Connect with us

Juegos

What Remains of Edith Finch – A Fondo [Parte 1]

Ha llegado la hora de analizar este bello y triste videojuego. ¿Qué representa la tragedia de la familia Finch?

Publicado

en

Fue el juego del año 2017 según los Premios BAFTA. Tuvo la mejor narrativa según The Game Awards, SXSW y GDCA. Fue la mejor aventura de ese año de acuerdo con NAVGTR Awards. También recibió decenas de nominaciones en diferentes categorías en varias ceremonias de premiación. Sí, What Remains of Edith Finch es un juego muy galardonado y querido.

¿Qué lo hace tan especial? ¿Acaso no es un simple ‘simulador de caminar’?

Ya que muchos jugadores están descubriendo la historia de Edith Finch en 2019 —gracias a que se ofreció en PlayStation Plus, Xbox Game Pass y de modo gratuito en Epic Games Store— y muchos más lo harán cuando esté disponible para Nintendo Switch, ha llegado la hora de analizar este increíble juego. Pero antes debemos hablar de los géneros a los que pertenece What Remains of Edith Finch, tanto a nivel narrativo como jugable: el realismo mágico y los ‘simuladores de caminar’.

El realismo mágico

Este es un concepto que conocemos muy bien en Colombia. Así son descritas las obras de muchos autores latinoamericanos como Jorge Luis Borges, Elena Garro, Juan Rulfo y nuestro propio Gabriel García Márquez. Se refiere a historias desarrolladas en un mundo realista con elementos fantásticos o absurdos que se mezclan con el costumbrismo y son tratados como si no fueran nada raro, parte normal de la vida diaria.

Representación pictórica de 100 años de Soledad, de Gabriel García Márquez.

Aunque es un género íntimamente relacionado con Latinoamérica, también puede ser aplicado al estilo de autores internacionales como Haruki Murakami, Salman Rushdie e incluso Franz Kafka. Piensen en la forma como Gregorio Samsa, al despertar tras un sueño intranquilo, se encontró en su cama convertido en un monstruoso insecto.

Esta invasión de lo ‘extraño’ a la vida cotidiana es usada como metáfora de las particularidades de la sociedad, crítica política o para dar personalidad al mundo en el que se desarrolla la historia. Esto no es exclusivo de la literatura. Hemos visto bastante cine y televisión que podemos describir como realismo mágico. Sin embargo, no son muchos los ejemplos de videojuegos que pertenecen a este género, con Kentucky Route Zero y What Remains of Edith Finch como unos de sus pocos representantes.

‘Simuladores de caminar’

Este es un término derrogatorio que comenzaron a usar algunos videojugadores para burlarse de títulos como Dear Esther, en los que la única o principal mecánica es caminar por un escenario. El concepto se extendió tanto que comenzó a ser usado de forma semi-oficial.

Dear Esther

Hay quienes dicen que los ‘simuladores de caminar’ (o juegos de exploración, como algunos más sensatos prefieren llamarlos) no son verdaderos videojuegos. La verdad es que han sido una de las revoluciones silenciosas en la industria, especialmente en el sector independiente. Abrió las puertas a interesantes enfoques en la narrativa que usan la interactividad como complemento a las historias, no como distracción. El resultado han sido obras tan interesantes como Gone Home, Firewatch y Tacoma. Algunas de ellas, como The Stanley Parable, han usado este estilo para hacer un comentario sobre la naturaleza misma de los videojuegos.

Muchos consideran a What Remains of Edith Finch como el mejor exponente de este bizarro género. La forma en que su sencilla jugabilidad se combina con su historia de realismo mágico es una de las principales razones de esto.

¿Qué queda de Edith Finch?

Ahora sí podemos comenzar a hablar del juego como tal. Esta es la historia del regreso Edith Finch al hogar de su infancia. Los Finch son una familia víctima de una supuesta maldición de acuerdo a la cual solo un miembro de ella sobrevivirá en cada generación.

La casa Finch.

A medida que recorre la casa de la familia, la cual es una edificación que se extiende hacia el cielo de forma prácticamente imposible, Edith va descubriendo historias sobre las muertes de sus antecesores. What Remains of Edith Finch es una antología. No son historias normales. Cada una de ellas está llena de elementos increíbles que presentan la muerte como algo que puede ser hermoso además de trágico, irónico o misterioso.

Podemos llegar al final de este juego en menos de tres horas. Pero se va a quedar con nosotros mucho más tiempo. Tras los créditos finales es imposible no quedarse pensando en lo que acabamos de experimentar. No porque haya un gran misterio detrás de la historia de la familia Finch o queden muchas dudas, sino porque nos hace reflexionar sobre la muerte, la familia, el amor y hasta la naturaleza misma de las historias que llenan nuestra vida.

También es posible que deje nuestros ojos llenos de lágrimas.

A partir de este momento encontrarán ‘spoilers’ sobre What Remains of Edith Finch

La bella muerte

Molly Finch, tía-abuela de Edith, murió en 1947. Tenía 10 años. La noche de su fallecimiento fue enviada a la cama sin cenar como castigo. En busca de alimento, Molly se transforma en un gato que acecha un pequeño pájaro, luego se convierte en un búho que caza conejos, un tiburón y finalmente en un monstruo marino que devora a la tripulación de un barco. Eventualmente, el monstruo encuentra su camino a la casa de los Finch en busca de Molly, que presumiblemente se devora a sí misma mientras encarna al monstruo.

¿En realidad ocurrió eso? ¿Es todo una alucinación causada por comer algo tóxico cuando trataba de calmar su hambre con lo que podía encontrar en su habitación?

La respuesta es que no importa.

Lo mismo pasa con la muerte de Bárbara. Esta nos es narrada como si fuera un cómic de terror (acompañada de la banda sonora de Halloween, la cual resulta increíblemente apropiada). Al final vemos como la joven muere feliz mientras es devorada por monstruos.

Los jugadores han analizado estas historias hasta el cansancio en diferentes foros y salas de chat. Cualquier elemento o diálogo es considerado una pista y diseccionado para encontrar ‘lo que ocurrió en realidad’. Pero el punto es que no importa cómo murieron Molly, Bárbara o cualquiera de los otros miembros de la familia Finch. Solo la forma en que decidimos recordar.

Árbol genealógico de la familia Finch. Dibujado por Edith.

Edy Finch, bisabuela de Edith y matriarca de la familia, ha convertido las habitaciones de cada uno de los fallecidos en un altar en su memoria, especialmente a la memoria de su muerte. Inicialmente, esto parece un bello gesto para no olvidarlos y convertir su paso al más allá en algo hermoso. A medida que pensamos más en estas historias vemos que también puede ser una forma de negación de la tragedia o incluso de exculparse a sí misma. Varias de las muertes pueden ser atribuidas a la negligencia de Edy como madre. ¿Cuál es la verdad? Depende de cada jugador y su perspectiva ante la certidumbre de que todos tenemos que morir algún día.

Continuará…

Todavía tenemos mucho más que hablar sobre los temas de What Remains of Edith Finch. Pueden leer el resto del análisis en la segunda parte de este artículo.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas