluso los indies se comienzan a parecer entre si, Severed es un soplo de aire fresco que les recomiendo al 100%.

Reseña hecha con una copia digital de Severed en su versión de Wii U brindada por Drinkbox Studios.

Pueden leer más de Sir Laguna en su blog Siento un Ki Maligno, seguirlo en Twitter, hacerle preguntas frikis en Ask.fm o ver sus videos en su canal de YouTube.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas