Síguenos en nuestras redes

Cultura POP

Akira Toriyama sobre el secreto del Super Saiyajin

Se necesita algo más que ser un Saiyajin y explotar en ira para activar la legendaria transformación.

Publicado

en

Todos recordamos aquel mágico momento en el planeta Nameku cuando Goku, tras ver cómo su mejor amigo Krillin moría a manos del emperador Freezer, estalla en un ataque de rabia expulsando su ki al máximo y cambiando su cabello a color dorado, con ojos de color azul-verde, acompañado de un aura también dorada que generó el suficiente temor en el rostro de Freezer.

La leyenda del Super Saiyajin dejó de serlo para convertirse en realidad en el mundo de Dragon Ball Z, y puede decirse que desde ahí la serie se alejó del todo de sus raíces para iniciar una ola con poderes inimaginables. El creador del manga, Akira Toriyama, señaló a través de una entrevista en Saikyo Jump el verdadero secreto detrás de dicha transformación, un elemento biológico que incluso recuerda a los infames midiclorianos en las precuelas de Star Wars.

“No es como si cualquiera pudiese convertirse en Super Saiyajin a punta de entrenamiento e ira. Para poder alcanzar dicha transformación, el cuerpo del sujeto debe contener algo denominado ‘S-Cells’. Una vez estas alcanzan cierta cantidad, un gatillo como la ira puede incrementar substancialmente la cantidad de S-Cells y causar un cambio en el cuerpo: ese es el Super Saiyajin.”

Según Toriyama, la mayoría de Saiyajines poseen “Células S” o S-Cells, pero su cantidad varía radicalmente. Entre más de estas posea un Saiyajin, es más probable que sus niveles de poder sean más altos. Sin embargo, es necesario activarlas con un gatillo como las emociones, siendo la ira en el caso de Goku su principal motivador, y frustración en el caso de Vegeta la que impulsa su primera transformación. O el caso de los pequeños Trunks y Goten, que de manera inherente nacieron con más S-Cells que sus padres seguramente por el cruce de razas.

Esto mismo explicaría por qué Goku sigue siendo el Saiyajin raza pura más fuerte en comparación con Vegeta, ya que sus padres Bardock y Gine poseían mayor cantidad de S-Cells que le fueron heredadas; aunque Raditz no contó con la misma suerte. Por supuesto el constante entrenamiento también cuenta, como bien lo demuestra Vegeta al no quedarse atrás de Kakarotto cada vez que puede.

 

Fuente: ComicBook

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas