Conecta con nosotros

Videojuegos

Sir Lovelot – Reseña

Aunque claramente inspirado en Super Meat Boy, Sir Lovelot termina siendo una experiencia con un encanto diferente al del título de 2010.

Publicado

el

Aunque lejos de ser un pionero dentro del género de plataformas, Super Meat Boy fue uno de los juegos independientes más populares de 2010. No menos importante, supuso el retorno de la dificultad que en antaño se relacionaba con el género. Por supuesto, la popularidad del título de Team Meat impulsó a múltiples desarrolladores —sobre todo ‘indie’— a hacer sus propios plataformeros 2D.

Sir Lovelot es el más reciente de estos «imitadores» de Super Meat Boy.

La historia de Sir Lovelot pone a los jugadores en los zapatos del caballero homónimo. ¿Su objetivo? Explorar las cuatro regiones de Lululand en busca del amor de su vida. Sin embargo, no puede llegar con las manos vacías a las diferentes princesas del reino. Para ello, debe recolectar regalos. Por supuesto, esto no resulta tan sencillo cuando el reino está repleto de peligros. Afortunadamente, el protagonista cuenta con varias habilidades que le permiten hacerles frente.

Además de la capacidad de hacer un doble salto y un ‘dash’, tanto en la tierra como en el aire, el protagonista puede escalar y deslizarse por las paredes. Con la excepción de la capacidad de aferrarse a las salientes, esta habilidad es muy similar a la de Super Meat Boy. Sin embargo, a diferencia del juego de Team Meat, Sir Lovelot posee un componente más ofensivo. Este consiste en la capacidad de disparar proyectiles. Si bien son ilimitados, tienen un alcance corto. Estos ataques sirven para eliminar enemigos, pero es posible llegar hasta el final de algunos niveles sin disparar.

No menos importante, Sir Lovelot resulta substancialmente más sencillo que Super Meat Boy. Un buen ejemplo de esto es la presencia de puntos de control al pasar a otra pantalla. Debido a esta decisión de diseño, el énfasis de Sir Lovelot se encuentra en el reto de superar los niveles con el mayor porcentaje de terminación y/o menor tiempo posible. De hecho, el final invita a los jugadores a superar sus récords.

Super Lovelot reseña crítica análisis review

En todos los niveles de Sir Lovelot, los jugadores pueden encontrar un número fijo de coleccionables. Aunque todos los niveles pueden superarse al encontrar la torre de la princesa y darle un regalo específico, la gracia del juego es conseguir todos los coleccionables en el menor tiempo posible. Estos consisten en los mencionados regalos —flores, anillos, piedras preciosas y dulces—, monedas y huevos de oro.

El porcentaje de terminación de los niveles se mide según el número de coleccionables recolectados y el número de muertes. Incluso si Sir Lovelot no es un título muy difícil, generalmente exige que los jugadores estén familiarizados con la geografía y enemigos del nivel para superarlo sin sufrir muertes. Esto se vuelve más evidente a medida se avanza, ya que el diseño de niveles se vuelve más traicionero.

Mientras que los primeros niveles consisten en llegar del punto A del B, los posteriores comprenden nuevos obstáculos —tales como puertas con interruptores y trampas— y enemigos con patrones más complejos. Generalmente, también implican escenarios más grandes. Sin embargo, estos niveles también vienen con nuevos elementos —tales como trampolines y ventiladores— que permiten interactuar con los niveles de nuevas formas. Esto también incluye pasadizos secretos y atajos.

Teniendo en cuenta la cantidad de elementos, Sir Lovelot se vuelve una experiencia de prueba-error. Esto solo se vuelve más evidente al querer completar el juego al 100%. De tener la mentalidad de ‘speedrunner’ y/o ‘completista’, Sir Lovelot ofrece un decente apartado de rejugabilidad por su reducido precio. De buscar un plataformero corto, Sir Lovelot es una buena opción. Si bien no añade novedad alguna al género, su presentación —que brilla por su estilo visual retro y la banda sonora de Alexander Falinski— y jugabilidad simple se prestan para una aventura entretenida.

Sir Lovelot
7/10 Nota
Lo que nos gustó
- Su estilo 'pixel art' y la banda sonora de Alexander Falinski.
- Un título perfecto para los que disfruten de los 'speedruns'.
Lo que no nos gustó
- No añade novedad alguna al género de plataformas 2D.
- Puede resultar muy sencillo.
- No es muy largo.
En resumen
Como muchos otros "imitadores" de Super Meat Boy, Sir Lovelot no introduce gran novedad al género de plataformas 2D. A pesar de su corta duración y no gozar de la característica dificultad del primer juego de Team Meat, el último juego de pixel.lu ofrece una experiencia entretenida de principio a fin. Los 'speedrunners' o 'completistas' sabrán sacarle provecho.

Reseña hecha con una copia digital de Sir Lovelot para PS5 brindada por pixel.lu.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas