Conecta con nosotros

Videojuegos

The Good Life – Reseña

Pueblo chico, infierno grande.

Publicado

el

Hidetaka Suehiro, mejor conocido como Swery65, es uno de los más interesantes diseñadores y directores de videojuegos de la actualidad. Todos sus trabajos destilan personalidad y parecen hechos a medida para convertirse en obras de culto. Lo curioso es que, a pesar de su encanto, pocos de sus títulos son descritos como “buenos”. Veamos si The Good Life, su más reciente juego y del que nos ocupamos en esta reseña, tendrá estos mismos calificativos.

Pero antes que nada, intentaremos responder la pregunta que suelen tener todos los que se acercan a este juego: ¿qué es The Good Life? Sus creadores lo describen, jocosamente, como “un RPG de pagar deudas”. Pero sus tráileres lo hacen lucir como una aventura gráfica o un juego de exploración de mundo abierto.

En realidad, este título presenta una inusual mezcla de géneros que no siempre combinan bien. Sí tiene elementos de RPG, pero sus principales mecánicas lo convierten en un ‘simulador de vida’ al estilo de Animal Crossing, Cozy Grove y Stardew Valley. Por si fuera poco, también tiene bastante de juego de supervivencia y las fotografías son un aspecto clave.

El pegante que une todo esto es la protagonista: Naomi Hayward. Ella es una periodista neoyorquina caída en desgracia por culpa de una enorme deuda económica. Para poder pagarla, acepta un trabajo para el conglomerado mediático The Morning Bell en un pequeño pueblo del norte de Inglaterra llamado Rainy Woods. Se supone que este es “el lugar más feliz del mundo” y ella debe descubrir sus secretos. Rápidamente se encuentra con el primero de ellos: sus habitantes se convierten en perros y gatos durante la luna llena.

Además, pocas horas después de comenzar la aventura nos encontramos con un misterioso asesinato.

Para resolver estos misterios, debemos hablar con los habitantes del pueblo, hacerles favores para que revelen información y usar nuestras nuevas habilidades de transformación en perro y gato para avanzar en la trama.

The Good Life juego Nintendo Switch Reseña crítica análisis opinión review Swery65

El mundo de Rainy Woods es bastante peculiar. Un día estamos ayudando a un veterano de guerra a comunicarse con su maestro usando notas musicales y al siguiente montamos una oveja legendaria para viajar en el tiempo. Lo mejor que podemos decir sobre el juego es que nos sorprende a cada instante con su diversidad de personajes y situaciones. También podemos aprender sobre algunos detalles interesantes de la historia y mitología del Reino Unido. ¿Alguna vez oyeron hablar sobre la espada Curtana?

Hasta ahí, The Good Life suena como una interesante aventura gráfica. Pero la mayor parte del tiempo no la pasaremos realizando la investigación. Naomi necesita alimentarse, dormir y cuidar su salud. Eso significa que tenemos que estar atentos a varios contadores que se van gastando a medida que realizamos actividades. Tendremos que buscar, cosechar o comprar ingredientes para hacernos de comer o visitar un restaurante para no caer desmayados por el hambre. También tenemos que dormir cada cierto tiempo y ducharnos si no queremos resultar desagradables a los vecinos.

Además de comprar comida, el dinero también sirve para comprar nuevos atuendos para Naomi, decoraciones para su hogar y más. ¿Cómo lo conseguimos? Pues trabajando. Aunque podemos ganar libras esterlinas haciendo misiones opcionales, la mejor forma de obtenerlas está en las redes sociales. Podemos tomar fotos y subirlas a una aplicación llamada Flamingo que nos permite ganar dinero si resultan populares. Siempre es buena idea mirar cuáles son las tendencias del día y tomar fotos que encajen en ellas.

The Good Life juego Nintendo Switch Reseña crítica análisis opinión review Swery65

Esta bizarra mezcla de elementos puede llamar bastante la atención, pero tristemente debemos decir que el resultado rara vez es positivo. The Good Life no es un buen juego porque sus mecánicas no combinan bien entre sí. De hecho, terminan perjudicándose mutuamente.

Veamos, por ejemplo, sus elementos de simulador de vida. Decorar nuestro hogar y jardín o vestir mejores ropas es tentador, pero el juego no anima a gastar dinero en esto porque en cualquier momento tendremos que hacer un gran gasto para avanzar en una misión, reparar nuestra cámara o curarnos de una enfermedad repentina. Un momento, ¿por qué tenemos que pagar en el hospital si el sistema de salud en Inglaterra está socializado?

La mayoría de misiones, tanto principales como opcionales, pertenecen a la infame clasificación de ‘fetch quests’. Consisten simplemente en ir de un lado al otro del mapa para conseguir un objeto o hablar con un personaje. Esto no sería un problema si recorrer Rainy Woods no fuera tan aburrido. El mapa está prácticamente vacío, con pocos coleccionables o sitios de interes que llamen la atención.

Naomi, incluso en sus formas canina y felina, se cansa tras correr un rato y eso hace muy lenta la exploración. Podemos montar una oveja para movernos rápidamente, pero no podemos saltar obstáculos mientras estemos en ella y nos obliga a bajarnos a cada rato o buscar rutas más largas. Hay un sistema de viaje rápido, pero usarlo cuesta dinero.

The Good Life juego Nintendo Switch Reseña crítica análisis opinión review Swery65

A esto tenemos que agregar que la mayoría de interacciones con los habitantes del pueblo no son agradables. Es verdad que Naomi no es una buena persona, pero la mayoría de charlas se basan en insultarla y ridiculizarla. Todo eso lleva a una lección positiva al final, pero las horas que nos toma llegar a ese punto se vuelven insufribles, tanto a nivel narrativo como jugable.

En algunos de sus juegos, Swery trata de hacer un metacomentario mediante el contraste entre jugabilidad y narrativa. ¿Será que The Good Life es así y por eso sus mecánicas chocan tanto? Si es así, no resulta especialmente efectivo. El título busca hacer una velada crítica al capitalismo, al periodismo que se ha vuelto servil hacia las grandes corporaciones y la indignación en redes sociales que es manipulada y usada como arma para beneficio de los poderosos. Todo eso está muy bien, pero estos temas están condensados en la hora final del juego y no tienen el impacto que deberían.

A todas luces, The Good Life parece un juego de PS2. No lo decimos solo por sus gráficos “anticuados”, que tienen su encanto, sino porque sus mecánicas voluntariamente ignoran la evolución que han tenido esta clase de juegos en las últimas dos décadas.

The Good Life juego Nintendo Switch Reseña crítica análisis opinión review Swery65

Otro problema es el rendimiento del juego en Nintendo Switch. Los gráficos retro lucen bastante bien en un buen computador, pero la consola híbrida de Nintendo parece tener problemas para manejarlos y sufre graves ralentizaciones cuando la velocidad de la acción aumenta o hay muchos elementos en pantalla. Si a pesar de todo están interesados en este juego, les recomendamos que eviten esta versión.

Hay algo de encanto en The Good Life. Hay momentos en que su historia goza de intriga, las bizarras situaciones pueden ser divertidas y la evolución de Naomi como personaje puede ser interesante. Tristemente, no es suficiente para que podamos recomendar este juego. Tiene demasiados defectos y problemas no sólo a nivel técnico, sino de diseño. Es posible que algunos logren encontrar belleza en sus defectos y lo conviertan en un título de culto igual que otras obras de Swery, pero no serán la mayoría.

The Good Life
5.2/10 Nota
Lo que nos gustó
- Las locas situaciones a las que nos lleva la trama.
- Naomi tiene un buen arco de personaje.
- Melodías agradables.
Lo que no nos gustó
- No está traducido al español.
- Misiones repetitivas.
- Sus sistemas de juego no combinan bien.
- Mal rendimiento en Switch.
En resumen
Es posible que, como muchos juegos de Swery65, The Good Life termine convirtiéndose en un juego de culto, pero —como muchos juegos de Swery65— se trata de una obra con profundos defectos que arruinan la diversión y distraen de una narrativa potencialmente interesante. Los aspectos más llamativos del juego —como la fotografía, transformación en perro, gato y la investigación de un asesinato— están completamente desaprovechados y la jugabilidad resulta repetitiva y aburrida. Los fanáticos del director tal vez logren encontrar algo de belleza en sus fallos, pero la mayoría de su público potencial no logrará descifrar dónde se encuentran sus encantos.

Reseña hecha con una copia digital de The Good Life para Nintendo Switch brindada por White Owls Inc.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas