Síguenos en nuestras redes

Videojuegos

Senran Kagura Reflexions – Reseña

¿Por qué Marvelous? ¿Por qué?

Publicado

en

Si, ya sabemos que la franquicia de Senran Kagura no se caracteriza por ser precisamente recatada ni falta de “ideas locas” a la hora de proponer nuevos juegos. Entre sus títulos principales de chicas ninja con exuberantes atributos, hay otros spin-off como un juego de disparos en tercera persona con pistolas de agua, una mezcla de ritmos y cocina, así como otro de cartas para móviles.

Todos han sido polémicos guardando las proporciones, pero lo suficientemente insinuantes como para recibir una clasificación ‘M’ por parte de la ESRB (Entertainment Software Rating Board). Es decir, juegos aptos solo para mayores de 17 años, con excepción de Senran Kagura BURST que es apto para adolescentes también.

Claro, también sabemos que son más los usuarios que se saltan las tablas de clasificación y que otro sector de la población de jugadores no sufren por el exceso de fan service del que no escatima Senran Kagura. Sí, todos tienen derecho a escoger su tipo de juegos si éstos no le hacen daño a alguien más o infringen las mismas leyes que nos rigen, pero Senran Kagura Reflexions es un “juego” que difícilmente se pueda recomendar, incluyendo a los fanáticos de las ninjas de Marvelous.

Desarrollado por Honey Parade Games para Nintendo Switch y distribuido por Xseed, Senran Kagura Reflexions es uno de esos títulos que no muchos le apostaban a salir de Japón. Esto porque es de aquellos productos orientales que no suena descabellado en el país del sol naciente, muy a la par con su cultura de manga y anime de toques sugestivos, pero que una vez ejecutado -basado en una idea ya de por sí absurda-, resulta en algo vergonzoso con nulo contenido jugable.

En un principio pareciera que el desarrollador solo quería aprovechar las capacidades de los Joy-Con de Switch y sus funciones de vibración altamente definidas, explotando una vez más a las chicas de Senran Kagura que gozan con algo de fama encima; y la verdad es que… pues así es. El juego simplemente nos pone en los zapatos de un desconocido protagonista sin género, justo para generarle “inmersión” al jugador, que llega a la Academia Nacional Hanzo y se encuentra con Asuka, la protagonista de la franquicia.

Sin razón alguna las peleas ninja dejan de ser el enfoque en esta ocasión y el extraño o extraña recibe autorización por parte de Asuka para aplicarle una milenaria técnica denominada ‘Reflexología,’ que no es otra cosa que masajes en diferentes partes del cuerpo, ya sea con las manos, un rodillo, un cepillo, o un “masajeador” eléctrico poco sutil. Si se repiten muchas comillas dobles en esta reseña es por la misma razón que transmite el juego: querer enviar un doble mensaje y fallar conscientemente tratando de ocultarlo.

Pero no es tan fácil como empezar a masajear a Asuka y ya, pues primero hay que tomar sus manos y mover el cursor con cada stick por sus palmas, para sentir en alguno de los dos Joy-Con sus palpitaciones cardiacas. Una vez éstas se intensifican en algún punto de varios disponibles, la escena cambia a un ambiente de “ensueño” donde la joven yace de pie con un atuendo diferente, que puede ser deportivo, de guerrera, de profesora, de dormir, entre otros disfraces íntimos de poca cobertura.

En esta etapa el objetivo es cambiarle el estado de ánimo a la modelo animada, ya sea con suaves golpes, acariciando… o halando. Llega un punto donde todo esto parece una extravagante versión de la pantalla de inicio en Super Mario 64, pero con las ninjas de Senran Kagura. Es la mejor forma de explicarlo sin elevar la clasificación de la reseña, en serio.

Desde un principio el juego pide usar los Joy-Con por separado de la consola Switch para vivir una experiencia “más real,” algo que no deja de ser como pedirles a los jugadores disfrutar juegos 3D en pantallas 2D. También es posible usar Senran Kagura Reflexions en modo portátil, pero esto anula los movimientos de los Joy-Con y deja todo el trabajo a los sticks y a los botones ZR/ZL.

Cuando llega un punto donde el ánimo ha mejorado notablemente, el juego da a escoger uno de los elementos de masaje ya mencionados para acceder a la tercera y última etapa de la Reflexología. Aunque también puede pasar que los ánimos estén más fríos que el Titanic si el maestro o maestra de la Reflexología son bruscos y les da por tocar donde no deberían, o si atacan a la ninja que solo busca masajes con una pistola de agua ilimitada.

En aquella etapa final, con la modelo animada en una posición más cómoda, se usan las manos, el rodillo, el cepillo, o el “masajeador eléctrico poco sutil,” para brindarle relajación y alegría a Asuka o compañía (se pueden adquirir otras ninjas como DLC pago), esto teniendo en cuenta un medidor de tristeza, alegría y furia, donde mantener la aguja en la mitad es lo fundamental. Una vez se llena la barra objetivo dentro del tiempo límite, el sueño llega claramente a su punto cumbre y termina la sesión.

De eso se trata Senran Kagura Reflexions, con el usuario en muchas partes del mismo no entendiendo cómo tal producto pudo salir a la luz, o ser localizado en su defecto. Juegos de verdad y por cantidades nunca han salido de Japón. A veces pareciera que Reflexions se esfuerza todo lo que puede por ser el Negligee: Love Stories de Nintendo Switch, pero dadas las limitaciones de audiencia hace lo que está a su alcance para dejarle muy poco a la imaginación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aparte de repetir las mismas sesiones una y otra vez pero con diferentes atuendos, es poco lo que se puede hacer en este simulador de masajes con toques de citas y novela visual, que no llega a ningún lado relevante. Es posible desbloquear nuevos atuendos y accesorios para Asuka, al igual que peinados y escenarios de fondo en los cuales posar cual dioramas. También es factible adquirir modelos como Yumi, Murasaki y Ryona como contenido descargable, pero tan solo invertir los 10 dólares que cuesta el juego en la eShop ya es demasiado.

Senran Kagura Reflexions
4/10 Nota
Lo que nos gustó
-Las palpitaciones cardíacas en los Joy-Con.
Lo que no nos gustó
-Su jugabilidad se resume en minijuegos de masajes.
-La 'Reflexología' como otro engaño de la nueva era.
-Duración extremadamente inferior.
-¿Qué edad tienen estas chicas?
En resumen
Senran Kagura Reflexions es lo más ‘spin-off’ que pueda existir de Senran Kagura, con una propuesta inicial a la que no se le podía pedir mucho, mucho menos una a la que pueda llamarse juego. La forma en que intenta presentar temas sugestivos no le hace ningún favor, aparte de sobreexplotar personajes bajo la premisa de un exigente uso de los Joy-Con que no pasa de ser una distracción pasajera.

Reseña hecha con una copia digital de Senran Kagura Reflexions para Nintendo Switch brindada por Xseed Games.

Publicidad
Comenta aquí

Deja tu comentario

Además no te pierdas