Connect with us

Videojuegos

Gravity Ghost: Deluxe Edition – Reseña

Surca el espacio flotando entre planetas, orbitando galaxias y recorriendo constelaciones. Si eso les suena divertido, este juego es para ustedes.

Publicado

en

Nuestro peor enemigo en los juegos de plataformas no son los jefes finales. Tampoco son los picos que nos quitan una vida con solo tocarlos ni los inevitables niveles de hielo. Nuestro principal rival en los juegos de plataformas es la gravedad.

Es obvio, pero no nos detenemos mucho a pensar en ello. Durante toda nuestra partida en un juego de Super Mario, Sonic o Rayman estamos luchando para que la gravedad no nos arroje contra los peligros que llenan los niveles.

A pesar de su importancia, son pocos los títulos que ‘juegan’ con este elemento para hacer sus sistemas más interesantes. En ocasiones podemos encontrar escenarios que la invierten o que se desarrollan en el espacio, donde es reducida y se puede saltar más alto. Pero pocos se ponen a experimentar realmente con ella. Un buen ejemplo es Super Mario Galaxy, que aprovecha la gravedad de sus escenarios planetoides para eliminar las limitaciones de ‘arriba y abajo’ a la hora de jugar. En el mundo del 2D, Angry Birds Space hizo algo similar e inteligente mezclando a la perfección su sistema de juego con elementos como la atracción gravitacional y las órbitas.

Pero ningún juego ha utilizado tan bien la gravedad como Gravity Ghost.

Conocimos Gravity Ghost por primera vez a comienzos de 2015, cuando salió a la venta para PC. Era un proyecto de pasión para la diseñadora Erin Robinson, el cual hizo realidad con un pequeño equipo en el estudio Ivy Games. Este juego nos pone en control de Iona, una fantasma en busca de su compañero zorro. Para encontrarlo, debe recorrer varias constelaciones en escenarios de temática interestelar y revivir un planeta que se ha convertido en un agujero negro. Ahora, este juego por fin ha llegado a PlayStation 4 en una edición de lujo con más contenido.

Los niveles de este juego están conformados por pequeños planetas. Al saltar, nos alejamos de su campo gravitacional y comenzamos a orbitar a su alrededor. Tenemos que usar esto para encontrar la estrella de cada nivel y luego abrir con ella la puerta que nos da acceso al siguiente. Suena sencillo, pero puede resultar un poco frustrante. No tenemos mucho control sobre Iona una vez abandona la superficie de un planeta y fácilmente nos veremos orbitando sin control alrededor del nivel. Ya que no hay peligros reales, esto no es más que un problema temporal.

A medida que avanzamos, vamos descubriendo nuevas habilidades que hacen el juego mucho más divertido y controlable. Entre ellas tenemos la capacidad de planear, hacer un doble salto y aumentar nuestro peso. De esta forma nos convertimos en verdaderos acróbatas espaciales que viajan con mucha gracia entre los planetas.

Por cierto, estos planetas también se prestan para mecánicas interesantes. Algunos de ellos están formados de agua y pueden ser atravesados, otros nos harán rebotar y deslizar. Los planetas de fuego nos expulsarán con fuerza de su órbita. También tenemos la capacidad de terraformarlos, convirtiendo a cualquiera de estos en otro tipo. Esto hace que los niveles se puedan solucionar de diferentes maneras.

También vamos descubriendo poco a poco lo que ocurrió con Iona cuando estaba viva. Es una historia bastante trágica sobre una familia que está enfrentando muchas dificultades. Esta se vincula con las mecánicas de juego gracias al interés de varios personajes en la astronomía y la creencia de una de ellas en la ‘geometría sagrada’.

Aunque la historia que cuenta es bonita y define muy bien a los personajes en un tiempo limitado, es posible perderse de muchos detalles y descubrirla en orden no cronológico, lo que la complica un poco. El trabajo de voces es mayoritariamente bueno. Aunque algunos no tienen una voz adecuada, Ashly Burch se luce en el papel de la protagonista, a la que da un tono juguetón muy similar al de otro de sus más populares personajes: Tiny Tina, de Borderlands.

El estilo visual es algo realmente único. Gravity Ghost no cuenta con la ambientación típica de los juegos espaciales, pues está lleno de elementos fantásticos, espirituales y tribales. La idea del cosmos como metáfora del ‘más allá’ es sumamente interesante. Los momentos de la historia cuentan con ilustraciones muy bellas, aunque su animación podría ser mejor. Hay que tener en cuenta que este es un título realizado por un equipo muy pequeño con un presupuesto limitado.

Todo esto está acompañado de una fantástica banda sonora experimental de la mano de Ben Prunty, a quien también debemos la música de FTL: Faster than Light.

Hasta aquí todo suena muy bien, pero Gravity Ghost tiene varios problemas. El más grave de ellos es el diseño de algunos niveles. Aunque la gran mayoría de ellos cuenta con mecánicas divertidas y puzles interesantes, hay una cantidad notable que no comunica bien lo que esperan del jugador ni las mecánicas que usa, por lo que terminamos resolviéndolos ‘a la fuerza’. Ya que el juego no limita mucho el orden en que resolvemos los niveles, también es posible obtener anticipadamente habilidades que hacen totalmente irrelevantes algunos de los puzles.

Aunque no es un juego difícil, la curva de dificultad también puede ser un problema. A causa de la falta de habilidades al comienzo del juego, es posible quedarse atorado en los primeros niveles un buen rato y superar fácilmente los últimos.

Afortunadamente, la versión de PlayStation 4 incluye una gran novedad: una nueva constelación con niveles para expertos. Estos nuevos retos de verdad ponen a prueba nuestras habilidades controlando a Iona y nos obligan a pensar en nuevas formas de aprovechar la gravedad y las características de los planetas. Es verdad que la versión original de Gravity Ghost no aprovechaba al máximo la idea detrás de algunas de sus más ingeniosas mecánicas, pero el nuevo contenido acaba con esa crítica.

Esta versión también agrega al juego nuevas melodías y la posibilidad de jugar con un nuevo personaje, si somos capaces de desbloquearlo.

Gravity Ghost Deluxe Edition
7.3/10 Nota
Lo que nos gustó
- Un estilo visual muy original.
- Genial ambientación, todo gracias a su banda sonora.
- Los nuevos niveles que ponen a prueba nuestra habilidad.
- Orbitar alrededor de los planetas es muy divertido.
- Mecánicas interesantes.
Lo que no nos gustó
- Curva de dificultad muy irregular.
- Su corta duración puede decepcionar a algunos jugadores.
- El diseño de algunos niveles es confuso o carece de reto.
- La animación de las secuencias de historia podría ser mejor.
En resumen
Gravity Ghost es un juego corto, divertido y muy dulce que explora ideas y mecánicas muy atractivas en el género de plataformas. Es más apropiado para jugadores pequeños que para veteranos de los videojuegos, pero incluso ellos van a encontrar un reto interesante gracias a la nueva constelación. No es imprescindible. Algunos niveles podrían estar mejor diseñados y su narrativa podría estar mejor integrada en el desarrollo, pero es un título al que vale la pena darle una oportunidad.Es una lástima que no esté disponible para Switch o dispositivos móviles. Su estructura se prestaría a la perfección para disfrutarlo en sesiones cortas.

Reseña realizada con una copia digital de Gravity Ghost Deluxe para PlayStation 4 brindada por Ivy Games.

Advertisement
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas