Connect with us

Juegos

Wandersong – Reseña

Salvando al mundo con una canción.

Publicado

en

En los momentos iniciales de Wandersong, el juego nos quiere dejar algo muy claro: no controlamos al héroe. Nuestro protagonista es un bardo. No puede manejar una espada, no sabe pelear ni le interesa hacerlo. Quiere salvar el mundo, pero lo único que puede hacer es cantar. ¿Y saben qué? Eso es suficiente.

Es cantando que vamos abriendo nuestro camino en el mundo, haciendo amigos y conquistando corazones. Con nuestra voz vamos a controlar plantas y animales, superar acertijos y descubrir secretos. Este es un juego para aquellos que creen en el poder de la música y que saben que una melodía puede tener magia en su interior.

Wandersong es un juego que mezcla puzles con plataformas y algunos elementos de aventura gráfica. Además de saltar, podemos cantar usando una rueda musical donde cada nota es representada por un color. Gracias a esta herramienta vamos a superar toda clase de obstáculos. Inicialmente solo tenemos que repetir algunas secuencias de notas para que un ave nos ayude a saltar más alto o para ‘derrotar’ a unos extraños fantasmas. Poco después, descubrimos que la rueda musical es mucho más versátil de lo que aparenta y la usaremos para resolver una impresionante variedad de minijuegos y acertijos, algunos bastante originales.

Originales y variados sí, pero no difíciles. Pasamos de controlar un barco con nuestro canto a crear campos de protección y sabotear una fábrica en una ciudad donde tenemos que tener en cuenta los horarios y movimientos de cada habitante. Pero no vamos a encontrar mucho reto. Si fallamos una prueba, podemos repetirla de inmediato y los minijuegos de ritmo son muy poco estrictos. No importa que no logremos ‘cantar’ correctamente una canción, el juego sigue adelante o nos permite repetirla sin penalización alguna. La dificultad se encuentra en que no siempre sabemos que es lo que tenemos que hacer para superar una determinada sección, algo que usualmente se resuelve presionando todos los botones hasta que algo ocurra.

Esto esta bien. Para Wandersong, la falta de habilidad no tiene porque ser un impedimento para disfrutar de su historia. Eso iría directamente en contra de la filosofía del juego. Sus mismos gráficos transmiten esa aproximación relajada e inocente. El estilo visual sin duda hará que muchos piensen de inmediato en los títulos de Paper Mario, con personajes y escenarios en dos dimensiones que dan la apariencia de estar formados de recortes de papel, como si se tratara de un proyecto para clase de artes de un estudiante de primaria. Es llamativo y se presta para algunos diseños de personajes bastante buenos. A pesar de contar con una gran cantidad de secundarios, no repiten un solo diseño en todo el juego.

No se puede negar que lo infantil y simple que resulta este estilo gráfico puede ahuyentar a muchos jugadores. También sufre de otros problemas como una buena cantidad de glitches en el movimiento de los personajes y escenarios, una cámara que a veces es demasiado lenta para la acción y unos colores tan vivos que en ocasiones llegan a molestar los ojos. La música, aunque agradable, nunca llega a sobresalir. Es probable que, una vez terminado el juego, no recordemos ninguna de las canciones. Esto es algo bastante triste en un juego tan enfocado en el poder de la música.

Pero sería una lástima que estos puntos negativos los desanimen de probar Wandersong, ya que hay un elemento absolutamente fantástico en este juego que está a años luz de lo visto en muchas otras obras de este medio: su guión.

La historia de Wandersong es bastante simple: el mundo está en peligro y hay que salvarlo. Pero el desarrollo y los diálogos son sorprendentemente profundos. A simple vista, parece un cuento infantil. Viajamos junto a piratas adictos a la cafeína en busca de sirenas, encontramos seres míticos que nos enseñan canciones y recibimos la ayuda de animales. El bardo, nuestro protagonista, es un eterno optimista que lleva una sonrisa en su rostro casi todo el tiempo.

No obstante, si escarbamos un poco la superficie, vamos a encontrar reflexiones importantes sobre la vida, la sociedad y nuestro mundo. Aunque no es necesario, podemos hablar múltiples veces con cada personaje del juego, enterándonos de muchas cosas sobre sus personalidades, miedos, deseos y el mundo que habitan.

Como dije en un principio, el protagonista no es un héroe, pero en su aventura todo parece hecho para que ‘el héroe’ salve el día. Incluso los trofeos y logros del juego describen acciones que solo llevaría a cabo un personaje valiente de capa y espada, no un débil cantante. Esto es algo que siempre está presente en la mente del bardo. Él no puede salvar el mundo, su misión está condenada al fracaso y los pequeños logros que alcanzamos son rápidamente deshechos. Sin embargo, seguimos adelante.

Esta narrativa no se dirige hacia la típica enseñanza de “no rendirnos ante la adversidad”. Quiere hacernos entender qué es lo que hay detrás del optimismo y perseverancia del protagonista aún cuando todo parece perdido. ¿Por qué alguien actúa así? ¿De qué sirve ser siempre bueno? ¿Acaso no siente miedo u odio? Esto se presta para momentos realmente emocionales con los que cualquier persona que haya enfrentado una dificultad en su vida se puede identificar.

Entre todas las relaciones que formamos con personajes secundarios en Wandersong, no hay ninguna tan importante como la amistad con Miriam. Esta bruja tiene un importante arco de auto-descubrimiento donde debe enfrentar dudas sobre sí misma y hasta un profundo síndrome de inferioridad. La relación que forma con el bardo es probablemente una de las más bonitas que se ha visto en un videojuego.

Aunque el final recurre a un par de clichés muy vistos, sobre todo en el mundo de las historias infantiles, el viaje para llegar allí es todo una aventura a través de las emociones y sentimientos que los humanos sentimos cuando las cosas no salen bien. Si van a jugar Wandersong, agoten las opciones de diálogo con cada personaje que encuentren. No solo van a aprender sobre las personalidades de unas adorables personas de papel, sino sobre ustedes mismos.

Wandersong
8.1/10 Nota
Lo que nos gustó
  • Una historia hermosa llena de grandiosos diálogos.
  • Algunos acertijos son bastante divertidos.
  • Gran variedad de personajes y escenarios únicos.
  • Hace reflexionar sobre la actitud con la que enfrentamos los retos de la vida.
  • Lo que no nos gustó
  • El estilo visual es demasiado simple y, en ocasiones, molesto.
  • Sufre de muchos bugs y glitches.
  • Música poco memorable.
  • En resumen
    Wandersong es un juego adorable, colorido, con una buena historia y excelentes personajes que agradarán a los seguidores de series animadas como Steven Universe o Adventure Time. Su falta de reto y el estilo gráfico tan aparentemente infantil seguramente van a alejar a una gran parte del público. Aquellos que decidan probarlo, pero que no se interesen en dialogar con los personajes, se van a perder de su mayor atractivo y de sus mejores momentos.

    Reseña basada en una copia de Wandersong brindada por Humble Bundle Publishing.

    Advertisement
    Comenta aquí

    Deja tu comentario

    Además no te pierdas