Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Watch Dogs: Legion – Reseña

“El poder está en los números”. Este es el ‘motto’ de Watch Dogs: Legion y en esta reseña analizaremos sus fortalezas y debilidades.

Publicado

en

A pesar de ser una de las propiedades intelectuales más recientes de Ubisoft, Watch Dogs ha tenido una curiosa trayectoria. Tras su anuncio en 2012, Watch_Dogs (2014) se convirtió en uno de los títulos más anticipados por los jugadores. No era de extrañar. La promesa de controlar a un ‘hacker’ cuasi todopoderoso era ciertamente tentadora. Sin embargo, el producto final no estuvo a la altura de lo promocionado y mucho menos de las expectativas de los jugadores. Aunque lejos de ser un mal título, el sistema de ‘hackeo’ de Watch_Dogs es un tanto limitado. Su protagonista, Aiden Pierce, y la historia que encabeza tampoco son estelares. Aun así, Watch_Dogs fue un éxito crítico. No obstante, las consecuencias de esta decepción no se verían hasta el lanzamiento de Watch Dogs 2 (2016).

Esta secuela probó ser un juego superior en todo aspecto. El sistema de ‘hackeo’ fue ampliado de forma que terminó siendo mucho más versátil y una representación más fiel a lo prometido originalmente por Ubisoft. Incluso su historia y protagonista sacaron mayor provecho a la presencia invasiva de la tecnología. Ironicamente, Watch Dogs 2 vendió menos que su predecesor. Sin embargo, la buena fe acumulada por este título sería canjeada en la siguiente entrega de la franquicia Watch Dogs.

Ahora, casi un año y medio después de su anuncio en E3 2019, Watch Dogs: Legion está disponible. ¿Logró seguir con la buena racha de la serie o fue víctima de las altas expectativas de los jugadores? Eso es lo que descubriremos en esta reseña.

Como sus predecesores, Watch Dogs: Legion es un título de mundo abierto. Los jugadores pueden recorrerlo a pie, en un vehículo o utilizando el sistema de transporte rápido. En esta ocasión, no darán un paseo por Chicago o San Francisco. Legion está ambientado en una Londres futurista. Y como es costumbre en los juegos de Ubisoft que recrean locaciones reales, este es uno de sus puntos fuertes.

Si bien no es una recreación perfecta de la capital británica —esto va más allá de las libertades creativas tomadas al ambientarse en el futuro—, sigue siendo impresionante el nivel de detalle que puso Ubisoft en esta representación de la metrópolis. A diferencia de Chicago y San Francisco, ciudades que lucen contemporáneas en sus respectivas entregas, la Londres de Watch Dogs: Legion es un delicioso contraste entre la icónica arquitectura victoriana y los hologramas, drones y demás avances tecnológicos. Ya sea día o noche, la ciudad siempre luce espectacular.

Ahora, la Londres de Watch Dogs: Legion no es solo un placer para la vista. Es una urbe llena de vida gracias a la gran variedad de NPC que deambulan por las calles. Cabe señalar que esto en sí no es una novedad. Al igual que la primera y segunda entrega, los jugadores pueden analizar a los habitantes de la capital británica para saber más sobre ellos. Sin embargo, esta característica tiene una mayor relevancia en Legion. Esto se debe a que, tal como se ha insistido en el material promocional, todos los habitantes de Londres son potenciales protagonistas de esta aventura.

Watch Dogs Legion reseña Ubisoft

La historia de Watch Dogs: Legion comienza con una sección protagonizada Dalton Wolfe, un agente de DedSec en una misión para desactivar unas bombas en el palacio de Westminster. Aunque Wolfe logra su cometido, el grupo terrorista Zero Day se revela como el responsable del atentado, detona varios explosivos alrededor de Londres y captura al agente. Como si no fuera suficiente, la célula londinense de DedSec es desmantelada por las autoridades y el grupo es culpado por los atentados.

Tras estos eventos, la ciudad entra en estado de sitio y la compañía de seguridad privada Albion toma las riendas por medio de vigilancia extrema. Como si los casos de brutalidad y demás abusos de poder de Albion no fueran suficiente, el sindicato criminal dirigido por Mary Kelley domina el bajo mundo de Londres.

Por fortuna, no todo está perdido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sabine Brandt, la única que escapó del ataque a DedSec, se dispone a construir la resistencia desde cero. Es en ese momento que los jugadores pueden escoger entre uno de múltiples simpatizantes de la causa y poner la primera piedra en el renacimiento del grupo. Tras completar una misión introductoria, los jugadores tienen completa libertad para explorar la ciudad, reclutar nuevos miembros, recolectar coleccionables, hacer actividades secundarias o enfocarse en la campaña.

Como es típico en los juegos de mundo abierto de Ubisoft, la Londres de Watch Dogs: Legion está dividida en diferentes distritos. Cada uno tiene un número de condiciones que deben cumplirse para que sea liberado del control de Albion. Estas van desde sabotear propaganda de la compañía de seguridad privada y ‘hackear’ sus servidores hasta acabar con objetivos clave y recolectar evidencia incriminatoria. Una vez se cumplan todos los requerimientos de un distrito, se habilitará una última misión. Tras superarla, el distrito será liberado —lo que revelará la ubicación de coleccionables dentro del mismo— y DedSec recibirá un agente especial. Ahora, tal como se mencionó, se pueden reclutar miembros en las calles de Londres.

Por un lado, el proceso de reclutamiento resulta impresionante. Ubisoft no mintió cuando dijo que todos los NPC serían potenciales reclutas. De hecho, Clint Hocking —director creativo de Watch Dogs: Legionnos explicó cómo funciona. Por otro lado, esta característica termina siendo un arma de doble filo. Permítannos explicar.

Watch Dogs Legion reseña Ubisoft

Si bien hay NPC con habilidades curiosas —desde algunos que pueden pasar desapercibidos quedándose como una estatua hasta otros con problemas de flatulencia e hipo—, la mayoría termina sintiéndose igual. Con la excepción de algunas habilidades que incentivan estilos de juego específicos o que facilitan ciertas misiones, todos los personajes tienen las mismas funciones y pueden utilizar todos los dispositivos disponibles. No menos importante, sus misiones de reclutamiento se tornan repetitivas. Hay instancias en las que varios NPC tienen la misma misión.

Por desgracia, este no es el único problema.

A pesar de tener diferentes apariencias, voces, acentos y jergas, la caracterización de los NPC es mínima. Hay ocasiones en las que pasan de apoyar ciertos métodos de DedSec a condenar al grupo por utilizarlos. Esta débil e inconsistente caracterización conlleva al que indudablemente es el talón de Aquiles de Legion: su trama.

La historia de Watch Dogs: Legion se enfoca en la lucha contra las figuras de la corrupción y la decadencia de Londres, además del misterio alrededor de la identidad de Zero Day. Si bien estas tramas se desarrollan y resuelven de forma correcta, la ausencia de una caracterización o personalidad memorable —bueno, con la excepción de Bagley: la inteligencia artificial creada por Sabine Brandt— hace que el actuar de DedSec resulte un tanto arbitrario. Es como si sus miembros estuvieran salvando Londres porque la trama lo exige y no tanto por una motivación personal.

Lo anterior no quiere decir que Watch Dogs: Legion sea un mal juego. Las mecánicas que funcionan en las anteriores entregas siguen funcionando. De hecho, Legion amplía las opciones de combate no-letal. Sin embargo, este cambio solo resulta relevante cuando esta activado el modo de muerte permanente. En este, los agentes de Albion y demás enemigos usarán fuerza letal en la medida que los agentes de Dedsec también la utilicen. Si esta desactivado, no importa el arma que se utilice.

Watch Dogs: Legion
7.8/10 Nota
Lo que nos gustó
- Una Londres visualmente impresionante y llena de vida.
- La capacidad de reclutar a cualquier habitante de Londres.
- Una expansión del sistema de combate visto en Watch Dogs 2.
Lo que no nos gustó
- A partir de la segunda mitad, el juego comienza a ser plagado de ‘bugs’ visuales y sonoros.
- Ninguno de los NPC goza del carisma o la motivación para encabezar la historia.
En resumen
Aunque el sistema para reclutar a cualquier NPC es ambicioso y merece crédito, su implementación está lejos de ser ideal. La posibilidad de reclutar a cualquier habitante de Londres pierde parte de su encanto una vez se evidencia que las diferencias entre todos son mínimas. Adicionalmente, la ausencia de un protagonista principal y/o una clara caracterización de personajes hace que la historia flaquee. A pesar de estas falencias, Watch Dogs: Legion es un divertido juego de acción que entretendrá tanto los conocedores de la franquicia como a los novatos. La Londres del futuro no solo luce impresionante, sino que el sistema de combate ha sido ampliado para posibilitar nuevos estilos de juego.

Reseña hecha con una copia digital de Watch Dogs: Legion para PS4 brindada por Ubisoft Latinoamérica.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas