Conecta con nosotros

Videojuegos

The House of the Dead: Remake – Reseña

La mansión sobrepoblada de un pobre incomprendido.

Publicado

el

El juego original de The House of the Dead para arcade (1996) y Sega Saturn fue un exponente mayor del género rail shooter y un clásico instantáneo de la fiebre zombi, «revivida» por Resident Evil tan solo seis meses atrás. Para el propio George A. Romero, estas dos propiedades fueron las únicas causantes del resurgir de los zombis en la cultura pop durante décadas recientes.

De forma similar, The House of the Dead lidia con armas biológicas o mutantes, creados por el bioquímico y genetista Dr. Curien. Los zombis son solo algunas de sus aberraciones, pues toda clase de criaturas sedientas de sangre pululan los rincones y el laboratorio secreto de la mansión Curien. Poco o nada tiene que envidiarle a la mansión Spencer, excepto su ligera tranquilidad en comparación.

The House of the Dead: Remake

A la casa del Dr. Curien acude el agente Thomas Rogan y su compañero «G». Rogan va en busca de su prometida Sophie, quien lo llama informándole sobre las atrocidades en la mansión del científico loco. Al llegar al lugar, lo que ven es un espectáculo grotesco, donde los científicos sobrevivientes intentan escapar de una masacre incitada por Curien. En adelante todo va «sobre ruedas», es decir, rieles.

El control de los muertos

Como típico juego arcade de pistola de luz y rail shooter, no podemos controlar el desplazamiento sino únicamente apuntar/disparar con nuestro arsenal. Inicialmente solo una pistola. En arcade no existía ningún inconveniente, pero cuando el juego y sus secuelas fueron llevadas a consolas, la puntería quedó relegada a los ‘sticks’ y esto resulta altamente impráctico.

De ahí que consolas caseras y portátiles recibieran ‘spin-off’ como The Pinball of the Dead, The Typing of the Dead y hasta English of the Dead, para aprender inglés. Muy educativa la franquicia, tratándose de zombis. Wii ayudaría a recuperar los sensores de movimiento relanzando las primeras dos secuelas numéricas. Una experiencia mejor lograda en cuestión de puntería que el de su ‘remake’ en pleno 2022 con los Joy-Con de Nintendo Switch.

MegaPixel Studio es el encargado del desarrollo de The House of the Dead: Remake para Nintendo Switch (el 28 de abril para PC, PS4, Xbox One y Stadia), distribuido por Forever Entertainment. Estos estudios estuvieron a cargo de Panzer Dragoon: Remake y el producto final de la nueva entrega no se aleja mucho del mismo desempeño. Sobra decir que los gráficos sobrepasan al título original, pero la puntería con el giroscopio es imprecisa.

No como el salón arcade

Si decíamos que Wii logra emular mejor la jugabilidad de la serie The House of the Dead es porque los Wiimote tienen una barra sensor fija a la cual apuntar. Los giroscopios en los Joy-Con de Switch no cuentan con eso y son aparentemente más libres, a su vez descentralizados. Este ‘remake’ no es el único juego afectado, otros más sufren por ello. Podemos usar esta función de movimiento con los Joy-Con por separado o anclados en la consola durante el modo portable.

En cualquiera de los dos casos, al disparar, la mira pierde su posición o es altamente sensible al movimiento. En teoría podemos bajar la sensibilidad de los giroscopios al mínimo en las opciones aunque no es suficiente. Para centrar la mira debemos presionar el botón Y o el ‘stick’ derecho, acción que se vuelve tan rutinaria como presionar el A/ZR de disparar. Es necesario escarbar las opciones para lograr un control medianamente cómodo.

The House of the Dead: Remake

Por lo menos la mira se puede cambiar de color para resaltar entre tanta sangre y entrañas. Del mismo modo, tenemos la posibilidad de usar el ‘stick’ izquierdo para mover la puntería y en plataformas caseras ajenas a Switch sería la única opción, claramente no la ideal. Puede ser más precisa, pero dista de la rapidez y reflejos aplicables con controles de movimiento. La velocidad y frenetismo en The House of the Dead: Remake no admite respuestas lentas, en especial durante el ‘modo horda’.

Una casa remodelada

El lanzamiento original de The House of the Dead fue controversial en su época debido a la violencia gráfica, calificada de obscena. A pesar del ‘gore’, decapitaciones y desmembramientos, estos se dan en un aspecto visual «crispy» (característico del infante 3D) con sangre verde y lo suficientemente ficticios como para calificar de caricaturescos en lugar de realistas. 26 años después y aún con las mejoras gráficas, podemos decir lo mismo del ‘remake’.

The House of the Dead: Remake

Los escenarios toman como base la ruta original expandiéndose en renovados entornos y enemigos, los cuerpos desaparecen rápidamente y –por fortuna– no alcanzan las cuotas realistas de un Resident Evil moderno. Hay caminos opcionales por descubrir tras varias partidas a través de los cuatro capítulos, mas los tres jefes se mantienen así como El Mago al final de todo el recorrido.

Es un juego corto que en media hora podemos despachar. Parte de su naturaleza concebida para arcade, donde debíamos avanzar tanto como las monedas nos lo permitían. Debido a ello su enfoque es la rejugabilidad. Podemos compartir la campaña en multiugador local con otro usuario, en la misma pantalla de rieles automáticos y a cuatro niveles de dificultad. Aparte del modo clásico, en el de horda enfrentamos cantidades mayores de enemigos y es recomendable contar con armas automáticas si queremos avanzar.

The House of the Dead: Remake

El asunto es que el título menciona la existencia de más armas pero no cómo obtenerlas. Para eso necesitamos desbloquear logros internos e ingresar claves secretas, salvar a todos los científicos –si no los matamos accidentalmente una y otra vez– y destruir objetos decorativos de la mansión Curien. En la pantalla de galería de monstruos podemos seleccionar el arsenal que pasa por ballesta, rifle, lanzagranadas y escopeta.

A pesar de las novedades, la historia sigue fielmente a la del juego original, incluido el diálogo cliché, la abducción de una damisela, los científicos por rescatar y el villano principal. Tal vez mejorar este aspecto hubiese caído bien a un género que lamentablemente sigue estancado en los noventa. Eso, sumado a una puntería que no se termina de desarrollar, dejan a este ‘remake’ como otro experimento de Curien especialmente dirigido a sus seguidores y nadie más.

The House of the Dead: Remake
6.8/10 Nota
Lo que nos gustó
- Evolución visual de niveles (sin ser ultra moderno).
- Multijugador local.
Lo que no nos gustó
- Controles con giroscopio ineficientes.
- Fallos de desempeño en modo portátil.
- Cliché en varios de sus elementos.
- No las suficientes novedades para justificarse.
En resumen
Esta de más afirmar que The House of the Dead: Remake es una actualización gráfica del clásico 'rail shooter' de Sega, aunque pudo ofrecer un poco más teniendo en cuenta que no es exclusivo de Switch. En lo que falla este 'remake' es en pulir la jugabilidad a la hora de apuntar, ya que los Joy-Con requieren centrar constantemente la mira y esta ni siquiera es precisa debido a giroscopios mal configurados. Que las opciones de juego ni la calibración logran mitigar. Una corta experiencia arcade para compartir en modo local y con un reto dedicado al 'modo horda' con más criaturas por destrozar.

Reseña hecha con una copia digital de The House of the Dead: Remake para Nintendo Switch brindada por Forever Entertainment.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas