Connect with us

Cultura POP

Spider-Man #1 – Una vuelta a forma después de una década

«Hacer lo equivocado no es el problema, sino no hacer lo correcto. Ese tipo de errores te pueden perseguir toda tu vida».

Publicado

en

Ser un fanático de cómics en Colombia no es sencillo. Aunque la piratería ha provisto una clara opción para aquellos que simplemente buscan estar al día con los eventos de DC, Marvel y otras editoriales, termina siendo contraproducente a largo plazo para aquellos que aún desean hacerse con los cómics en físico. Al fin y al cabo, la industria de los cómics no verá a Colombia como un mercado rentable si el público no está dispuesto a pagar por lo que va a consumir.

Desafortunadamente, esto último ha sido el caso en nuestro país por más de dos décadas. Esto ha llevado a que las grandes editoriales de cómics no estén interesadas en imprimir y distribuir los cómics de forma local. En Colombia, aquellos que busquen conseguir historietas en físico deben resignarse a comprar libros importados —generalmente de Estados Unidos y España— con precios super inflados. Al mismo tiempo, esto impulsa a que incluso los fanáticos más dedicados consuman a través de la piratería. El circulo vicioso es perpetuado.

Por fortuna, ha habido un cambio en los últimos meses.

Spider-Man - Cómics - Colombia

Hace seis meses, El Tiempo anunció que distribuiría una colección de 60 novelas gráficas. Aunque el precio total de la colección puede resultar un tanto elevado, el de los libros individuales resulta toda una ganga en comparación con lo que toca pagar generalmente. Ha resultado difícil no hacerme con algunos, sobre todo si están relacionados con Spidey.

Sin embargo, en medio de mi búsqueda de cómics, me llevé una sorpresa cuando vi el primer número de The Amazing Spider-Man Vol. 5 (2018), escrito por Nick Spencer. No obstante, estaba traducido al español y el título había sido simplificado a «Spider-Man».

Spider-Man - Colombia - Cómics

Resulta que esto forma parte de una iniciativa de Panini Cómics para distribuir algunos de los cómics más recientes de Marvel en países como Chile, Ecuador, Perú y Colombia. Sumado a mi amor innato por el lanzarredes, el hallazgo de un cómic localizado para el público colombiano me convenció de agregarlo a mi colección.

Ahora, ¿por qué les estoy contando todo esto? Sólo compré un cómic. Aún peor, es cómic que ya había leído. De hecho, voy al día con The Amazing Spider-Man. Pero he ahí lo curioso.

¿Estar al día con The Amazing Spider-Man? Eso es algo que había abandonado desde hace muchos años, poco después de la conclusión de One More Day (2008). Como si la forzada separación de Peter Parker y Mary Jane Watson no me hubiera dejado lo suficientemente indispuesto, la llegada de Dan Slott a la oficina arácnida y su permanencia en esta por una década completa hizo que dejara de leer religiosamente cómics de Spidey por un buen rato.

Si bien podría dedicar el resto de este artículo a explicar cómo Slott no entendía fundamentalmente al personaje —demostrando de forma explícita su desprecio por la persona de Peter Parker— o hacer una retrospectiva de su serie para evidenciar lo poco significativa que es para la totalidad del universo de Spider-Man, no lo haré. En cambio, prefiero dedicar mi tiempo a un autor que sí se lo merece: Nick Spencer.

No lo negaré: en un principio tenía mucho miedo. «¿Nick Spencer? ¡¿Nick ‘Hail Hydra’ Spencer?! ¡¿El que escribió el bochornosa saga Secret Empire?! ¡¿Él va a escribir The Amazing Spider-Man?!». Eso era en lo único en lo que podía pensar después del anuncio.

Sin embargo, fueron precisamente esas expectativas tan bajas las que hicieron que The Amazing Spider-Man #1 me tomara por sorpresa. No solo eso, sino que quería más.

«¿Después de qué evento se ambienta The Amazing Spider-Man #1?», preguntarán algunos lectores desorientados. Dejando de lado algunas incoherencias con respecto a los últimos cómics de la serie de Slott, este primer número se ubica después de los eventos de Secret Empire. Peter Parker y Randy Roberson están viviendo en un apartamento junto con Frederick Myers, mejor conocido como el «exvillano» Boomerang. Cabe recordar que este fue perdonado por todos sus crímenes después de ayudar a los héroes en Secret Empire.

Como si esto no fuera suficiente, los héroes de Nueva York no están muy contentos con Spidey después de que Wilson Fisk —el nuevo alcalde de la ciudad— comenzara a hacer buena prensa al trepamuros. Por supuesto, esto no sienta bien cuando todo el mundo y su abuela sabe que Fisk sigue siendo el rey del crimen en la Gran Manzana.

Sin embargo, y he aquí donde sale a relucir el ingenio de Spencer, el principal fracaso de Peter ha sido su irresponsabilidad durante los últimos años, cortesía de Dan Slott.

Después de los eventos de Superior Spider-Man (2013), Peter empleó las investigaciones e inversiones de Otto Octavius —que por un rato residió en el cuerpo de Parker— para crear Parker Industries. Dejando de lado la irresponsabilidad como empresario que exhibió a lo largo de ese periodo, Spencer utiliza The Amazing Spider-Man #1 para exhibir una falta de responsabilidad aún más grave: la decisión de Peter de plagiar un trabajo ajeno para lucrarse. Y como era de esperarse, Dan Slott hizo caso omiso de esto por cerca de cinco años.

Justo como cuando su irresponsabilidad le costó a su tío hace tantos años, las decisiones de Peter terminan costándole su trabajo, reputación e incluso el respeto de su tía May.

Y él sabe que es toda su culpa.

Tras reconocer sus errores, Peter hace un compromiso. Promete corregir sus errores, comenzar desde cero, cambiar el curso tan extraño que ha tenido su vida durante lo que parece haber sido toda una década. Pero no puede hacerlo solo: necesita a alguien tan o más fuerte que él para cargar ese peso… sobre todo cuando tenga que hacer frente a algo macabro.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas