Connect with us

Cine y TV

Terminator: Destino Oculto – Reseña

¿Será este filme capaz de recuperar la gloria de las dos primeras películas de Terminator?

Publicado

en

Seguir la franquicia Terminator se había vuelto un poco complicado.

La rebelión de las máquinas (2003) fue una decepcionante continuación de Terminator 2, así que los estudios decidieron seguir un camino diferente y nos llevaron al futuro apocalíptico de Terminator: La salvación en 2009. Esto tampoco funcionó, así que reiniciaron todo en 2015 con la terrible Génesis. Todos estos fueron intentos fallidos de recapturar la magia de las dos primeras películas.

Para hacer las cosas aún más complejas, también tuvimos la serie Las crónicas de Sarah Connor, que ignoraba todo lo ocurrido después de Terminator 2. Aunque la crítica la amó, no tuvo suficiente audiencia para justificar una tercera temporada.

Pero como buen robot que llega desde el futuro, Terminator es imparable. En esta ocasión, reclutaron de nuevo a James Cameron —director de las dos primeras películas— para producir un filme que pusiera a la franquicia en el camino correcto.

Esta nueva entrega decide ignorar todo lo acontecido después de la segunda película. Sarah y su hijo John detuvieron la amenaza de Skynet y salvaron el futuro, pero de todos modos fueron víctimas de una tragedia. 

Años después, una nueva amenaza llega del futuro. El Terminator Rev-9 es un modelo creado con nanotecnología capaz de repararse a sí mismo y cambiar de forma, igual que un T-1000. Su objetivo es Daniela Ramos, una chica honesta y trabajadora de México. Afortunadamente, ella cuenta con la ayuda de la veterana Sarah Connor y una defensora enviada por la resistencia del futuro.

¡Un momento! ¿Acaso no es este el mismo planteamiento de Terminator 2? Sí, lo es. Destino Oculto es un regreso a lo básico, a la fórmula que convirtió al clásico de 1991 en una de las películas de acción más queridas de todos los tiempos.

Resulta refrescante la forma en que abandona cualquier preocupación por la continuidad. Una breve introducción resume los eventos de los dos primeros filmes, nos muestra el destino de John Connor y nos deja listos para esta nueva historia. No hay grandes sorpresas, revelaciones ni giros en la trama, al menos no uno que no hayan mostrado en los tráileres. El enfoque está en contar una entretenida historia sobre un grupo de personas que escapan de una amenaza que no se detiene.

Los fanáticos tal vez sientan un poco de ‘deja vu’ viendo este filme. No es nada original y su desarrollo es completamente predecible. Sin embargo, esta aproximación funcionó bastante bien para Star Wars: El Despertar de la Fuerza, cuya estructura es virtualmente la misma del primer filme de la saga de George Lucas. También sirve como una metanarrativa que representa un nuevo inicio.

Lo de la falta de sorpresas es en serio. Aunque la trama esconde por un buen rato las razones por las que Dani es buscada, no es difícil adivinarlas. Skynet ha sido reemplazada por otra inteligencia artificial, la cual sigue cumpliendo el mismo papel y no hay misterio alguno detrás de su creación. También tenemos el obligatorio ‘flashback’ en el que se nos muestra el futuro apocalíptico.

Si hay una sorpresa, es el papel de Arnold Schwarzenegger como Carl. Él aparece en la segunda mitad del filme y es un personaje gracioso lleno de humanidad.

Ya sabemos que el futuro puede ser alterado, pero esta franquicia siempre le ha dado demasiada importancia a la idea del ‘destino’. Aquí se subvierte eso un poco. Presenta a una protagonista cuyo valor no está necesariamente en futuras habilidades para dirigir un ejército, sino en su capacidad de unir a las personas y llenarlas de esperanza. Ella no está dispuesta a esperar por el futuro, sino a hacer lo posible aquí y ahora. Eso sí, algunos elementos del final traicionan un poco esas ideas.

El personaje interpretado por la colombiana Natalia Reyes es Daniela ‘Dani’ Ramos. Que su personaje sea una mujer mexicana que debe cruzar ilegalmente la frontera para salvarse de una muerte segura es una clara referencia a la actual situación política de Estados Unidos. Terminator: Destino Oculto nos muestra un futuro en que la única forma de salir adelante es en colaboración con los demás, sin importar quiénes sean. Las posibles tensiones de raza y género quedan relegadas a un tercer plano, incluso en situaciones en las que tendrían el mayor sentido.

Sarah Connor, nuevamente interpretada por Linda Hamilton, se ha convertido en una experimentada, pero amargada ‘cazadora de Terminators’. Parecía que su presencia aquí solo buscaba dar gusto a los fanáticos, pero ella tiene un arco argumental propio que, aunque un poco desvinculado de la trama principal, carga mucho peso. Además, da un gusto enorme verla de nuevo en acción, sobre todo al lado de Schwarzenegger.

Pero la verdadera estrella del filme es Mackenzie Davis. Su personaje, Grace, es una soldado mejorada cibernéticamente para poder enfrentar a un Terminator ¡Y sí que lo hace! Sus enfrentamientos con el Rev-9 son algunos de los momentos más emocionantes y vistosos del filme. Además de sus proezas físicas, también tiene una excelente química con los demás miembros del elenco.

Es una lástima que esta química no se aproveche al máximo por culpa del guión, el cual está lleno de diálogos aburridos y repetitivos. Tiene momentos en los que las consecuencias de las acciones no parecen seguir lógica alguna. También hay varios huecos en la trama que no son graves, pero molestan. Afortunadamente, la escritura brilla a la hora de dar trasfondo a cada uno de los protagonistas e incluso a algunos secundarios. Eso sí, su actuación es la que eleva estas escenas.

Las secuencias de acción son increíbles, con buenas coreografías y momentos muy tensionantes. Presentan situaciones inéditas en la saga, como peleas bajo el agua y en un avión en picada. En ocasiones, el hechizo se rompe por culpa de algunos efectos especiales que no están a la altura. Esto es raro tomando en cuenta que al comienzo del filme vimos un excelente trabajo de CGI con personajes rejuvenecidos.

¿Notaron que no he hablado mucho del Terminator? Esto es porque el personaje de Gabriel Luna, a quien recordamos como el Ghost Rider de Agents of S.H.I.E.L.D., no terminó de convencer. Él hace un buen trabajo como un ser creado para pasar desapercibido, haciendo incluso comentarios casuales. Sin embargo, no tiene la presencia de Schwarzenegger, Robert Patrick ni Shirley Manson. A pesar de todo, sí es una fuerza amenazante que se siente realmente imparable. Su capacidad de separarse de su endoesqueleto es interesante, pero pudo ser mejor aprovechada.

Terminator: Destino Oculto es un muy buen filme de acción y la primera película buena de la saga en más de 28 años. Tiene varios defectos, pero estos no impiden que disfrutemos de su fantástica acción ni estupendos personajes. Recomendada incluso para quienes no están familiarizados con la franquicia.

Terminator: Destino Oculto
3.8/5 Nota
Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas