Connect with us

Juegos

The Division – La reseña

Después de tanta espero llegó la nueva IP de Ubisoft. ¿Logró cumplir sus promesas? Eso lo podrás saber leyendo esta reseña.

Publicado

en

En el 2013 Ubisoft presentó The Division, un título que buscaría “revolucionar” la industria dada su propuesta orientada a lo que conocemos como un MMORPG, pero con un toque “único” que haría de esta IP un juego como algo nunca antes visto. Así, la promesa no solo fue un shooter de mundo abierto en tercera persona, sino una historia apasionante y un apartado gráfico de lujo. ¿Lo lograron? Eso está por verse.

The Division comienza contándonos como en un Black Friday se propaga un virus llamado “Green Poison”, una toxina que no solo ha acabado con la mayoría de la población de Nueva York, sino que ha dejado a la ciudad en un estado de vulnerabilidad que ha sido aprovechado por fuerzas criminales que poco a poco se han apoderado de la Gran Manzana. Así, nuestra labor comienza cuando somos convocados por el gobierno en un intento de restaurar el orden.

¿Por qué? Bien, pues porque somos agentes de un equipo especial llamado “La División” que solo es convocado en momentos de crisis. Tan pronto suenan las alarmas, comienza este título que nos llevará no solo en busca de detener a las diferentes facciones enemigas, sino que también tiene como fin hallar al responsable de este suceso y una posible cura a este potente virus.

Si bien la premisa suena bastante interesante, al menos para mí lo fue, he de decir que no evoluciona en nada más, desafortunadamente. Aunque The Division se esfuerza por contarnos el origen del virus, el responsable tras el ataque a Nueva York y lo que sucede con los agentes renegados de “La División”, no hay una historia como tal que sea envolvente o mínimamente interesante para mantenernos enganchados.

Para tener el sello del fallecido Tom Clancy, es una historia que no solo no se desarrolla, sino que no tiene los elementos narrativos por los que bien reconocemos algunas de sus obras (u otros títulos de Ubisoft), tal como lo podría ser una evolución detallada de los personajes o un contexto socio político que refuerce y vaya más allá de la trama. Si tenemos en cuenta esto último, también hay que notar que The Division como tal no tiene una mitología establecida, es decir, sabemos que existe un virus y un enemigo especifico, pero más allá de lo anterior no vemos algo adicional.

The Division (11)

Claro que habrá un par de momentos interesantes a lo largo del juego, de hecho, la acción presentada es bastante intensa, sin embargo, al concluir la campaña no habrá un desenlace como tal que cierre la historia. Si bien se podría argumentar que esto se debe a la naturaleza del juego, el final como tal es abrupto e inconcluso, incluso si nos hemos esforzado en explorar los secretos ocultos en el mapa.

La historia de proporciones épicas no está en ningún lugar, sin embargo, The Division es un conjunto de diferentes apartados que, aclarándolo de una vez, hacen de este título uno bueno. No obstante, también es cierto que Ubisoft se ha venido caracterizando por una constante llamada “juegos a medias”, y está no es la excepción.

En términos de jugabilidad sabemos que este es un juego de disparos con cover-system en tercera persona. Nada de esto ha cambiado, obviamente, por los que sus mecánicas de disparo, desplazamiento y demás siguen tal como en la beta. Esto no es malo pues ya se ha establecido que la jugabilidad es uno de los puntos fuertes en The Division, aunque hay un par de cosas que pueden mejorar, entre ellas, la AI, que bien puede ser muy estúpida o estúpidamente “invencible”, según la dificultad de juego.

The Division (5)

Un apartado desconcertante es el creador de personajes. Para ser un MMORPG, las opciones de personalización son escasas y se limitan a tener un set de rostros y características que harán inevitable que muchos de los usuarios sean similares. Lo mismo se aplica al atuendo como tal que tenemos a disposición para vestir a nuestro protagonista, pues las piezas disponibles no tendrán un impacto visual que diferencie una persona de otra sin importar su nivel o categoría.

En relación a lo anterior, hay que resaltar que aunque el atuendo es casi el mismo para todos los personajes sin importar su nivel, aun así habrá piezas de armadura y armas que si dependen de nuestro rango, por lo que a lo largo de la campaña iremos cambiando unos artículos por otros para ir incrementando nuestras estadísticas.

Como ya se había dicho, el sistema de niveles para The Division es similar al de Destiny, por lo que habrá un nivel base que podemos alcanzar mediante experiencia y otro tipo de nivel que solo podremos lograr con el Gear Score, un puntaje que tendrá nuestro equipo y que asegura que podamos enfrentarnos a los retos más desafiantes del juego y, por supuesto, que obtengamos piezas de loot con mayor categoría.

The Division (9)

Individualmente The Division sería más satisfactorio si tuviera una historia más sólida y un protagonista interesante, sin embargo, la diversión llega cuando jugamos este título de forma cooperativa. Sea con amigos o vía matchmaking, la estructura del juego es la acción en equipo, por lo que será mejor si tenemos compañía. Esto es tan bueno como malo, pues a nivel cooperativo será un juego desafiante, divertido y diverso; lleno de retos y con un componente de estrategia que pocos títulos de disparos tienen, sin embargo, por si solo se convierte en un shooter algo genérico, con un cover-system que no es tan profundo dada la perdida de interacción entre jugadores y sus habilidades.

Algo que me genera curiosidad es la decisión de no establecer clases como tal en The Division. Me explico, a nuestra disposición tendremos tres arboles de habilidad: Medicina, Seguridad y Tecnología; los cuales nos darán habilidades y ventajas que podremos usar a lo largo del juego. Sin embargo, sin importar cuál sea nuestra elección, podremos cambiar de rama de especialización en cualquier momento.

Por un lado, es una gran herramienta que nos da libertad para jugar, literalmente, como queramos. Mejor aún, potencia en gran manera lo que se puede hacer de forma cooperativa al tener un mayor control sobre las habilidades de cada personaje y cómo se pueden complementar, pero a la vez no motiva a que creemos otro personaje pues técnicamente tendrían las mismas capacidades que el primero.

The Division (6)

Aunque he de aceptar que jugar The Division de forma cooperativa es bastante divertido, también tengo que reconocer que es un juego bastante repetitivo dada la estructura de las misiones. Excluyendo las principales, que brillan por tener cierta variedad en los objetivos a cumplir, las secundarias y aleatorias se caracterizan por hacernos cumplir una y otra vez la misma tarea, por lo que nos veremos enfrascados en misiones de rescate, exploración, asalto, etc.

Como tal, lo único re-jugable serán las misiones de la campaña con variaciones de dificultad, sin embargo, a esto hay que añadir un modo de juego complementario que según como se le vea, puede ser algo muy bueno o algo ligeramente decepcionante.

Tal como mencioné en mis impresiones de la beta, la Zona Oscura viene a ser el área PVP de The Division, donde los usuarios pueden ir solos (o en grupo de hasta cuatro jugadores) en busca de ciertos paquetes contaminados que deben ser extraídos en ciertas partes del mapa. Si bien este será nuestro “principal objetivo”, entre comillas porque realmente no hay uno, hay que tener presente también el sistema de “Agentes Renegados”.

The Division (4)

Un Agente Renegado es aquel jugador que decidió dar espalda a La División, por lo que ahora su “misión” viene a ser la eliminación completa de quienes antes eran sus camaradas. Así, el único modo de juego en la Zona Oscura se convierte en una partida en la que prima la supervivencia, sea por parte de los que esperan extraer los paquetes contaminados, o aquellos que los roban y se convierten en presa dada su hostilidad.

Desafortunadamente tengo que volver a señalar las falencias de la Zona Oscura, pues aunque es un modo de juego entretenido por unos instantes, con rapidez no solo pierde la gracia, sino que también cae en lo repetitivo.

Se extrañan en verdad modos de juego tradicionales que complementen el multijugador y permitan al usuario decidir qué hacer, en vez de llevarlos a una zona de guerra en la que ni pueden llegar a tener interés. A esto último hay que sumar un detalle más, y es que el sistema de Agente Renegado no es tan preciso del todo, pues un disparo accidental contra otro usuario hará que seamos el enemigo inmediatamente sin opción de quitarnos dicha categoría.

The Division (3)

En perspectiva, la Zona Oscura tiene un gran potencial pues al igual que el juego se compone de un mapa enorme que se divide por niveles, sin embargo, sin importar si somos rango 60, 30 o 10, las actividades serán las mismas. Sabemos que Ubisoft planea mejorar esto, pero al momento de esta crítica, el modo PVP de The Division no es nada impresionante, aunque eso sí, explorar dicha área en compañía es mucho más gratificante y, ciertamente, más táctico.

¿Y gráficamente qué? Bien, pues era evidente que lo demostrado en el 2013 no iba a llegar a suceder, pero para ser justos, The Division no luce mal. Claramente la versión de PC es la mejor librada dados los ajustes personalizados que se pueden hacer, pero en PlayStation 4 igual hay una gran cantidad de detalles que llaman la atención, sean los efectos de luces en la noche, la nieve sobre vehículos y ropa, y la destrucción en el entorno.

Eso sí, en PlayStation 4 cabe resaltar que las texturas no cargan inmediatamente y pueden haber zonas en la que ciertos elementos se verán pixelados antes de definirse. Así mismo, puede que la ciudad sea una maravilla, pero los modelados de los personajes no son tan cuidados como uno esperaría. Aunque se puede decir que The Division corre bien en consolas, si se presenta un bajón en la tasa de cuadros por segundo en ciertas fases del juego, sea en medio de una acalorada batalla o la transición de un área a otra.

En conclusión, The Division es la representación de un fenómeno que hemos experimentado con Ubisoft en el pasado. Es un título bueno, con potencial, pero que desafortunadamente se siente incompleto en varios de sus apartados. Aun así, es un juego bastante divertido y más aún si estamos con amigos, por lo que es recomendable si tenemos un grupo de colegas con los cuales jugar, de lo contrario, todo se torna en un bucle repetitivo. Por último, lamento el hecho que la banda sonora no sea impactante y que el contenido de las actualizaciones gratuitas no haya llegado con el juego, pues quizá estos agregados habrían hecho de esta reseña algo distinto.

Reseña hecha con una copia de The Division para PlayStation 4 suministrada por Ubisoft.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas