Juegos
0 comentarios

Need for Speed Payback – La reseña

Por el Lunes 27 de Noviembre de 2017
Sigue a GamerFocus en redes sociales:
 

La franquicia de Need for Speed sigue siendo una de las más reconocidas dentro del género de conducción, pero sus días de gloria ya pasaron. Hace una década, la saga Underground y Most Wanted se encontraban en las librerías de la mayoría de jugadores. ¿Y cómo no iba a ser así? Eran algunos de los mejores juegos de conducción que debutaron en la sexta generación de consolas. Sin embargo, a pesar de que no ha caído en el olvido gracias a las pequeñas innovaciones que ha introducido cada entrega, Need for Speed ya no es la súper franquicia que era a mediados del nuevo milenio.

Lo anterior no implica que los títulos posteriores a Underground y Most Wanted sean objetivamente malos o fracasos comerciales. Pero es por ello que resulta curioso que la relevancia de la serie haya disminuido en los últimos años. No obstante, Electronic Arts continúa brindando nuevas entregas a los fanáticos. Y en esta ocasión, desarrollado por Ghost Games, Need for Speed Payback es la nueva propuesta de la compañía.

Como la mayoría de juegos de la serie, Need for Speed Payback da prioridad al modo historia para consolidarse principalmente como una experiencia local. Al igual que Underground 2 y posteriores juegos, este se desarrolla en un mundo abierto: Fortune Valley, locación basada en Las Vegas. La historia gira alrededor de Tyler Morgan, que reúne un equipo para acabar con el cartel que controla todos los negocios ilegales en la ciudad: The House.

Aunque es evidente que Ghost Games se inspiró en las últimas películas de la serie de Rápidos y Furiosos para entregar una historia más simple a nivel narrativo y destacable a nivel visual, la decisión no contentará a los fanáticos de la franquicia de Need for Speed. La trama en general resulta cliché y poco memorable, al igual que todos los personajes, pero la mayoría de problemas residen en el prólogo. No solo introduce personajes y no se preocupa en establecer sus personalidades, sino que posee un pésimo ritmo.

Si hay algo destacable del modo historia de Need for Speed Payback, sin duda serían las excelentes transiciones entre secciones jugables y escenas cinematográficas. De hecho, este aspecto es el que permite que varias escenas de acción funcionen a la hora de satisfacer ese gusto visceral por las explosiones y la destrucción. Por supuesto, no llegan al grado de inverosimilitud tan entretenido que se puede disfrutar en la franquicia fílmica protagonizada por Vin Diesel.

Need for Speed Payback

En lo que respecta a jugabilidad, Need for Speed Payback es lo que esperarían la mayoría de fanáticos. Cabe aclarar que esta serie no es un simulador de conducción, a diferencia de otras como Project Cars y Forza Motorsport. En primer lugar, si bien pueden habilitarse, los cambios de los autos no están activados de forma predeterminada. En segundo lugar, aunque poseen unas estadísticas específicas dependiendo de su clase y las modificaciones que reciban, los vehículos poseen físicas similares. Sin embargo, esto no significa que los diferentes tipos de carros no tengan importancia.

Los autos se dividen en cinco clases, cada una de las cuales posee una especialidad: Race, Drift, Offroad, Drag y Runner. A lo largo del modo historia, las misiones principales solicitarán el emplear un tipo de vehículo específico. Esto le da variedad al juego e incentiva a que el jugador explore diferentes opciones de carros. Sin embargo, aunque el tipo de vehículo también influye, esta variedad proviene principalmente de la geografía del circuito o la dificultad de los contrincantes. El problema yace en que Need for Speed Payback transforma el complejo sistema de personalización de anteriores entregas en uno que termina arrebatándole identidad a las diferentes clases de autos. Al final del día, todo se reduce a acumular dinero in-game realizando diferentes tipos de actividades y comprar Cartas de Velocidad —que otorgan mejoras individuales, pero ofrecen un bono al agruparse tres del mismo color/marca— en las diferentes tiendas repartidas por Fortune Valley. Y eso que Electronic Arts y Ghost Games corrigieron uno de los aspectos más polémicos alrededor de las Cartas de Velocidad.

Si bien estas también podían conseguirse al completar carreras, Need for Speed Payback cuenta con microtransacciones en forma de cajas de botín. Y como era de esperarse, estas contenían las mejores Cartas de Velocidad. Esto no hubiera sido tan problemático si el juego no tuviera un modo multijugador —el cual cuenta con carreras clasificadas, que permiten aumentar el rango en línea, y casuales, que no lo afectan— que aprovecha todos los items ganados en la historia. En consecuencia, esto llevó a que los jugadores con los recursos para comprar cajas de botín tuvieran una clara ventaja sobre los demás. Por fortuna, en buena parte por la polémica alrededor de Star Wars Battlefront II, Electronic Arts y Ghost Games decidieron retirar las Cartas de Velocidad de los contenidos de las cajas de botín.

Need for Speed Payback

Dejando de lado las misiones principales, ¿qué más se puede hacer en Fortune Valley? Las fuentes de entretenimiento secundarias se reducen a cuatro:

-En primer lugar, para aquellos que quieran probar sus habilidades como conductores, los jugadores pueden acceder a toda clase de pruebas. Estas recompensan con dinero y reputación, además de evitar que el mundo abierto simplemente sea un espectáculo a nivel visual. Cabe señalar que algunos tipos de carros son más indicados para completar ciertas pruebas y que los jugadores pueden competir entre sí para superar sus récords.

-En segundo lugar, tras completar una serie de misiones principales, los jugadores recibirán una serie de pistas que servirán para recolectar las partes de carros especiales. Estos son los Delerics y la búsqueda de estos ofrece otro incentivo para explorar los alrededores de Fortune Valley.

-En tercer lugar, varios corredores pertenecientes a cinco bandas deambularán por las carreteras. Tan solo bastará acercarse a ellos para comenzar una carrera a toda velocidad.

-Por último, en lo que respecta a coleccionables, los jugadores pueden romper anuncios y coleccionar monedas. Estas acciones también recompensan con dinero y reputación.

Need for Speed Payback

¿Qué hay de las opciones de personalización? Aunque reducidas en comparación con las de anteriores entregas de la serie, Need for Speed Payback aún ofrece bastante libertad a la hora de diseñar el vehículo soñado. Sin embargo, nuevas piezas se desbloquearán al avanzar en la historia y ciertas partes del auto sólo podrán cambiarse al cumplir con objetivos específicos. Esto último es bueno, ya que incentiva a probar los diferentes tipos de carros a profundidad.

Lo que quizás sí moleste a ciertos fanáticos de la franquicia es que cualquier daño que reciba el carro no afectará el desempeño de este. Ya sea un vidrio roto o un capó hundido, cualquier desarreglo puede corregirse pasando por una gasolinera. Estas locaciones también servirán como puntos de transporte rápido.

A pesar de que no recupera la gloria pasada de la franquicia, Need for Speed Payback tiene los elementos necesarios para satisfacer tanto a fanáticos como a aquellos que busquen iniciarse en el género de conducción con un título no tan técnico. Su trama es una típica historia de venganza, pero sirve como excusa para ofrecer un mundo abierto amplio, visualmente llamativo y con una gran cantidad de actividades. En lo que respecta al multijugador en línea, si bien es funcional, no termina de establecerse como un atractivo.

Reseña hecha con una copia digital de Need for Speed Payback para PS4 brindada por Electronic Arts.

Calificación de GAMERFOCUS
 
General
7.5

Puntuación final
7.5

Pasa el mouse y califica
Calificación de Usuarios
 
General
7.4

Puntuación de los usuarios
5 calificaciones
7.4

Ya has calificado esta reseña

Comentarios