Conecta con nosotros

Videojuegos

Triangle Strategy – Reseña

Un ejemplar político del HD-2D.

Publicado

el

En septiembre del 2017, Square Enix sorprendió a propios y extraños con el demo de un RPG exclusivo para Nintendo Switch que bebía de la era dorada del género. La estética de Octopath Traveler no era simplemente 2D o una variación 3D, sino un nuevo término denominado HD-2D. Dicho estilo, desarrollado gracias al Unreal Engine, toma el refinado arte de pixeles y permite construir escenarios con apariencia de dioramas y ahínco en la iluminación.

No es 3D, pero en definitiva es una mejor elección para ciertos RPG. Octopath Traveler (Acquire) se abrió camino en otras plataformas como Steam, Stadia y Xbox, su buen recibimiento fue la mejor introducción que pudo tener el HD-2D. Square Enix prepara más proyectos bajo esta tecnología como Dragon Quest III HD-2D Remake (Claytechworks) y el ‘remake’ de Live A Live, anunciado durante el último Nintendo Direct.

Triangle Strategy reseña

Sin embargo, el segundo proyecto oficial en HD-2D de Square Enix producido por Team Asano es Triangle Strategy, desarrollado por Artdink y distribuido globalmente por Nintendo. Sí, son muchas las compañías involucradas en esta empresa y su esfuerzo conjunto brilla con creces. Tomoya Asano como productor, Naoki Ikushima como diseñador de personajes y Shizuka Morimoto como artista de pixeles, repiten sus roles de Octopath Traveler.

El arte de la guerra

Triangle Strategy es precioso. Es imposible negarlo y su apariencia es el primer factor promocional, tal como en su predecesor espiritual. Al igual que Octopath Traveler, es más que una cara bonita, pero no le quita lo increíblemente placentero a la vista. Como RPG táctico o TRPG, sus escenarios adquieren una rotación de 360º a libertad y varios niveles de altura en terrenos cuadrangulares.

Triangle Strategy reseña

Efectos de ambiente como luz, polvo, nieve o desenfoque en el horizonte, le brindan vida a las maquetas en las que tienen lugar los enfrentamientos y donde se desarrolla esta historia cargada de política. Así como la alabanza hacia su aspecto, Triangle Strategy obedece a un conflicto entre naciones, frágiles alianzas y luchas de poder comercial, de ahí que el texto y su trama sobrepase a las batallas y las decisiones internas cobren mayor importancia.

Porque de nada serviría la belleza del arte sin la profundidad política de la que goza esta obra de Artdink. La rotación plena de escenarios hizo que el equipo de desarrollo tuviese que ir un paso más allá en el HD-2D. Los personajes pixelados a su vez adquieren una constitución de volumen similar al de las construcciones. Entre estas y las elevaciones naturales de terreno, los jugadores tienen en los campos de batalla una herramienta más.

Triangle Strategy reseña

Primero tienes la sal, luego tienes el poder

La historia de Triangle Strategy nos transporta al reino de Norzelia, compuesto por tres grandes naciones. Al norte la nevada e industrial Aesfrost, defensora de la libertad, forjadora y exportadora de hierro. Al oriente el Santo Estado de Hyzante, nación altamente religiosa en un territorio desértico, que a su vez controla la única fuente de sal en toda la región. En medio de estos se ubican los verdes campos de Glenbrook, junto al Gran Río de Norzelia, esencial para el comercio fluvial.

30 años atrás hubo una enorme guerra que arrasó con Aesfrost, Hyzante y Glenbrook. Fue la Casa Wolffort de Glenbrook, famosa por su destreza militar, quien intervino hasta alcanzar un cese al fuego y paz duradera. En el presente, el monarca Regna Glenbrook busca fortalecer relaciones con un proyecto minero entre las tres naciones. Detrás de escena, Aesfrost y Hyzante aspiran tomar el control de Norzelia. La chispa de una nueva guerra se enciende.

Triangle Strategy reseña

En medio de este conflicto se encuentra nuestro protagonista, Serenoa Wolffort, y su prometida, Frederica Aesfrost. Un matrimonio por conveniencia que estrecharía los lazos entre dichas naciones. Esta es solo la superficie, pues alrededor de ellos se entrelaza una red de variados personajes como símbolos de traición, conspiración, familia, amistad y tragedia. Una intempestiva muerte pone en marcha el destino de Norzelia sobre los hombros de Serenoa.

El precio de la paz

Debido a su estilo de juego y mecánicas, han comparado a Triangle Strategy con un clásico estelar de los TRPG como Final Fantasy Tactics. En realidad, el juego de Team Asano tiene más adeptos de Ogre Battle –en parte debido a Artdink–. Una determinada fortaleza en el trasfondo político no solo le permite explorar las relaciones internacionales, sino también las consecuencias en las decisiones de una monarquía. La forma en que sus pueblos se ven afectados, para bien o para mal. La importancia de un gabinete bien elegido, los mismos compañeros y compañeras de armas.

No es para nada fácil hablar de estos temas políticamente densos, pero ahí yace la maravilla en Triangle Strategy, en hacer la trama lo suficientemente entretenida, inteligente, familiar y madura. El juego no solo envía al jugador a pelear, sino que en una faceta previa le permite explorar el mismo escenario que será su campo de batalla. En este puede dialogar con los ciudadanos, recolectar información, notas y datos que ayudan a asimilar la situación de Norzelia.

Triangle Strategy reseña

Bajo tres convicciones invisibles –libertad, moralidad y pragmatismo–, fortalecidas con la elección de respuestas específicas durante la aventura, Serenoa y su grupo ramifican su camino y el destino de los mismos. Esta divergencia altera la historia, desde los personajes a reclutar hasta eventos y batallas por librar. Un método de rejugabilidad para los curiosos historiadores. De cualquier modo, las decisiones cobran mayor peso en la ‘balanza de convicción.’

La ‘balanza de convicción’ es una mecánica alterna a la exploración y batallas, en la que todos los miembros del ejército de Serenoa aplican la vieja y griega democracia. Estas votaciones se dan sobre las tres citadas convicciones principales y la mayoría define la ruta a seguir. El jugador tiene la oportunidad de intentar convencer a sus aliados, pero al final la decisión es individual. La mejor forma de influenciar sobre una elección en particular, yace en las secciones exploratorias.

Triangle Strategy reseña

El calor de la batalla

Si bien la escritura es el punto fuerte de Triangle Strategy y las votaciones una entretenida mecánica adicional, no podemos olvidar el corazón de este TRPG como el de cualquier otro: las batallas. La exploración funciona como un reconocimiento previo del terreno y escenario en el que tenemos que desenvolvernos. Una vez en la arena de combate debemos aprovechar todos y cada uno de los elementos a disposición.

Trampas de aceite para prender fuego a unidades enemigas, nieve a la cual derretir para electrocutarlos, son algunos de estos beneficios. Saber ubicar las unidades, desplazarlas y posicionarlas es indispensable, pues quedar a merced entre dos o más rivales suele ser una derrota segura. Para alivio de unos o tristeza de otros, no existe muerte permanente en Triangle Strategy. Puede desconcertar a fanáticos de Fire Emblem, pero no quiere decir que con ello la dificultad se reduzca.

Sea infantería, arqueros, escuderos, caballeros y hechiceros, entre otros, no es factible subestimar al más pequeño de nuestros enemigos. En caso de perder en medio del calor de la batalla a personajes relevantes como Serenoa, tampoco es el fin. Con un solo personaje –sin importar quién– que sobreviva y derrote al resto de oponentes, es suficiente para reclamar la victoria. Lanzarse confiando en la fuerza bruta tampoco es la mejor opción.

Solo hay que pensar en Leonidas y la Batalla de las Termópilas, pues a veces tiene más efecto aplicar una similar «estrategia de embudo» cuando los enemigos sobrepasan el escuadrón de Serenoa. Cada pelea es diferente y depende de la correcta planeación y guerreros convocados un resultado favorable. Lo importante es no depender de unos cuantos sino en aprovechar todas las unidades a la mano. Perderás luchadores, quizás batallas, pero no la guerra.

Triangle Strategy
8.8/10 Nota
Lo que nos gustó
- El HD-2D vuelve a brillar, ahora con rotación.
- Personajes, historia y el trasfondo de las tres naciones.
- Las votaciones y cómo afectan la ruta del juego.
- Batallas que obligan a pensar en una 'estrategia' apropiada.
Lo que no nos gustó
- Las secuencias argumentales pueden tornarse extensas en ocasiones.
En resumen
Triangle Strategy continúa la brillante línea HD-2D agregando elementos tácticos al RPG y entrelazando conspiraciones políticas, que sumergen al jugador en el drama y dilemas de sus protagonistas. El equilibrio de las batallas con facetas exploratorias y segmentos de votaciones son una agradable mezcla, que suavizan los a veces numerosos diálogos, necesarios para seguir la historia. Un trabajo conjunto que deja en una muy buena posición a Team Asano y nos hace esperar con más ansias una secuela de Octopath Traveler, así como el resto de exponentes HD-2D que tienen en planes.

Reseña hecha con una copia digital de Triangle Strategy para Nintendo Switch brindada por Nintendo of America.

Advertisement
Haga clic para comentar

Deja tu comentario

Además no te pierdas