Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Spelunky 2 – Reseña

Las profundidades de la Tierra no fueron suficientes para la familia Spelunky, ahora la luna es testigo de una cuantiosa serie de muertes exploratorias.

Publicado

en

Ana Spelunky entra a una misteriosa caverna ubicada en la luna en busca de sus padres. Por qué no necesita traje de astronauta ni es afectada por la baja gravedad, nunca lo sabremos. Bajo su arsenal de herramientas cuenta con unas cuantas bombas, cuerdas, y sus habilidades con el látigo, si es que sirven de algo. Pero con apenas tocar el primer nivel subterráneo se enfrenta a incontables maneras de morir, algunas lo suficientemente irrisorias, otras injustas, todas sin piedad.

Absolutamente todo lo que se mueve y lo que no –en el caso de las trampas estáticas– quiere acabar con la de vida de Ana o cualquier espeleólogo que ose adentrarse en las profundidades de la luna. Murciélagos, serpientes, arañas, cobras, escorpiones, lagartos cornudos, cavernícolas, esqueletos vivientes, hasta gigantescos entes ectoplasmáticos (o fantasmas) son mortales durante el recorrido, pero suele ser un error inocente el que cause la caída y pérdida total de lo logrado.

A veces todo conspira en tu contra.

Aunque la versión clásica del juego original de 2008 creado por Derek Yu se puede encontrar gratuitamente de forma oficial para PC, hasta en versión HTML5 para navegador, Mossmouth puso a la venta unos años después una versión mejorada para consolas. En adelante prosiguió con el desarrollo de una secuela en conjunto con BlitWorks, que finalmente ve la luz al final de la cueva en PlayStation 4 y PC.

Spelunky 2 sigue siendo un ‘roguelike‘ de plataformas puro y duro. En realidad es muy poco lo que se separa de su popular predecesor, con excepción de una incrementada dificultad incluso en los niveles iniciales. La base de su mecánica principal sigue siendo la generación aleatoria de los niveles, haciendo de la memorización de rutas algo inútil e imposible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En algunas ocasiones se pueden encontrar patrones similares en los que el algoritmo crea sus niveles tras cada muerte, pero por lo general solo podemos dedicarnos a aprender cómo evitar las trampas, derrotar cada tipo de enemigo o desplazarnos lo más sigiloso posible por rutas alternas mientras los evitamos. Esto gracias a algunas bombas y cuerdas disponibles desde el comienzo de partida en cada nivel.

No es que sea imposible abrirse camino por las rutas principales de cada escenario sin hacer explotar las paredes, pero sea por medio de bombas o excavando con una pica (escondida aleatoriamente en alguna parte) se puede llegar a la puerta inferior que da acceso al siguiente nivel. Entonces las amenazas vuelven a surgir en caminos infestados por toda clase de peligros y el ciclo continúa.

Spelunky 2 es un título donde –tal como en el original– pasar entre niveles no nos asegura avance alguno, tampoco existen puntos de guardado en el sentido estricto de la palabra. Ni vidas ni créditos, solo algunos atajos. Alcanzar algunos de los atajos subterráneos nos permite acceder a niveles más avanzados desde el lobby principal tras una muerte imprevista. Pero por lo general, una muerte en cualquier nivel es permanente, llevándose con ello el arsenal y dinero recolectado.

Es la naturaleza innata del género, pero por algún motivo ésta secuela se siente más castigadora, inclemente y menos benevolente, pese a que nunca lo haya sido. Esto pareciera guardar más relación con procedimientos como el generador de números aleatorios o RNG (Random Number Generator), el susodicho algoritmo que genera la formación de elementos en pantalla, necesaria para darle vida a los niveles y que estos sean diferentes en cada reinicio.

Por supuesto la habilidad y el constante aprendizaje son indispensables para sobrevivir en Spelunky 2, no estamos lavándonos las manos al respecto. Pero cuando la retroalimentación de los usuarios y el mismo desarrollador reconocen que es justa una optimización a los niveles 1-1 y 1-2, con una frecuencia sobrecargada de enemigos (¡sucios topos!) y trampas, es porque la solución es más que un simple «git gud.» Por fortuna es un asunto cuyo tratamiento está contemplado.

Una de las ventajas de Spelunky 2 es el aprovechamiento del agreste estilo de juego para un multijugador local de hasta cuatro exploradores en la misma pantalla. De esta manera es posible recorrer la aventura principal en compañía, aunque esto signifique que los peligros puedan exponenciarse debido al fuego amigo. Un agarre en el momento menos oportuno, el golpe con una roca lanzada, o una bomba mal puesta, significa la muerte a manos de nuestros presuntos aliados.

Curiosamente la muerte no es el final, porque como fantasma es posible seguir jugando así sea solo con la capacidad de soplar, o recuperando la vida si encontramos un sarcófago con la marca de una calavera. Es posible que el trabajo en equipo de mejores frutos que el solitario, pero se necesita una buena comunicación y coordinación para no empeorar más las cosas en estas cavernas lunares.

También podemos encontrar amigos animales en la forma del canino pug de Ana, un gato o un roedor. De llevarlos con vida hasta la salida más cercana recibimos un corazón de salud, pero en el proceso pueden perder inocentemente la vida y sus cuerpos se convierten en un objeto más de uso, como para activar trampas al estilo de bloques de flechas o lanzarlos para golpear enemigos. Especial cuidado hay que tener con los vendedores y comerciantes de pavos que se puedan encontrar, ya que cualquier movimiento sospechoso activa su «modo exterminador.»

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si no hay muchos ánimos para lo cooperativo siempre hay espacio para la arena de combate, un máximo de cuatro personajes (controlables o bots) en espacios cerrados, que se pueden atacar entre sí con los objetos que salgan en las cajas o las clásicas bombas en posesión. El látigo estándar de la aventura no ayuda mucho debido a su corto alcance, pero otras de las armas disponibles en las cajas (que en la aventura se pueden comprar por precios altos) pueden ser más bien súper poderosas.

Las modalidades en línea retan a los jugadores a alcanzar sus mejores tiempos superando los diferentes niveles y mundos temáticos (jungla, volcán, etc). Pero eso es confiando en que la curva de aprendizaje no termine alejando a muchos de los iniciados en esta salvaje historia de espeleología familiar. A veces el aprendizaje ni siquiera es suficiente para evitar experimentar de primera mano más de mil maneras de morir.

Spelunky 2
8/10 Nota
Lo que nos gustó
-Alto nivel de dificultad para jugadores exigentes.
-Para ser aleatorios, los niveles producen diseños con pocas fallas.
-Cantidad abrumadora de secretos específicos.
Lo que no nos gustó
-Alto nivel de dificultad en los niveles iniciales.
-La facilidad para morir y reiniciar desde cero puede desanimar rápidamente.
-Argumentalmente no aporta mucho.
En resumen
¿Es entretenido? Definitivamente. ¿Es irritante? MUCHO. La particular mezcla exploratoria de Spelunky 2 lo hace divertido y frustrante a la vez, a pesar de las incontables muertes e intentos, siempre en busca de mejorar para alcanzar un nivel más que se nos esfume con una casual muerte tonta. Tal vez ese sea el tesoro bajo la superficie del juego, que mientras un jugador solitario debe preocuparse por los peligros de la máquina, la presencia de más jugadores lo puede convertir en una obra de maldad, la teoría del caos hecha juego.

Reseña hecha con una copia digital de Spelunky 2 para PlayStation 4 brindada por Mossmouth.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas