Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Super Mario 64 ayuda a combatir el alzheimer en adultos mayores

Uno de los mayores exponentes en cuanto a plataformas 3D fue motivo de estudio riguroso.

Publicado

en

Todos los que estamos involucrados de una u otra forma en la industria de los videojuegos, sea desde el punto de vista de consumidores, desarrolladores, o laborando en los diferentes medios, conocemos y valoramos la importancia de los mismos con una práctica moderada sin caer en los excesos. Como la mayoría de cosas en la vida.

Puede que los videojuegos en la actualidad no sean tan satanizados como en sus primeras décadas de popularidad, pero la masificación de dispositivos y facilidad para acceder a ellos en casi cualquier pantalla –sin olvidar líos legales como la clasificación de juegos de azar gracias a las cajas de botín– no deja de causar preocupación para sectores de mayor edad en la sociedad.

Aunque ya se han demostrado en varias ocasiones las ventajas de los videojuegos para la memoria, la vista y hasta ciertas articulaciones, un estudio publicado por la Universidad de Montreal, Canadá, empleó a 33 voluntarios con edades entre los 55 a 75 años, dividiéndolos en tres grupos.

Al primer grupo se le pidió aprender a tocar piano en un computador, el segundo grupo no tuvo que hacer nada en especial, mientras que el tercer grupo fue encargado con la tarea de completar el clásico de Nintendo 64, Super Mario 64, a través de sesiones de 30 minutos durante el curso de seis meses.

La pregunta redundante sería, ¿cuál fue el grupo con mejores resultados?

Pues para orgullo de muchos de nosotros, aquellos que guiaron al bonachón Mario a través de las pinturas de Bob-omb Battlefield, Whomp’s Fortress, Cool, Cool Mountain, Lethal Lava Land y todo el resto de niveles en el castillo de Peach, vieron un significante incremento de materia gris en partes del cerebro conocidas como el cerebelo (control y equilibrio) y el hipocampo (recuerdos a largo plazo).

Por supuesto el positivo resultado final no aplica únicamente a Super Mario 64, pero su mérito radica en haber sido el único plataformas 3D utilizado para el estudio. La teoría es que este tipo de juegos, cuyo objetivo en parte para el usuario es aprender a navegar con naturalidad en entornos nuevos, ayuda a desarrollar mapas cognitivos y mejorar en general las funciones cerebrales.

Justo lo que se necesita para combatir la enfermedad del Alzheimer.

Fuente: Plos One

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas